Selección de recursos humanos

JMM Caminero, escritor

Cuando ocurrió la famosa crisis del 98, de 1898, la intelectualidad española durante meses y años después, se estuvieron planteando multitud de preguntas, cómo el suelo patrio había llegado a esa situación.

Creo, temo, presiento que estamos en una crisis sociopolítica, que posiblemente nos lleve a otra crisis, quizás uno de los factores que habría que analizar, ¿es si durante estas décadas, o si quieren, generaciones, se ha ido haciendo una selección de personas y personal y de recursos humanos, de forma eficiente, racional, competitiva, justa, equitativa, excelente o solo ha sido mediocre en general…?

¿Nadie se rasgue las vestiduras, pero a nivel público y a nivel privado, se han seleccionado con las pruebas más racionales de selección de personas, para los puestos concretos? ¿Se han, primero, creado las pruebas en sí, más racionales y justas y equitativas para seleccionar, a los mejores candidatos para los puestos de trabajo? ¿Y después se han aplicado de forma correcta?

¿Existen estudios y programas de investigación para encontrar los sistemas teóricos más justos y eficientes, encontrar los mejores candidatos, en todas y cada una de las pruebas de selección para los cientos de oficios, profesiones, que existen a nivel de lo público y a nivel de lo privado…?

¿O se pueden seguir sistemas, que no digo sean injustos, ni tampoco ineficaces, pero quizás, de generaciones anteriores, y no han pasado los valores-baremos del saber ortodoxo actual, en estos campos y en esa especialidad…?

¿Estamos hablando de cualquier oficio o profesión o nivel o especialidad, tanto pública o privada…?

¿Somos conscientes, que si una economía, en la formulación clásica está formada, por tierra, capital, recursos humanos, estos son un elemento esencial en el trípode de que una economía y por tanto una sociedad, una política sea eficiente y eficaz?

¿Se ha estudiado y analizado, real y eficientemente, con los métodos del saber ortodoxo, que existan las pruebas, que en sí sean racionales y justas y que con ellas se encuentre a los candidatos más eficientes, y que las pruebas en sí, en los procesos de evaluación, sean los más justas posibles, y sigan sistemas de evaluación los más justos posibles…?

¿Este tramo del saber humano, a nivel teórico y a nivel práctico, tiene que avanzar, igual que otros niveles del conocimiento humano…? ¿Porque es un elemento esencial, para que una entidad equis, empresa pública o privada, sea más competitiva, porque ha seleccionado a los recursos humanos más competitivos de cada época o situación o eventualidad…? ¿Decían que la aviación americana en la primera guerra mundial, había sido más eficiente que el resto de aviaciones, porque empezaron a realizar sistemas de selección de pilotos, lo más racional y eficiente y justo para la situación de su momento, y por tanto, un motivo más de ganar o perder la guerra…?

¿Entre otras razones, no la única, pero una no desdeñable de ser cierta, de la crisis sociopolítica que está atravesando la península ibérica, una, según se dice, y, no sé el grado de verdad de esta cuestión, es que en algunas regiones, se ha ido seleccionando sistemáticamente, para multitud de puestos de trabajo, en determinadas áreas y niveles, a personas que fuesen proactivas hacia una posición o hacia otra…? ¿Por lo cual, al cabo de unas décadas, en gran parte, los mandos y responsabilidades intermedias y altas de una entidad social y esa sociedad o territorio, tanto a nivel público o privado, ha quedado tintada o escorada por esa ideología?

¿Por otro lado, una de las razones de la crisis sociopolítica, que estamos atravesando, ya casi una década, con tintes económicos, sociales, culturales, e incluso políticos, ha sido porque la selección de personas y de personal, a y en multitud de niveles, áreas, oficios y profesiones, no se ha hecho de la forma más eficiente y racional, aunque si haya sido según la ley o la normativa general, pero no ha sido suficientemente eficiente, racional…?

¿Una, de las razones de la crisis actual en la Piel de Toro, es que muchas personas, que esperaron más equidad por parte de la sociedad, y por tanto, un progreso mayor social y económico, en su vida teniendo en cuenta, sus estudios y su preparación han llegado a la edad de la jubilación o estén en ese proceso, y miran hacia atrás, y se dan cuenta, que apenas han conseguido casi nada, a nivel profesional, después de haber estado trabajando, estudiando, siguiendo las normas sociales y morales y jurídicas de su sociedad, durante toda la vida…?

¿Y esto ha ocasionado mucha frustración, mucho sentirse fracasado de multitud de personas, que quizás, en el conjunto de la sociedad, no es un número desdeñable, un tanto por ciento de la población no pequeño, ni residual, y es uno de los factores o variables, aunque no único, de los cambios sociopolíticos que están sucediendo…? ¿Una de las razones de la frustración y fracaso social, que muchas personas o colectivos sienten y piensan, lo hagan consciente o no, lo verbalicen o no, lo indiquen o expresen o no, porque quizás, ni siquiera, como los hidalgos del siglo de oro en España, los hidalgos pobres, que pasaban hambre, no se atrevían ni siquiera a indicar su situación…?

¿Para terminar y no cansar más, si la economía clásica, indicaba que los tres grandes factores, eran la tierra o los recursos naturales, el capital o los recursos financieros e inmobiliarios, y la mano de obra o los recursos humanos, este tercero sería un elemento esencial, para que una sociedad, y por tanto, una economía fuese competitiva, en un conjunto mundial, enormemente complejo?

¿Por lo cual, seriamente, la sociedad española, no tendría que plantearse, a y en todos los niveles, a y en todas las áreas sociales y profesionales, cómo encontrar teóricamente, sistemas de selección de recursos humanos, lo más eficientes posibles, justos, equitativos, competitivos, etc.? ¿Y después en segundo lugar, buscar, sistemas de evaluación o de aplicación de esos sistemas que sea de la forma más justa posible? ¿Y en tercer lugar, tomar este tema esencial, para una mayor justicia social, una mayor competitividad económica, para una mayor eficiencia…?

¡Muchas personas, conocemos, que por unos motivos u otros, se han ido quedando diríamos en las cunetas de su pequeña historia, microhistoria, quedándose durante décadas, en trabajos y profesiones, muy por debajo de su preparación académica, con todo lo que ello lleva consigo a nivel económico, social, profesional, psicológico, etc.! ¡Bien harían los poderes públicos y privados, las universidades y todas las entidades sociales, plantearse esta cuestión, a y en todas las profesiones y vocaciones y oficios que existen en esta sociedad, por el bien de todos y para todos, y por un mejor presente y un mejor futuro…! ¡Paz y bien…!

No hay comentarios