“Ya no valen parches. Castilla y León necesita un cambio muy profundo”

Entrevista con el secretario general y candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, el burgalés Luis Tudanca, quien asegura tener un equipo “preparado” para gobernar y espera poder contar con independientes.

FuenteLuis Falcão | @luischiado
El candidato del PSOE a la Presidencia de la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca./ FALCAO

Luis Tudanca Fernández (Burgos, 1978). El 4 de octubre de 2014 fue elegido por primarias entre los militantes del PSOE de Castilla y León, y ratificado el 18 de octubre de 2014, como secretario general. En mayo de 2018 se convirtió en el candidato postulado por el PSOE a la Presidencia de la Junta de Castilla y León al ser la única precandidatura que se inscribió para las primarias. Siempre tiene muy presente el mundo rural, del que asegura “tenemos que cambiar esa concepción de que vivir en el medio rural es un fracaso”.

Supongo que satisfecho con los resultados de las pasadas elecciones generales.
¡Sí, claro! Hemos tenido unos resultados históricos en Castilla y León. Hacía muchísimos años, casi tres décadas, que el PSOE no era la fuerza más votada en la Comunidad. Ello ha contribuido a que podamos seguir gobernando España. A que Pedro Sánchez siga siendo presidente. Estamos muy satisfechos con el respaldo que nos han dado los castellanos y leoneses, que las personas confíen nosotros y respalden nuestro proyecto. Es también la satisfacción del trabajo bien hecho.

¿Se podrían extrapolar esos resultados en las elecciones autonómicas?
No. Con mucha prudencia. El éxito en esta Comunidad Autónoma es ir paso a paso, con mucha tranquilidad. Hemos hecho una apuesta, desde hace ya unos años, netamente autonómica, sabiendo que tenemos que ofrecer un proyecto de Gobierno serio, que tenía que ser moderado, sensato y, por ello, hablamos de un proyecto para Castilla y León. La gente es muy inteligente y sabe qué vota y a quién vota y cuándo vota. Ahora solo queda persuadirle de que confíe en nosotros. Estamos pidiendo a la gente que nos de su confianza para gestionar una parte importante de sus vidas. A mí siempre me ha parecido muy serio. Vamos a hacerlo con toda tranquilidad. Llevamos todos estos años haciendo un trabajo a pie de calle creo que muy serio.

Entramos en temas concretos de la tierra. Castilla y León, una región vaciada.
Sin duda. Es uno de los grandes dramas que hemos vivido en los últimos años, y, a su vez, uno de los grandes retos que tenemos de cara al futuro. Darle una solución a la despoblación que vivimos desde hace mucho tiempo, más que nadie en España, necesita un cambio obligado de modelo económico y productivo. También del modelo político en esta Comunidad Autónoma. Al final, se trata de que si seguimos haciendo lo mismo que hemos realizado hasta ahora, los resultados ya vemos a dónde nos llevan. A que nuestra economía se debilite, a que nuestros pueblos desaparezcan, a que nuestros jóvenes se marchen. Es lo que tenemos que cambiar. La despoblación es la consecuencia de las políticas aplicadas hasta ahora. Las causas son la falta de oportunidades, de empleo, de industria y del deterioro de los servicios públicos. Ahí es donde tenemos que atacar. Tenemos que reindustrializar Castilla y León, apostar por la ciencia y por la innovación, blindar los servicios públicos, reducir los desequilibrios, mejorar el transporte y las infraestructuras. Ya no valen parches. Hay que hacer un cambio estructural de mucha profundidad en Castilla y León. Eso es lo que ofrecemos desde el PSOE.

Ante esa situación que usted describe, ¿qué es lo que ha realizado el PP en estos más de 30 años casi de mayorías absolutas?
Llegados hasta aquí, Castilla y León ha mejorado mucho en estos tiempos. No debemos olvidar que estamos hablando del mejor periodo de la historia de España. En estos 40 años, este país ha vivido una revolución fantástica en la calidad de vida, en la mejora de los servicios, en la mejora económica, en la igualdad de oportunidades. En Castilla y León hemos avanzado, sin duda, pero nos hemos quedado atrás. El problema de esta Comunidad es que siempre hemos crecido menos que la media nacional, ya que cuando se recortaba, se hacía más que la media, y, además, perdemos mucha población y, cada vez, nos hacemos más pequeñitos.

“El proyecto del PP está completamente fracasado y agotado”

Luego, en los últimos tiempos, el proyecto del Partido Popular ha demostrado que si sirvió para algo en esta Comunidad Autónoma, ya no da más de sí. Está completamente fracasado y agotado. Además, han manchado el buen nombre de Castilla y León con sus casos de corrupción. Tan sólo hace cuatro años, en la última campaña el gran motivo para votar al PP, en palabras de ellos mismos, era que habían dejado a Castilla y León fuera del mapa de la corrupción. Hemos sabido que no, que nos han colocado en el epicentro.

