Epopeya, XI y XXV-XXXII

FuenteJmm Caminero

Este libro, o este conjunto de poemas, o esta epopeya en versos, que se denomina Epopeya, XI y XXV-XXXII de JMM, consta de mil páginas, unos cuarenta mil versos, dado a conocer al público, en una edición muy modesta, sin venta, con D.l. Cr‑1358-2018.

Como he indicado este libro de poemas, formando una epopeya, o epopeya filosófica, publicado o dado al conocer al público en un CD, con 1.076 páginas.

– La intención de esta obra, que consta hasta el momento de unas treinta y dos partes, treinta y dos cuadernos, que a su vez, forman parte de la obra Cuadernos o Cuadernos de la Mancha, formada por unas quinientas partes, y todos los poemas y versos que están sueltos por todos esos escritos. En total, esta epopeya, constará actualmente de unas sesenta y cinco mil versos, como he indicado en treinta dos partes o cuadernos.

Aunque la dimensión o variable material o cantidad, no sea la más importante, si hay que citarla, para que se perciba, la perspectiva del edificio. Primero, estas partes que comentamos, según el título, en segundo lugar, la totalidad de esta Epopeya, en tercer lugar, la totalidad de la dimensión de la obra, en prosa y verso.

– La intención de esta Epopeya, contrariamente, a las epopeyas clásicas, occidentales y orientales, no narran las hazañas de un héroe o de un guerrero, sino en cierto modo, es más semejante a las orientales, Ramayana y Mahabharata, en este caso intentan describir, multitud de estados de conciencia y mentales, ante diversidad de situaciones, pero esta obra no nos relatan, la vida de un héroe sea religioso o sea militar, sino la vida-existencia, de cualquier ser humano, que haya pasado por esta existencia-vida. Es decir, algunos de sus estados mentales-conciencia-consciencia, algunos, muchas de sus problemáticas psicológicas, sociales, metafísicas, morales…

De ahí, que pienso, que esta Epopeya, subtitulada también Epopeya Filosófica, intenta expresar algo del corazón humano, si queremos de su carne-cuerpo, de su psique-mente-cerebro, de su alma-espíritu, y de su unidad en sí, formando una unidad substancial, como nos diría el gran maestro, ya viejo, Aristóteles.

– En los rankigns y listas, diríamos de epopeyas y libros de poemas, más extensos, por el número de versos, de un único autor y de un único título, esta epopeya, estaría, con los datos que se disponen, entre las diez primeras en extensión o cantidad de versos.

No vamos a fijarnos diríamos en esa característica, porque al final, es secundaria. Pero si indicar, que un jamón entero, tiene más carne, que cien gramos del mismo producto.

En esta obra, se ha intentado narrar-descifrar, multitud de realidades, interiores y exteriores, o interiores-exteriores, exteriores-interiores, que el ser humano arrastra, a unos, a unos diríamos, le suceden unas realidades psicológicas morales y sociales, a otros, otras. Pero todas están dentro del género humano, de la experiencia-vivencia humana.

Una Epopeya, en general, bajo el manto de la historia de un héroe, de un guerrero, intenta mostrar, la conciencia, la realidad de dentro, incluso la metafísica, la religiosidad, la moralidad, las pasiones, los deseos, las angustias, las alegrías…, de la humanidad, de lo humano concreto y abstracto. Por eso, han perdurado algunas, por eso, algunas siguen siendo vivas en sus propios pueblos, y culturas y sociedades, algunas desde hace varios miles de años. Algunas como las hindúes, cuándo se proyectan en forma de película, la sociedad queda paralizada, ensimismada en sus capítulos y televisiones.

– Los herederos de Joyce, recomendaban a los potenciales lectores del Ulises de Joyce, que se sumergieran, que nadarán en dicha obra, es decir, que empezasen a leer dicha realidad cultural. Posiblemente, tendrían que hacerlo dos o tres veces, y así al final, quizás, entenderían algo.

Si se me permite la paradoja-comparación-analogía, pienso que en esta obra poética que comentamos, habría que hacer lo mismo, empiecen a leer-pensar-reflexionar-meditar, algo de esta obra, empiecen a bucear, y posiblemente, terminen nadando en sus aguas interiores, porque toda obra de arte, la literatura también es un espejo para que cada persona, se encuentre consigo mismo. Al menos en algunos aspectos…

– Para terminar, hay que indicar, que esta obra, esta publicación, no se ha realizado para la venta, sino para la difusión, para el sentido original, de la publicación, es decir, mostrarla al público. Ya lleva en ese camino, un largo recorrido, pero el silencio a esta obra, siempre el silencio ha sido enorme. Tenga este producto cultural, en sí mayor o menor calidad.

La respuesta a esta obra es el silencio. Uno, incluso admitiendo que sea mediocre, que no sea entendible, que no sea inteligible, quizás, una producción cultural, así de este tamaño o dimensión, en un género literario, poético, como es la epopeya, o solo tomado como un libro de poemas, debería, por los coetáneos, ser acogida, con más cariño, con más respeto, porque al final, esta obra literaria, lo que intenta es descifrar algo del enigma y del misterio humano. Es decir, de usted. Paz y bien.

No hay comentarios

Dejar respuesta