España se mueve vs Sánchez decide quien es patriota

FuenteEnrique de Santiago

Los fetiches de la izquierda, una vez que han perdido la dicotómica discusión de clases, que les permitía el enfrentamiento entre unos y otros, se quedan sin discurso y buscan nuevas provocaciones con las que volver a generar dos bandos y, en definitiva, crispación y convulsión social, que es donde ellos buscan su victoria.     Lo hace con una lucha que históricamente tenía un sentido, pero que ha sido superada, generar la lucha de sexos, en la que el hombre –por ser hombre- es un asesino y la mujer –por el solo hecho de serlo- es digna de protección y una desamparada agredida y, de este modo, romper la igualdad constitucional y buscar el enfrentamiento entre hombres y mujeres. Señores de la izquierda, señoras feministas, no se enteran de nada, no quieren enterarse, somos iguales y debemos de tener igual trato, venga de donde venga la agresión.

En este punto, les recuerdo que fueron ustedes los que sacaron del código penal el tipo de la violación, que fueron ustedes los que suavizaron las penas al violador, que fueron ustedes los que se niegan a la prisión permanente revisable y que son ustedes los que no contemplan la posibilidad de estudiarlos como enfermos irrecuperables en lugar de delincuentes resocializables.

Son ustedes los que cuando ven una bandera, símbolo de la patria común, les da urticaria y sacan la tricolor republicana manchada de sangre, en la que los dirigentes del PSOE gritaban “a la guerra”, pensaban que con el enfrentamiento obtendrían la victoria, los que robaron el oro del país y de los más necesitados, los que ordenaron el asesinato del jefe de la oposición, y se oponen a la enseña nacional con el águila imperial olvidando que, durante los primeros años de la democracia, fue constitucionalmente utilizada.

Hablan de “patriotas de pacotilla” aquellos que se escondían cuando caía aceite hirviendo, cuando mataban a sus compañeros, insultan a los que en aquel momento defendían la Patria y se jugaban el cuello, son ahora niñatos de ropa de marca que desde el falcón, posiciones de glamour o simplemente esperando un plato de sus jefes, se permiten olvidar que en España unos separatistas mataban a diario por el solo hecho de no aceptar lo que ellos pedían y, ellos, ahora, defienden que un presidente no votado en las urnas se acueste y retoce con los asesinos y con aquellos que abiertamente desean romper España, ¡qué forma de degradar la izquierda!, ¡la Patria!, ¡su verdad!.

Increíble cómo defendían que no se rompiese el Archivo de la Guerra Civil Española en Salamanca y clamaban contra el adversario y ahora realizan amenazas, veladas, o no, a sus dirigentes, se niegan a firmar manifiestos idénticos a los suscritos en otros momentos y están dispuestos a darles, a los canallas que quieren romper España, hasta el último documento argumentando que nuestra postura es esquizofrénica en su defensa de su sillón, de su mamandurria y su mentira, pues o nos engañaban antes o lo hacen ahora y estos son los que otorgan el carnet de patriota…. ¡Válgame Dios¡, sí Dios, que os jode.

Estimado Sr. Losantos usted decía que el vergonzoso “relator” propuesto por el Sr. Sánchez es un mamporrero que este delincuente social quiere poner, como si España fuera un país en guerra, pero se equivoca pues el mamporrero es alguien que pone en conexión a dos para que disfruten y, en este caso, el citado puesto de “relator” es el del colaborador necesario para violar a España por parte del animal independentista que la tiene pequeña (la legitimidad) y no conseguiría penetrarla en ningún caso.

Están nerviosos pues ven que se les va al garete la mamandurria cuando critican las manifestaciones, los autocares para acudir a ellas, que ellos siempre han utilizado y el uso único de la bandera nacional que Sánchez, cuando lo precisó, colocó la más grande.

Luchan contra la derecha que recortó nuestro nivel de vida, pero olvidan que fueron ellos los que llevaron a la ruina a España y que fue Rajoy quien siguió con las mismas políticas que ellos defendían, recortando al ciudadano y no al político. La lectura hay que hacerla completa.

Defendamos España contra el secesionista, tengas el color que tengas y, seamos coherentes y apuntemos con el dedo a esos que defienden la traición.

 

No hay comentarios