Adagios XLII de Juan de Portoplano

FuenteJesús Millán Muñoz
loading...

El de Portoplano pensaba en aquel atardecer, que era una pequeña tristeza, haber dedicado toda la vida a pensar, y apenas haber obtenido avances. Pensar que todos los escritos que había realizado, que eran un reflejo de algo, de algo de lo que había observado y pensado. Que la inmensa mayoría de ellos se perderían y se destruirían, y quizás, alguna frase podría ser correcta. El de Portoplano aquel atardecer estaba un poco apesadumbrado.

– Les ponemos a los demás cargas y pesos, que nosotros no seríamos capaces de soportar ni el treinta por ciento.

– Cuándo percibas que el paisaje es todo interno e interior, tienes que con la mente y la razón, ser consciente, que no todo es negro, cuándo percibas que todo es de colores y de blancuras, con tu razón, debe enmendar tu juicio, y saber que no todo el paisaje es de colores.

– ¿Qué es la interrupción? ¿Interrupción interior de ti mismo contigo mismo, interrupción exterior de ti mismo con lo exterior?

– Casi todo el mundo niega y reniega de las jerarquías que están sobre él o ella, pero no reniega de las que él está por encima de otros.

– En una no-democracia, todo el mundo intuitivamente conoce que hay censura, unos porque la practican, otros porque la sufren, pero en una democracia, nadie acepta que existe censura. Pero existe, primero autocensura, después, heterocensura, aunque la legislación no lo permita.

– Juan de Portoplano pensaba que si se hubiese encontrado con Benjamin, al tomar un café, le hubiesen gustado algunas frases y aforismos y adagios del de Portoplano

– A unos, les admiten que redacten sus ideas filosóficas en frases o fragmentos cortos, y se consideran grandes pensadores y filósofos, a otros, que utilizan ese procedimiento, por utilizar esa metodología se les niega el pan y la sal.

– Escribo para construir puentes, no para destruirlos. Puentes de palabras, puentes de entendimiento entre los seres humanos, entre las ideologías y las culturas. Ciertamente, para construir a veces, hay que matizar o modificar algún pilar, pero no hundir otros viaductos.

– ¿Qué tiene que hacer alguien que fabrica botijos, y nadie le quiere considerar como ceramista? ¿Qué tiene que hacer alguien que se considera pensador y filósofo y escritor, aunque sea modesto y mediocre, aunque sea el último en calidad y contenidos, pero que nadie lo considera como tal?

– Con el arte o artes se puede difundir el mal o el bien. Además de los errores no adrede. Por lo cual, cada ser humano, con su actividad, sea la que sea, puede intentar hacer el bien, o hacer el no-bien, sin contar los errores propios de la naturaleza humana. Usted tiene que saber, cada día dónde se coloca o sitúa.

– En épocas de crisis, se alaba al intelectual, que por su sistema fue silenciado y marginado, pero en tiempos de no crisis y democracia, nadie se acuerda del pensador o escritor o artista o intelectual, que vive su existencia en el silencio de su rincón y de su sillón, y aunque sea mediocre su producción, quizás merezca un mínimo aprecio. Al fin, de cuentas, realizan investigación para mejorar el mundo, sea con el sonido, las palabras, las ideas, los colores, el movimiento…

– No me considere usted su adversario, menos su enemigo, ni siquiera su antagonista por cuestiones sociales o políticas o económicas o antropológicas o psicológicas o… El mundo es mucho más extenso, que sus opiniones o las mías. Si hoy, no estamos de acuerdo, quizás mañana si lo estemos, si hoy no estamos de acuerdo en diez conceptos, no olvide que si estamos en treinta…

– No soy superior a usted, pero tampoco, no olvide que no soy inferior a usted. Puede que yo sepa más de filosofía que usted, pero usted sabe más que yo, de otras materias o actividades.

– En la Historia hay tantos factores o entidades o variables, que no podemos, con el saber de ahora, lo que sucederá dentro de cinco décadas, porque entre otras realidades, pueden surgir nuevos conceptos, medios, instrumentos, ideas, prácticas. ¿Pero supongo que un día la historia y la filosofía de la historia será un saber más empírico y más predecibles? ¿Quizás necesitemos una nueva matemática aplicada a los temas de Historia e historia?

– ¿Cómo a alguien, individuo y colectivo, grupo o ideología, se le pudo ocurrir, que había que masacrar a una etnia completa, a una cultura o pueblo o religión de un continente? ¿Cómo alguien, individuo o colectivo, puso en marcha dicho plan, y diríamos que lo consiguió en la mitad de los individuos?

¿Por mucho que pienso, he dedicado décadas en pensar multitud de aspectos sobre este tema, no puedo entender, ni comprender, con razones solo naturales, como alguien, individuo o colectivo, grupo o ideología, pudo en sus planes teóricos y en la práctica acabar con un conjunto de personas, que tenían una cultura-religión, o que habían nacido de personas que tenían una idea religiosa o pueblo…? ¡Me temo que pasarán los siglos y nadie lo entenderá y comprenderá totalmente, aunque si tengamos explicaciones parciales…!

– Con tantos estímulos exteriores que recibimos, con tanta información, no dejamos al cerebro-mente-sujeto que observe y que piense, que reflexione y que medite. Nos vamos convirtiendo en algo, en algo que no sabemos lo que será…

De vuelta, cuándo las nubes de colores rojizos parece que besan a la tierra, antes de dormir, el de Portoplano, respiraba con dificultad. Y pensaba, alguien, alguna vez, valorará el enorme esfuerzo mental y conceptual que supone intentar entender-comprender el mundo.

No hay comentarios