Creaciones: Evangelio de San Lucas de Salamanca

Este Evangelio o este libro de artista o libro iluminado, ejemplar único, libro único se titula: “Evangelio de San Lucas. CarVicMar (M.A.) (13)”, que es propiedad de la Biblioteca Museo Monasterio de Santa Clara en Salamanca.

Se titula como he señalado: “Evangelio de San Lucas CarVicMar (M.A.) (13)”. Consta de 111 hojas numeradas y firmadas, tamaño cartulina, 65 por 50 cms., pintadas por los dos lados. Contiene fragmentos del Evangelio de San Lucas más algunos textos de una biografía de San Francisco de Asís. Ha sido realizado entre el 07 de julio del 2013 Cr hasta el 22 de agosto del 2013 (aunque algunas caras o páginas están pintadas desde hace meses o años anteriores) en Cr. Además firmada al final y certificada el 22 de agosto de 2013 en Cr. Además contiene una carpeta de un tamaño un poco mayor, pintadas por los dos lados. Todas las hojas están firmadas y fechadas por uno de los dos lados. Estas son las principales características físicas o materiales de esta obra:

– A mi entender esta obra, tiene cuatro niveles mínimos de interpretación:

1º Es un libro de artista, ejemplar único, libro único, siguiendo el género de esta forma de arte, por tanto, con sus hojas, etc., – como una especie de los antiguos libros manuscritos y miniados similares a los medievales…-.

2º Podría ser perfectamente un mural… situándolo hipotéticamente entre cristales, y por tanto ser un cuadro-mural… visto por los dos lados… por ejemplo, dándole diferentes estructuraciones… según la cantidad de papeles u hojas se pongan en una dirección y otra.

3º Teniendo en cuenta, toda la multiplicidad de visiones-perspectivas que ofrecen los manifiestos artísticos, que se han señalado y publicado durante estas décadas… pero esto es ya más complejo de explicar aquí. Instalación, etc. Véanse Manifiestos Artísticos del autor.

4º Como obra de Arte total y Obra Total. Véase manifiestos artísticos.

– Esta obra tiene diversas perspectivas de interpretación como he indicado, pero resumiendo, podría ser un libro de artista o un libro miniado al estilo de la Edad Media, o podría ser una pintura mural o un mural, que las hojas, si se metiesen entre dos metacrilatos, podrían formar una especie de cuadro mural que tendría dos lados, y se verían por los dos lados, además de aplicarse los manifiestos artísticos, se podrían cambiar el orden de las hojas, y el resto de dichos manifiestos.

Por lo cual, sintetizando esta obra, tiene una multitud de significantes y de significados, de contenidos y de continentes. Por tanto, un hipotético contemplador o visualizador o estudiador o meditador de esta obra plástica, debería dedicar una cantidad de tiempo suficiente para entenderla o para comprenderla en su diversidad de significados.

El arte, cualquier obra de arte, es una especie de espejo, de alguna manera, cada sujeto humano se refleja en él. O dicho de otro modo, capta sentidos y significados, no solo los que percibe exteriormente, sino los que desde dentro proyecta en el exterior, en este caso esta obra.

Pero una obra de arte es como una figura geométrica simbólica-significativa, que un lado o cara, sería la obra de arte en sí, otra sería el sujeto que la contempla y la analiza y percibe y piensa y siente, y otra sería todo el mundo exterior al sujeto y a la obra, es decir, el mundo social y cultural y natural o de la naturaleza, pero también el mundo diríamos trascendente o metafísico.

Esa diversidad de perspectivas-dimensiones-aristas, es lo que constituye una obra de arte, sea clásica o maestra o no lo sea, o que pretenda serlo o intente ser una obra maestra. El autor, diríamos que solo sitúa unos puntos de vista o unas posibilidades, ofrece un material, unos contenidos o unas formas, según el arte que sea, y es el sujeto individual o el sujeto de su tiempo o de su época, el que recoge el guante. Es decir, interpreta o reinterpreta, lo convierte en una obra reflejo de su tiempo o de su época, o por el contrario, olvida dicha obra, y todos sus posibles significados.

Esta obra en concreto además de cómo todas las obras de arte, tengan las mismas limitaciones e incertidumbres y vulnerabilidades que todas, además de todo ello, al ser y estar formada por más de cien hojas. La voluntad del propietario de la obra, tiene que ser clara y evidente, tener el deseo que ningún papel o pintura sobre papel, se pierda o se extravíe, porque todo forma y conforma una unidad, una unidad artística y estética, pero sobretodo de significado y significante. Una obra, que si permanece unida y existente en sí, creo que las próximas generaciones podrán darle y entender y comprender una múltiple diversidad de sentidos y significados…

A veces, considero que esta obra y, otras similares a esta del mismo autor, independientemente de la firma que las haya realizado, es en sí una obra maestra, y si se conservase podría ser tenida, como una obra maestra, por diversas razones, por la multiplicidad implícita de mensajes y contenidos que lleva dentro de sí, y que el sujeto individual o colectivo podría añadir o aportar. Paz y bien.

No hay comentarios