El poder de la llave

Entre primos anda el juego de política y toros

Más que interesante pleno de las Cortes de Castilla y León el vivido en esta soleada jornada de miércoles. Una sesión en la que han quedado más que evidenciadas las diversas posiciones que nos tocarán vivir, a partir de estos momentos preelectorales, en los sucesivos meses hasta llegar a la contienda electoral. Fecha en la que se dirimirán muchas batallas, demasiadas cuestiones y que pondrán de manifiesto la multiplicidad política que vive, o asola -depende del color que se mire- a esta sociedad de los años 20 del siglo XXI. Por cierto, nada que ver con lo vivido hasta este momento, y que don Luis Fuentes con su Grupo de Ciudadanos han dejado bien patente. Al que el portavoz de la oposición morada, Pablo Fernández, tilda de “Ese oscuro objeto del deseo”, como la película franco-española, la última dirigida por Luis Buñuel. Porque señores, lo mismo lo desea el que se presupone candidato del PP, Alfonso Fernández Mañueco -que no termina de definirse el anuncio de la candidatura-, como también el candidato socialista, Luis Tudanca.

Es que por primera vez en 20 años, al menos, el Pleno de las Cortes de Castilla y León rechaza la tramitación de una proposición de ley del Grupo Popular, que iba encaminada a modificar los presupuestos de la Comunidad de 2018 para que el Instituto para la Competitividad Empresarial (ICE) pueda suscribir una nueva operación de crédito con el Banco Europeo de Inversiones (BCE) por un importe máximo de 30 millones ya que se han agotado prácticamente en su totalidad los 75 millones del anterior préstamo destinado a financiar proyectos promovidos por pymes y empresas de mediana capitalización caracterizadas por su liderazgo innovador e investigador, entre otros.

A través de esta proposición de ley, que había recibido el informe favorable de la Junta para su toma en consideración y que ha recibido el voto en contra de toda la oposición, aunque, según aseguró el Grupo Popular, había recibido la palabra el día anterior de Cs de su voto a favor o cuando menos abstención, se pretendía dar continuidad a un “programa de éxito”, fundamentalmente para el sector agroalimentario, para que las empresas ganen tamaño y para consolidar el tejido empresarial y crear empleo al mismo tiempo que se preparan para salir al exterior como receta ante posibles futuras crisis, según defendió Salvador Cruz.

Por parte de Ciudadanos, David Castaño instó al PP a hacer política por lo que retó a la Junta a presentar el proyecto de presupuestos de la Comunidad para 2019 en lugar de pasear por Castilla y León para presentar medidas electorales. ¡He ahí el poder de Ciudadanos! En el mismo sentido se pronunció Félix Díez -un gran valor joven- para quien la ampliación del ICE es el reconocimiento del “fracaso” y “de la nada y de bluf” de la política industrial de la Junta a la que ha acusado de no impulsar esta medida que ha tenido que ser tramitada por el Grupo Popular para “enmendar” al propio Gobierno del PP. Mientras que Pedro González, del PSOE, pueso en duda los datos del PP para argumentar la necesidad de contar con más crédito que “pueden ser mentira o pueden ser verdad”.

El coordinador regional y portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, -cuánto ha aprendido en cuatro años- tuvo en vilo a todo el Grupo Popular, más bien diríamos que un tanto nervioso vistas las reuniones, las conversaciones y la presentación de la misma, ante la postura que tomaría la formación naranja. Un margarita que no se deshojó hasta el momento de la votación. Pero antes, en un pleno un tanto ácido, Silvia Clemente tuvo que invitar al portavoz del Grupo Popular, Raúl de la Hoz, a que se sentara en su escaño porque, de lo contrario, no podría votar en la toma de consideración que finalmente no salió adelante al no alcanzar la mayoría en la primera votación.

Esta es la cuestión de fondo. Ciudadanos escenificó en la votación de esta proposición el poder que le otorga ser ‘bisagra’. El poder de la llave que tiene en su mano para quitar, poner, aprobar y quién sabe más en los tiempos venideros. De ahí el ‘oscuro objeto del deseo’ al que alude el líder de Podemos. Además, no está de más recordar que el presidente Juan Vicente Herrera tuvo, digamos que la osadía de decir en la sesión de control de ayer martes a Luis Fuentes que “si le debía algo”. Pues bien, el procurador salmantino, que no por Salamanca, sirvió la cena fría de este maratoniano pleno del miércoles del “débito” que tenía el presidente Herrera y el Grupo Popular con Ciudadanos. Por primera vez, repito, en muchos años de Cortes cidianas, el PP besó la lona, en argot pugilístico. Porque a partir de ahora todo se dirimirá en el ring electoral. Este Fuentes nada tiene que ver con aquel político de provincias que llegó como perdido, hará cuatro años, a las Cortes de Castilla y León. No lo olvide ni lo obvie nadie. Por cierto, esta postura del Grupo Ciudadanos también es un aviso a navegantes futuros. Queremos saber si esta postura de distanciamiento con el PP -por eso de la lid- se aplicará también en otros escenarios institucionales y políticos. A esperar, ay!

Visto lo visto y dada la cercanía de las elecciones, mucho nos tememos que al PP no le quedará más remedio que prorrogar los Presupuestos. Ciudadanos se pondrá exigente y, a buen seguro, que buscará desmarcarse y las cuentas para 2019 no pasarán la prueba del algodón naranja. Mal sería, no desde este Gobierno saliente, sino por los que llegan, cabrear o ningunear -a decir de los implicados- al grupo de Ciudadanos, porque don Luis, como “prior” o como San Pedro, tiene las llaves de las puertas del ‘cielo’.

Es que, hasta en este pleno, el veterano político popular abulense José Manuel Fernández Santiago, quien pulsó un sí cuando todo su grupo había votado en contra, y permitió sacar adelante una proposición de Podemos, ¡nada menos!, para que no se discrimine a las mujeres en los libros de texto con un incremento de su presencia y desde la erradicación de su imagen “estereotipada”, a juicio de la procuradora de Podemos, Lorena González -quien sabe y mucho de minas y Plan Miner, sobre el que volveremos- . En la votación se contabilizaron 43 votos a favor y 41 en contra, con lo que se detectó un error en la bancada popular formada por 42 procuradores. ¿Los nervios? ¡Cachis!

P.D.: Comentan fuentes dignas de todo crédito a este periodista que un destacado político local y regional, cuyo nombre todos mencionan, en un pleno demostró más que sobre actuación. Claro, es que había preparado vino y pinchos en un restaurante del ágora local para celebrar un nombramiento o un adiós y, por una llamada ‘inoportuna’, todo se tuvo que suspender. Cuánta incertidumbre se vislumbra por estos territorios de Don Pelayo de León y Mío Cid de Castilla, ay!

No hay comentarios