“Castilla y León tiene que ser epicentro de la transición energética nacional”

Pablo Fernández concurre por segunda vez consecutiva como candidato de Podemos Castilla y León a presidir la Junta de CyL. Procurador por León, deja bien claro que su motivación es que “unidos, entre todos y todas, ganemos al PP y construyamos una Comunidad más justa, más digna y mejor”.

FuenteLuis Falcão | @luischiado
Pablo Fernández, secretario general de Podemos CyL y candidato de la formación magenta a la Junta de Castilla y León./ FALCAO

Pablo Fernández, ‘el de la melena rubia de Podemos’, nació en León. Secretario general de Podemos Castilla y León. Licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid. Tras ejercer y opositar a Inspección de Trabajo, decidió hacerse autónomo, regentando un negocio. Desde mayo de 2015 es portavoz del Grupo Parlamentario Podemos Castilla y León. Ha participado activamente en Podemos desde su inicio, como integrante del Círculo de Podemos León desde febrero de 2014, y más tarde como miembro del Consejo Ciudadano Estatal, lo que le ha permitido estar en contacto con multitud de Círculos, militantes e inscritos, pudiendo, «gracias a ello, compartir vivencias, adquirir conocimientos y empaparse de la ilusión y ganas de cambio de miles de personas que día a día construyen Podemos”.

Si Pablo Fernández fuera presidente de la Junta…
Desde el primer minuto empezaría a trabajar para que las personas de Castilla y León fuesen lo primero. Empezaría a aplicar propuestas y medidas para repoblar la Comunidad, para hacer que los jóvenes puedan tener empleos dignos en aras de que se queden a vivir en esta tierra. Inventaría medidas para acabar con la brecha salarial y laboral que sufren las mujeres. Aplicaría medidas para impulsar y ayudar a las pymes y a los autónomos. Llevaría a la práctica medidas y programas concretos para acabar con los desequilibrios y las diferencias territoriales que padecemos en esta Comunidad. Apoyaría sin fisuras al sector primario, a los agricultores y ganaderos a título principal y a sus explotaciones familiares. Si yo fuese presidente cambiaría especialmente esta Comunidad Autónoma para que las personas fueran lo primero.

¿Qué reflexión realiza de las pasadas elecciones generales?
La principal reflexión es que operó el voto del miedo entre los electores. Que la irrupción de Vox hizo que mucha gente progresista, mucha gente que en su día votó a Podemos, ahora depositara su voto al Partido Socialista por ese miedo a que Vox pudiese irrumpir con mucha fuerza. Esto tiene otra lectura, el PSOE lo primero que ha hecho en cuanto han pasado las elecciones ha sido volver a bailar el baile de la derecha. El Partido Socialista dio un paso a la izquierda en precampaña y campaña, y ha dado tres pasos a la derecha en cuanto han pasado las elecciones.

«El PSOE vive inmerso

en ese baile de ‘La Yenka’…»

Qué quiere esto decir, que es verdad que en Castilla y León Podemos ha perdido apoyo a favor del PSOE, pero estoy convencido de que mucha de esa gente que ha prestado su voto a los socialistas por el temor a la llegada de Vox, ahora volverá a votar a Podemos, porque se ha dado cuenta que el PSOE vive inmerso en ese baile de ‘La Yenka’, y en cuanto toca el silbato la señora Botín y el Banco de Santander y la CEOE, el PSOE de Pedro Sánchez pasa de estar encantado de hacer un Gobierno de coalición con Podemos a buscar, bien un Gobierno con Ciudadanos o a gobernar en solitario. De facto implicaría que no se pueden llevar adelante las medidas económicas y laborales que nosotros pretendemos, como las reformas laborales, bajar el precio de la factura de la luz, blindar las pensiones por ley, hacer una política de vivienda valiente, proteger de ‘catarros’ a la industria, la reforma fiscal… Queremos preocuparnos de esa España vaciada de la que Castilla y León es paradigma, queremos llevar de vida a nuestros pueblos. Todo esto, en solitario, sabemos que el PSOE no lo llevará adelante.