¿Tiene solución la Sanidad en esta tierra? Un sector público que ha acaparado casi en su mayoría las quejas, protestas y propuestas de su formación política.
Sin duda. En este país construimos la Sanidad pública, universal y gratuita, el sistema público mejor del mundo. A partir de la Ley General de Sanidad de 1986, lo construyeron los gobiernos socialistas y se desarrolló luego en las Comunidades Autónomas. Hay que volver a aquello, porque sigue siendo un sistema sanitario magnífico, que está sostenido gracias al esfuerzo y el sudor de los profesionales en años muy duros de recortes en recursos humanos, en recursos económicos y de privatizaciones, aquí, en Castilla y León.

“Hay que brindar la Sanidad rural para garantizar la igualdad en la prestación de servicios”

Hay que volver al origen, a relanzar la Atención Primaria, que es la base del sistema. Hay que lograr la complicidad y el consenso con los profesionales de la Sanidad. Hay que aumentar los recursos. Hay que brindar la Sanidad rural para garantizar la igualdad en la prestación de servicios, se viva donde se viva. Pero también hay que acabar con la soberbia con la que se ha conducido, por parte de la Consejería de Sanidad, la gestión de la Sanidad Pública en estos últimos años. La Sanidad Pública es esencial para garantizar una buena prestación de servicios públicos, que también nos permita luchar contra la despoblación.

¿Qué propuesta lleva usted para el empleo, y para el retorno de jóvenes o, al menos, intentar que no sigan marchándose?
La primera propuesta que hicimos en esta Legislatura fue un Pacto Industrial, y logramos que se firmara por todos los partidos políticos y por la Junta. Este Pacto habla de la reindustrialización, de apostar por nuevos sectores productivos, como la biomasa o el sector forestal. También de la Ciencia, de los investigadores, de la conexión con las universidades, con los parques tecnológicos y los parques científicos.

Como también conseguimos que se aprobara la propuesta de hacer un Plan de Retorno del Talento que con presupuesto, desde el Gobierno del PP en la Junta, ni siquiera han sido capaces de poner en marcha, y eso que se lo dimos hecho en colaboración con el Consejo de la Juventud de Castilla y León, dialogando mucho con las universidades para la contratación de jóvenes, que se han marchado a otras comunidades autónomas y a otros países. También para contratar investigadores y para traer emprendedores a Castilla y León.

Pero la reindustrialización es la base. Tenemos que sostener la industria agroalimentaria y el campo, y la industria de la automoción, que son nuestros dos pilares fundamentales. Al margen, debemos avanzar mucho más en nuevos sectores y reequilibrar también industrialmente a Castilla y León.

No debemos olvidar el mundo rural, que se aboca al abismo por la escasez de mano de obra, por los costes de producción y por los mínimos beneficios.                      Castilla y León ha perdido mucho peso en su sector primario respecto al que tenía con el resto de España. Ni tan siquiera uno de nuestros principales sectores ha aguantado bien la evolución de la deriva demográfica, social y económica de Castilla y León. Por lo cual debemos protegerlo. El asunto del medio rural no es un debate solo de proteger al medio rural, que también hay que hacerlo, sino recuperar población, tejido industrial y económico en el medio rural, porque sin ello no van a sobrevivir las ciudades. Hay que reequilibrar. Debemos hacer un medio rural sostenible en términos medioambientales y en términos económicos.

El mundo rural necesita mejores infraestructuras. Necesita ya, de manera urgente, que la conectividad llegue a la vez que a las ciudades. Que nadie instale un pequeño negocio, una pequeña tienda o una casa rural y no pueda tener una página web. Tenemos centros turísticos abandonados porque no disponen de conexión para difundir su labor. Nuestro patrimonio en el medio rural está abandonado y no está siendo aprovechado para realizar iniciativas turísticas que generen empleo. Todo ello es lo que necesita nuestro medio rural.

Después tenemos el sector social, que es el tercero, que puede generar miles de empleos en el medio rural. Iniciativas que no puedan ser deslocalizadas. Que necesitan la implantación para generar empleo y fijar población en el territorio.

Hablemos de la corrupción. ¿Es tanta como se denuncia?
Uno de los mayores problemas de esta Comunidad ha sido la corrupción. Recientemente han imputado a toda la cúpula de la Consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León. A quienes han mandado en el desarrollo económico durante los últimos años en nuestra tierra.

Tenemos también ramificaciones de la trama ‘Púnica’, de la trama ‘Eólica’, de ‘la Perla Negra’, de la trama ‘Gúrtel’ -donde han condenado ya al que fuera vicepresidente de la Junta de Castilla y León-, polígono de ‘El Portillo’… Han sido innumerables los casos de corrupción en esta Comunidad Autónoma y nadie ha asumido ninguna responsabilidad política por esas cuestiones. Además de la obligación ética de limpiar de corrupción las instituciones, que es fundamental, está también el deterioro de nuestra economía. Hemos visto y leído declaraciones de empresarios en los juzgados en las que decían que cuando venía a invertir aquí les pedían mordidas. Eso también ha provocado que hayamos perdido empleo y que mucha tenga tuviera que marcharse, porque aquí no se podía invertir porque había tramas de corrupción. Algo tremendamente preocupante que hay que limpiar de manera muy urgente.

