Sombras que espantan

Entre primos anda el juego de política y toros

Desde primera hora asistimos a la segunda sesión del Pleno de las Cortes de Castilla y León, que poco gusta madrugar a algunas señorías. Tampoco a este periodista, pero hay que llevarlo. Entramos en el hemiciclo y allí el ‘padre’ Juan Luis Cepa -que del agro parece saber mucho- nos recibe con medidas para el campo cidiano -perdón, señor Santos Reyero, que también somos del Reino de León, y encima ‘Viejo’, por eso de comunidades históricas y otras que callamos pero con más años e historia que esas de las barras y la cruz cruzada- y con mucha honra-. David Castaño, que se desvive por la agricultura y Martínez Antolín en la defensa de la Junta y Barrio Jiménez con soluciones desde Segovia, le dan la réplica. Hay que ver la votación del PP, si plenos anteriores votaron en un sentido a las macrogranjas, hoy ha sido al contrario… Cosas.

Mientras José Sarrión habla de Cultura, aparece una sombra que se cierne desde una capital de provincia -dicen que la Andalucía de esta Comunidad- sobre el escenario electoral. Si en un principio fueron los cables eléctricos ahora es un imperio que lo mismo te arregla un bache que coloca una farola. Como que de la nada se levanta el Imperio de la chispa, que no romano. Habrá un serial periodístico, porque saber se sabe demasiado después de mucho tiempo escribiendo guiones, como cuando este era niño y la abuela escuchaba en la tardes de verano la radionovela ‘Lucecita’… un sombrío serial de nunca acabar.

Sombras también se ciernen sobre el escenario político de la Comunidad, que sigue sin Presupuestos. Pilar del Olmo no es que no los tenga preparados, que los tiene, sino que el Gobierno Herrera, saliente, tendría que pasar la prueba del algodón de Ciudadanos -Luis Fuentes ya está exigente y con miras más altas, electorales, ay!- o del amigo Santos Reyero de UPL, que no da tan fácil su brazo para estampar una firma si no es a cambio de mucho para su querido León y sin saber el poco rédito político que le daría este ‘compadreo’ en tierras del Cid que no de los reyes desde Don Pelayo pasando por los Ramiro, Bermudo hasta los Alfonso. Esta es la situación actual. ¿Quién irá de la mano con el PP en estos momentos prelectorales en unas cuentas para 2019 sin tener claro quién será el nuevo inquilino del Colegio de la Asunción? Esa es la madre, y la sombra que también espanta, de todas las batallas, políticas, ay!

Mientras sus señorías y otros invitados daban buena cuenta del menú de la cafetería -exquisito y variado-, nadie quitaba ojo al canal 24Horas TVE. Los datos de la encuesta del último CIS sobre las elecciones autonómicas en Andalucía, a menos de un mes, encajaba unos rostros, hacía sonrerír a otros y daban tranquilidad a los demás, procuradores, eh! Nadie quería extrapolar resultados, pero los datos eran otra sombra que espanta. Que cada cual aguante su vela y recoja el trigo sembrado. Por estas tierras del Reino de León, donde uno habita, se dice que el que siembra vientos cosecha tempestades.

Y con nuestro compañero y amigo Florencio Carrera, el de La8CyL, compartimos mesa y mantel. También conversación fluida, siempre interesante y puesta en común de conocimientos y sapiencias que nos ha tocado vivir y conocer en este territorio y profesión nuestro. La jornada no daba más de sí. Reuniones de unos y corrillos de otros porque las urnas apremian y los cargos ahora son los que son, pero vete tú a saber en noviembre de 2019 donde estamos, y están unos y otros. Por eso, un pajarito que sobrevoló el mastodonte edificio de las Cortes cidianas, comentó a esta torpe oreja que se busca acomodo en la plaza de la Catedral de Zamora al actual vicepresidente y consejero de Presidencia, José Antonio de Santiago-Juárez.  No es menos cierto que debido a su dilatada vida política, tanto como portavoz del Grupo Popular, como en los sucesivos Ejecutivos de Herrera -como hombre fuerte y del control de la comunicación- cuando se le consulte sabrá aconsejar.

P.D.: Como ustedes habrán observado, y el amigo de León comprobado, hoy no hemos hablado de Toñín, cachis!

No hay comentarios