¿Se pueden extrapolar los resultados de las elecciones generales?
No. No porque operan lógicas distintas en marcos completamente diferentes. Las elecciones generales estuvieron condicionadas por los elementos, como fue el miedo a Vox, y, segundo, el tema catalán. En las elecciones autonómicas y locales nosotros vamos a hablar exclusivamente de Castilla y León, de las propuestas y medidas que tenemos para solucionar los múltiples e ingentes problemas que asolan a esta tierra que han sido provocados por el PP. Con lo cual, creo, en ningún caso son extrapolables los resultados de las elecciones generales a las autonómicas.

¿Pablo Fernández es de pueblo?
Pablo Fernández ha aprendido a creer en los pueblos. Pablo Fernández es una persona urbanita, que siempre ha vivido en ciudades, y a raíz de entrar en Podemos se ha recorrido todos los rincones de esta Comunidad Autónoma y ha aprendido a querer, conocer y comprender a los pueblos. No voy a mentir, yo siempre he sido una persona muy urbanita, pero gracias al desempeño de la política durante estos cuatro años he aprendido con el trabajo, pisando el terreno, comprender a los pueblos de nuestra Comunidad.

Castilla y León, una tierra vaciada.
Castilla y León es el paradigma de la España vaciada que se muere y languidece como consecuencia del olvido y las políticas del bipartidismo del PP y del PSOE.

Cuando se habla de despoblación y de la España vaciada parece que se habla de un fenómeno meteorológico. Pero no. La despoblación ha sido provocada y propiciada por las políticas del Partido Popular, que ha desatendido de forma lacerante a nuestros pueblos, que se ha olvidado de nuestro sector primario, que ha obviado el ingente patrimonio histórico y artístico que tenemos en Castilla y León. Y que nunca ha apostado de verdad por políticas que revitalicen a nuestros pueblos y al mundo rural. Y el Partido Socialista, cuando ha gobernado a nivel central, tampoco ha hecho absolutamente nada por esa España vaciada y de interior.

«La despoblación debe ser considerada una cuestión de Estado, que a día de hoy no lo es»

Nosotros, si gobernamos, tanto en Castilla y León como si conseguimos entrar en el Gobierno central con el PSOE, nos comprometemos a que la repoblación sea prioridad política del Gobierno de España y a que la despoblación sea considerada una cuestión de Estado, que a día de hoy no lo es. Para que, a partir de ese momento, a la España vaciada y de interior comiencen a llegar las inversiones necesarias para poner en marcha las infraestructuras precisas, para reindustrializar la España de interior, para generar nichos de empleo.

Como corolario en esta cuestión, lo tenemos muy claro en Podemos, Castilla y León tiene que ser el epicentro de la transición energética justa en este país. Castilla y León tiene sol, tiene viento y tiene agua. Estamos en un contexto en el que hay que luchar contra el cambio climático. Esta Comunidad tiene que ser la que lidere ese proceso de transición energética justa que va a crear, además, muchos puestos de trabajo y empleos de calidad. Es una de las apuestas fundamentales de Podemos.

¿Tiene solución la Sanidad en Castilla y León?
Por supuesto. Pero la única solución que tiene la Sanidad Pública en esta Comunidad es que deje de gobernar el PP. La solución para Castilla y León pasa por revertir los recortes y las privatizaciones que ha perpetrado el Partido Popular. La solución para la Sanidad Pública en CyL pasa por incrementar exponencialmente la inversión pública en aras de aumentar, de forma también exponencial, los medios materiales, pero sobre todo los personales, en nuestra Sanidad Pública. Pasa por aumentar hasta un 25% el gasto en Atención Primaria, que para nosotros es fundamental, como puerta de entrada a la Sanidad, que está siendo menoscabada hasta niveles insospechados por el PP. Pasa también por garantizar que haya especialistas en todo el territorio de la Comunidad Autónoma. Creo que el ejemplo más palmario y lacerante es la carencia de pediatras en gran cantidad de zonas del medio rural.

Para garantizar una adecuada atención sanitaria pública a los habitantes de esta tierra, independientemente que vivan en el medio rural o urbano, pasa por desalojar del Gobierno al PP y empezar a efectuar políticas con inversiones suficientes para disfrutar de una Sanidad Pública de verdadera calidad.

