El Día de la Provincia de Zamora en Corrales del Vino

TERRITORIO CIDIANO

FuenteCarlos Velasco / director de www.noticiascyl.com

Ese preboste de los aviones que es el salmantino Juan José Hidalgo, dueño de la compañía aérea Air Europa, acostumbra a comentar el chascarrillo de que nació en un pueblo, Villanueva del Conde, cuyo nombre acumula tres mentiras, ya que nunca fue villa, a estas alturas es cualquier cosa menos nueva y nunca perteneció a ningún conde.

Esa misma ocurrencia podría aplicarse también a muchos de los pueblos de la comarca zamorana del Vino: El Cubo de Tierra del Vino, Corrales del Vino, Morales del Vino…). Porque si en otro tiempo sus campos estuvieron alfombrados de viñedos, en la actualidad apenas quedan restos de aquel esplendor y la actividad vitivinícola se ha convertido en algo meramente testimonial. La industria de vino en la provincia zamorana se concentra hoy casi en su totalidad en Toro y su alfoz y está empezando a cobrar fuerza en la zona de los Arribes del Duero, particularmente en Fermoselle.

Conque, como todos los años, el sábado nos encaminamos hacia Corrales del Vino para participar en los actos del Día de la Provincia de Zamora, que congrega en cada edición a un millar de personas. El día amaneció soleado y el aire llegaba preñado de olores a rastrojeras y a campaña electoral.

Hasta la plaza del pueblo iban llegando invitados, autoridades y demás como las tropillas de caballos gauchescas que tan bien reflejó Ricardo Güiraldes en su novela Don Segundo Sombra. Las tropillas socialistas en primer término, y las de los populares en oleadas sucesivas. No vimos (y nos extrañó) ninguna tropilla de Ciudadanos, aunque eso no quiere decir que no las hubiera.

Entre los socialistas, la nueva flamante delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, acompañada por la jefa de facto del partido en la Comunidad que es la zamorana Ana Sánchez.

Como las elecciones municipales y autonómicas asoman a la vuelta de la esquina, resultaba lógico que no quisiera perderse un acto tan multitudinario el presidente del PP regional, Alfonso Fernández Mañueco, que en breve será nombrado oficialmente candidato de su partido a la presidencia de la Junta.

En el aire flotaba la polémica por los nombres que el PP ha propuesto para el Consejo Consultivo y Consejo de Cuentas de Castilla y León: José Manuel Fernández Santiago y Mario Amilivia. El PSOE votará en contra de tales nombramientos, no tanto porque los citados lleven toda la vida saltando de cargo público en cargo público, sino sobre todo porque el primero aparece citado en los sumarios del caso Gürtel. Los dirigentes socialistas afirman que no pueden pedir a sus procuradores que voten a favor de alguien en tales circunstancias. Así pues, ya veremos en qué queda finalmente esta porfía de cargos y sueldos.

Entre los populares destacaba la presencia de Fernando Martínez-Maíllo, excoordinador general del PP a nivel nacional y expresidente de la Diputación zamorana, despojado ahora de responsabilidades orgánicas en el partido tras alzarse con la presidencia Pablo Casado. Martínez-Maíllo fue un apoyo destacado de Soraya Sáenz de Santamaría, la perdedora, y ahora su futuro político constituye toda una incógnita. ¿Acabará llevándolo Fernández Mañueco al gobierno de Castilla y León si consigue, a partir de mayo del año próximo, la presidencia de la Junta?

Los cambios en el PP nacional se han dejado notar también en Zamora, hasta hace muy poco feudo monolítico dirigido por Martínez-Maíllo con la asesoría inestimable de ese animal político que es Dionisio García Carnero, el senador eterno. Según nos contaban, en los comités ejecutivos provinciales se están dando situaciones hasta ahora impensables. En uno de ellos, por ejemplo, el secretario primero de la Mesa de las Cortes de Castilla y León, Óscar Reguera, llegó a afirmar, al parecer, que a partir de ahora debía tenerse muy en cuenta su opinión porque él era el delegado de Pablo Casado en la provincia de Zamora. En fin.

Lo hemos dicho otras veces, pero no nos importa repetirlo, pese a que quizás a algun@s no guste en el seno del propio PP, ay. El Día de la Provincia de Zamora es uno de los mejor organizados entre los de este tipo que se celebran en las diferentes provincias de Castilla y León. Un acto que congrega a más de mil personas y que está diseñado como una auténtica fiesta de exaltación del mundo rural, en el cual se entregan los premios a las entidades y personas que han destacado a lo largo del año en los pueblos de la provincia. El acto concluye con una actuación musical de nivel y un almuerzo, en el que cada asistente se paga su cubierto y el dinero recaudado se destina a alguna entidad benéfica.

Los dirigentes de PP y PSOE (Mañueco, Barcones…) se afanaban en declaraciones a la prensa sobre lo mucho que hacen sus respectivos partidos por el mundo rural y para frenar la despoblación. Entre tanto, la presidenta de la Diputación de Zamora, María Teresa Martín Pozo, velaba para que todo estuviera a punto en el acto del Día de la Provincia, que era, sí, una puesta en valor de las interesantísimas iniciativas que se ponen en marcha en nuestros pueblos.

Porque, tal vez, la pervivencia del mundo rural y el remedio más eficaz contra la despoblación no sean tanto las subvenciones de dinero público per se, sino los proyectos empresariales que algunos emprendedores llevan a cabo, proyectos que acaban generando empleo y, en consecuencia, fijando población en los pueblos. Estos proyectos empresariales son los que deberían apoyarse sin ambages por parte de las diferentes administraciones públicas.

Varios ejemplos de ello pudimos verlos en la entrega de premios del Día de la Provincia de Zamora. El caso de un pueblo como Torres del Carrizal que, con apenas 400 habitantes, acumula la sorprendente cifra de casi 50 empresas instaladas en su término municipal. O el de las mujeres ganaderas unidas gracias a la aplicación nacional Mujeres en Red, que les sirve no solo para darse ánimos y compartir dificultades, sino también para poner en común soluciones a los problemas que les surgen en el día a día de su actividad ganadera. “Solas, invisibles; juntas, invencibles”, he aquí el significativo lema del colectivo.

Conque, apoyar al mundo rural es también organizar actos multitudinarios abiertos, en los que todos puedan ver y reconocer lo que se hace en los pueblos. Y eso es justamente el Día de la Provincia de Zamora, una iniciativa que surgió hace años con Luis Cid Fontán, que perfeccionó luego su heredero político, Fernando Martínez-Maíllo, y que en la actualidad María Teresa Martín Pozo minia con la delicadeza de aquellos monjes del scriptorium que ilustraban los códices medievales. Enhorabuena.

No hay comentarios