Creaciones: Cuatro Evangelios de León

FuenteJMM Caminero

Esta obra, dentro de las obras de arte, podríamos indicar, que serían una especie de libro ilustrado o iluminado o miniado, al estilo de la Edad Media, pero realizados ahora, con técnicas y estilos actuales. Ahora se podría denominar libros de artista.

Pero quizás dentro de la modestia de esta obra, habría que indicar algunas aclaraciones, porque bueno es criar tomates, pero también, bueno es, que los seres humanos conozcan que existan esos frutos y quizás, puedan disfrutarlos.

Es por tanto es un libro de artista, ejemplar único, libro único, titulado: “Cuatro Evangelios (CeMar) (11) (M.A.)”. Que es propiedad del Museo Catedralicio-Diocesano de León.

Consta de 113 hojas de papel normal, numeradas y firmadas, tamaño cartulina, 65 por 50 cms., pintadas por los dos lados. Contiene fragmentos y textos escritos a mano de los Cuatro Evangelios. Realizado entre el 13 de mayo del 2011 al 12 de febrero del 2012.

– Esta obra, tiene cinco niveles mínimos de interpretación:

Es un libro de artista, ejemplar único, libro único, siguiendo el género de esta forma de arte, por tanto, con sus hojas, etc., – como una especie de los antiguos libros manuscritos y miniados medievales…-.

Podría ser perfectamente un mural… situándolo hipotéticamente entre metacrilato, y por tanto ser un cuadro-mural… visto por los dos lados… por ejemplo, dándole diferentes estructuraciones… según la cantidad de papeles u hojas se pongan en una dirección y otra.

Teniendo en cuenta, toda la multiplicidad de visiones-perspectivas que ofrecen los manifiestos artísticos, que he ido perfilando… pero esto es ya más complejo de explicar aquí. Es también una instalación, etc.

Como obra de Arte total y Obra Total. Véanse manifiestos artísticos.

Sin olvidar creo que también es una obra de tipo “espiritual o religioso o metafísico”, en un intento de renovación o de unión del arte actual con el cristianismo y con la metafísica.

 – El autor ha intentado unificar varios conceptos estéticos y artísticos: Uno, el de los antiguos libros ilustrados o miniados, evidentemente, con técnicas y estilos estéticos actuales. Dos, el concepto de libro de artista, ejemplar único. Tercero, la posibilidad de que además de ser un libro, con hojas, si se sitúa una hoja al lado de otra, sería como una especie de gran mural. Extendidos todas las pinturas, una al lado de otra, tendría el tamaño aproximado de un cuarto del Juicio Final de Miguel Ángel. Cuarto, aplicación de los Manifiestos Artísticos, por ejemplo, entre otros, cambiar de orden y lugar dichos papeles y pinturas en dicho mural, con lo cual, podrían surgir cientos de miles de posibilidades de la obra o del mural. Evidentemente en este caso habría que ponerlo entre metacrilato, porque se vería por ambos lados.

– A veces, el autor, siguiendo la tradición de milenios de pintura y de metapintura, quizás desde Chauvet, Altamira, Lascaux, viendo lo que se ha realizado en estos géneros, a veces, repito y reitero, el autor, quizás por vanidad, quizás un poco por desesperación, piensa que esta obra, es una obra maestra, dicho con todos los matices que se quiera analizar-percibir-entender-comprender. Porque esta obra tiene multitud de contenidos-significados, tanto a nivel formal como simbólico, como estético, como expresivo, como conceptual.

Decía Joyce que escribió Ulises, para que la crítica estuviese tres siglos reinterpretando dicha obra. Salvando las distancias, de alguna manera, esta obra, creo que tiene tantos significados-significantes, que podrían en analizarlos, comparar conceptos, ideas, títulos de cada hoja, palabras de las pinturas en papel, totalidades posibles, aplicación de los Manifiestos Artísticos que el autor, ha ido realizando a lo largo de décadas, etc. Creo que tendría una multitud de significados-contenidos.

– Pasa el tiempo, llega la hora, como diría nuestra gran poeta medieval, y uno siente, que tanto trabajo quizás, duerma los sueños de los justos. Quizás, perdonen la inmodestia, quizás, se debería “analizar esta obra”, y quizás, se llegaría a la conclusión, que merece la pena, ser disfrutada y analizada por la sociedad.

El lugar que dignamente la conserva, esperamos para las décadas y siglos que vienen, deberían también pensar, que podría ser utilizada para difundir, no solo una obra de arte, con fotografías y otros medios documentales actuales, sino también como estética pastoral.

A veces, pienso que esta obra, una copia en imágenes, podría estar mencionada en la Biblioteca Digital Mundial de la UNESCO y, de ese modo ser percibida-leída-pensada por la humanidad a través de Internet. Paz y bien a todos y todas.

No hay comentarios

Dejar respuesta