“Declaraciones de empresarios en los juzgados decían que cuando venían a invertir aquí les pedían mordidas”

¿Con quién se puede y con quién no se debe pactar tras el 26M, porque lo único claro de estos tiempos políticos es que ninguna fuerza política conseguirá la mayoría absoluta?
El PSOE quiere, apuesta y trabaja para ganar las elecciones. Ya no es que digamos que hay una oportunidad histórica, ya no es que se vea esa situación y empatía en el programa socialista que detectamos en la gente en la calle. Ahora tenemos los resultados del 28 de abril que demuestran que el PSOE puede ganar las elecciones en esta Comunidad Autónoma.

A partir de ahí, habrá que hablar, sin duda, la democracia es eso, la palabra y el diálogo. Parece que estamos satanizando el diálogo y el debate. La democracia es eso, hablar y entenderse entre diferentes. Hacerlo entre iguales no tiene ningún mérito. Esta ha sido y es una seña de identidad también en esta Comunidad Autónoma, donde probablemente se han llegado a más acuerdos que en ninguna otra en términos históricos, para reformas estatutarias, para mantener posiciones comunes en materia de PAC, en financiación autonómica, en diálogo social… Me parece que esa situación ha sido muy útil y tendremos que mantenerla.

¿Cuál es el rumbo de ese diálogo? El cambio. Cuáles son las necesidades. Qué políticas vamos a poner en marcha. Vamos a dialogar y hablar con todos los que decidan los ciudadanos, que serán ellos los que van decidir quiénes nos sentamos en el Parlamento. De cómo recuperamos la Sanidad Pública, de cómo recuperamos empleo, de cómo hacemos que nuestros jóvenes que se han marchado puedan regresar, de cómo regeneramos la vida política y las instituciones de Castilla y León. De ello vamos a hablar con todos. Este partido, en estos días ha cumplido 140 años de historia, si seguimos existiendo, seguimos gobernando y seguimos consiguiendo la confianza de la gente es porque tenemos un ADN profundamente democrático en defensa de los derechos y las libertades. También, porque hemos sido capaces siempre de entender la concordia y el diálogo como elementos esenciales de la labor política.

El candidato de Cs a la Junta de Castilla y León, señor Igea, habla de igualdad de derechos de los españoles para poder pactar, con quién sea.
La libertad y derechos de los españoles están recogidos en una norma que se llama Constitución Española, que fue aprobada en 1978. Por cierto, de todos los partidos que nos presentamos a las elecciones, el PSOE es el único que la redactó, que la aprobó y que votó a favor. El único. A nosotros nadie nos debe dar lecciones, porque hemos defendido siempre, también desde hace 140 años, a España, a la igualdad de los españoles y sus derechos y libertades.

“Me gustaría que estuviera garantizada la misma igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos que viven aquí”

Antes de pensar en lo que le pasa a los ciudadanos que viven en otros territorios, me gustaría que estuviera garantizada la misma igualdad de oportunidades para todos los ciudadanos que viven en Castilla y León. Que hoy no las tienen. No dispone de la misma igualdad de oportunidades quien vive en el centro neurálgico de una gran ciudad que quien vive en un pueblo alejado, al que le quitan las urgencias médicas rurales, o que no se puede conectar con su teléfono o con su ordenador porque no tiene internet de calidad. Yo me voy a ocupar de esos problemas.

También es verdad que Castilla y León tiene que ocupar su voz en España. Hemos estado desaparecidos, hemos sido invisibles, y ante los debates que se van a producir, debemos tener una voz potente y fuerte, reivindicativa y exigente con Castilla y León. O saldremos perdiendo, sin ninguna duda. Apuesto porque la tengamos.

Si el señor Igea se refiere, por ejemplo, a algunos mecanismos de financiación en las Comunidades Autónomas, deberá explicarnos por qué ha ido en coalición a las elecciones europeas con Unidad del Pueblo Navarro (UPN), que defiende el concierto navarro.

¿Pronostica algún resultado?
No. Permítame la expresión, las elecciones son algo muy serio. No haré apuestas, ni diré fanfarronadas, ni de bolas de cristal. Esto va de la soberanía de las personas para decidir su presente y su futuro. Yo me lo tomo muy en serio. Las elecciones siempre lo son. Nosotros lo único que esperamos es tener la confianza mayoritaria de los castellanos y leoneses para gobernar con sensatez, con moderación, con políticas progresistas, sin duda, para un futuro mejor que merece Castilla y León.

 

 

No hay comentarios