Ábalos, convencido de que Tudanca será presidente de Castilla y León

El secretario de Organización del PSOE asegura que en la Comunidad “hace falta un cambio”

FuenteEuropa Press
José Luis Ábalos./ Ricardo Rubio-Europa Press

El secretario de Organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, está “convencido” de que el socialista Luis Tudanca será el próximo presidente de Castilla y León. No sólo porque fuera el más votado en las autonómicas del domingo, sino porque el proyecto del PP en esa comunidad está “descompuesto” y adolece de una falta de liderazgo completo.

“Ahí hace falta el cambio”, ha subrayado en una entrevista en Antena 3 recogida por Europa Press, en la que se ha mostrado esperanzado en alcanzar con Ciudadanos acuerdos puntuales que les permitan gobernar en algunos territorios donde las “razones sean tan objetivas” que les hagan apostar “por el cambio”.

En cambio, Ábalos –que lidera la comisión negociadora de los pactos poselectorales– ha alejado la posibilidad de que PSOE y Ciudadanos sellaran un pacto de legislatura como el alcanzado en 2016, si bien no ha descartado que, llegado el caso, los ‘naranjas’ se abstuvieran para posibilitar un Gobierno en solitario de Pedro Sánchez.

Ábalos ha considerado que lo “normal” sería también que el socialista Javier Lambán, que fue primera fuerza en las autonómicas del domingo y mejoró resultados respecto de 2015, se mantuviera en la Presidencia un mandato más, mientras que en el caso de la Comunidad de Madrid, donde Ángel Gabilondo (PSOE) quedó primero pero suman PP, Ciudadanos y Vox, él quiere seguir pensando que el más capacitado para dirigir el gobierno autonómico es el candidato socialista.

No obstante, ha precisado, las conversaciones formales con Ciudadanos para iniciar las negociaciones no han comenzado, más allá de una conversación telefónica que él mismo ha mantenido con su homólogo en la formación naranja, José Manuel Villegas.

Ábalos también se ha referido a la estrategia que el PSOE se plantea en Navarra, donde los socialistas se mantienen en la idea de intentar conformar “un Gobierno que no sea nacionalista, pero que sea progresista” presidido por la socialista María Chivite y pactado con Geroa Bai, la marca del PNV en Navarra, Podemos e Izquierda Unida.

El problema es que para sacar adelante la investidura, habría que contar con la abstención de EH Bildu, una formación con la que el PSOE, asegura Ábalos, no va a negociar.

No hay comentarios