Aseguran, desde diversos sectores, que para obtener esos servicios de calidad hay que tener dinero.
Es absolutamente incontrovertible que para tener una Sanidad y servicios de calidad son precisos mayores ingresos. Para ello, solo hay que llevar adelante una medida tan radical, tan absolutamente radical, como cumplir con la Constitución Española, que, en su artículo 31, consagra el principio de transitoriedad fiscal, que significa, ni más ni menos, que todos los españoles contribuirán al sostenimiento del gasto público de acuerdo a su capacidad económica mediante un sistema tributario justo. Y este principio ni se da en Castilla y León ni en España.

«¿Dónde se han ido esos más de 11.000 millones de euros de deuda pública en estos diez años?»

En esta Comunidad nosotros abogamos por un pacto fiscal, que además hemos rubricado con los sindicatos mayoritarios y con otras fuerzas políticas, para que de verdad haya una porosidad fiscal en nuestra Comunidad Autónoma, y eso permita generar más ingresos en aras de fortalecer nuestros servicios públicos.

Ese sería el primer eje. Daré el segundo, de dónde va a salir el dinero. Simplemente gestionar mejor. Voy a dar un dato que la gente desconoce y creo que es necesario que la ciudadanía entienda. En el año 2009 castilla y León tenía una deuda de 2.608 millones de euros, lo que significaba que la Comunidad pagaba entonces 190 millones de euros al año en concepto de deuda. Diez años después, la deuda asciende a 12.360 millones de euros, lo que quiere decir que en este periodo la deuda se ha incrementado un 623%. Sin que ello se haya traducido en mejores servicios públicos, ni en una mejor Sanidad, ni en una mejor educación pública, ni en mejores residencias para mayores públicas, ni en mejores infraestructuras. ¿Dónde se ha ido ese dinero de la deuda pública en Castilla y León, porque no se ha traducido en una mejora sustancial de la vida de los ciudadanos? ¿Dónde se han ido esos más de 11.000 millones de euros de deuda pública en estos diez años? Desde luego, insisto, para mejor la vida de la gente, no. Gestionando mejor y de forma adecuada, por supuesto que se pueden llevar adelante todas las medidas necesarias para impulsar los servicios públicos, especialmente la Sanidad y muy especialmente la calidad de vida en el medio rural.

¿Qué propuestas tiene Podemos para el empleo, y para el retorno de jóvenes o, al menos, intentar que no sigan marchándose?
En primer lugar, la apuesta por el sector I+D+i como vector para cambiar nuestro modelo productivo, y para generar empleo de calidad. El I+D-i ha sido otro de los grandes perjudicados por las políticas del PP, que ha realizado unos recortes absolutamente terribles, terroríficos, en esta materia, para nosotros, fundamental. No puede ser que el PP haya dejado de ejecutar un 80% de las cuantías comprometidas en innovación y desarrollo.

Creemos que apostando por el I+D+i sí que se puede empezar a generar empleo de calidad, que haga que los jóvenes se queden en Castilla y León a través de un proyecto vital digno. Ya tenemos las bases en la Comunidad con el Centro Tecnológico de León, de Burgos, de Valladolid y de Salamanca. Tenemos un centro que es puntero en España, como es el Parque Científico y Tecnológico del Bierzo. Una apuesta por el I+D+i para que los jóvenes se queden aquí.

«Tenemos las terceras tasas más caras de España, lo que provoca que muchos jóvenes tengan que emigrar»

El segundo elemento, la transición energética en esta Comunidad, que propiciaría los puestos de trabajo necesarios para que los jóvenes no se vean obligados a emigrar a otras latitudes. Y como tercer elemento, que se vea por qué los jóvenes se van, sería reducir las tasas universitarias por lo menos un 25%. Actualmente tenemos las terceras tasas más caras de España, lo que provoca que muchos de nuestros jóvenes tengan que emigrar a otros lugares a estudiar en Comunidades donde sean más baratas las tasas.

No debemos olvidar el mundo rural, que se aboca al abismo por la escasez de mano de obra, por los costes de producción y los escasos beneficios.
Como le decía anteriormente, apostamos porque desde la administración pública se apoye a nuestros agricultores y ganaderos a título principal y a las explotaciones familiares. Como se ve, es un modelo contrapuesto al del PP, que es el modelo de las macroindustrias, de las macrogranjas que están proliferando por toda Castilla y León. Voy a poner un modelo claro para que la gente entienda que se puede apoyar a los agricultores y ganaderos de Castilla y León.

«En Francia el sector primario es un asunto de estado»

En Francia el sector primario es un asunto de estado. Gobierne quien gobierne, la derecha o la izquierda, en Francia a los agricultores y ganaderos se los protege. En Francia se garantiza que los productores venden sus productos a un precio superior al coste de producción. Si se hace en Francia, ¿por qué no se puede hacer en España y en Castilla y León? No se ha hecho porque no hay voluntad política para hacerlo. Porque el PP ha dejado la política ganadera en manos de las grandes industrias y las multinacionales. Nosotros creemos que protegiendo mediante regulaciones, que garanticen contratos que permitan vender el fruto de su trabajo, al menos cubriendo el coste de producción, también podríamos tener un nicho para generar empleo, y la población pueda asentarse en el mundo rural.

El medio rural no es sólo el sector primario. Sino que existen otras muchas posibilidades, como el patrimonio histórico artístico, el patrimonio natural que en Castilla y León ha sido absolutamente desatendido. Para poner en valor todo el patrimonio que tenemos en el medio rural, se deben poner desde las administraciones todas las condiciones materiales para impulsarlo. Eso requiere inversiones e infraestructuras. Otra de las cuestiones es garantizar la cobertura de internet de banda ancha a todo el territorio rural de la Comunidad, para que se puedan asentar autónomos y se puedan desarrollar negocios, y se empiece a generar empleo de calidad.

Si no se ponen las bases y las condiciones materiales, para que la gente pueda encontrar empleo y desarrollar un negocio en el mundo rural, Castilla y León está condenada casi a desaparecer. Siguiendo esta dinámica, muchos de nuestros pueblos acabarán completamente vacíos y el silencio será lo único que se escuche en esta Comunidad.

Hablemos de la corrupción. ¿Es tanta como se dice?
El Partido Popular ha colocado a Castilla y León en el epicentro del mapa de la corrupción de España. Eso no lo digo yo, lo dice la Fiscalía y los tribunales de Justicia. Tenemos el ‘caso de las eólicas’, el caso de la ‘trama Enredadera’… Lo que es lamentable es que el PP conviva con la corrupción. Por desgracia, la corrupcion en esta Comunidad se ha convertido en una forma de gobierno. El Ejecutivo regional ha gobernado para un círculo de empresarios próximos, para un entorno de poder que ha sido favorecido y beneficiado por las políticas del PP, muchas de ellas ilegales.

«El PP ha gobernado para un círculo de empresarios próximos con políticas muchas de ellas ilegales»

Tenemos que poner sobre la mesa la trama de las eólicas que, creo, es paradigmática también de lo que ha sido Castilla y León. Una Comunidad Autónoma en la que se pretendía implantar un sistema de energía renovable y eólica, que hubiera sido un elemento de desarrollo y de progreso de esta Comunidad. Pero se convirtió en un nicho infame de corrupción y de una trama hedionda de corrupción política. Lo que me sorprende es que, después, la Cortes de Castilla y León, cuando se crean comisiones de investigación para depurar responsabilidades políticas, el PP lastra esas comisiones y, lo más sorprendente, que tanto el PSOE como Ciudadanos nunca han querido reformar el Reglamento de las Cortes para impedir que el PP sea el que dirija y maneje a su antojo esas comisiones. Me sorprende también que el Partido Socialista haya pactado con el PP para condicionar y lastrar la Comisión de Investigación sobre el expolio de las cajas de ahorro.

¿Con quién se puede y con quién no se puede pactar tras el 26M?
Nosotros salimos a ganar. Salimos a obtener los mejores resultados posibles con una premisa: Podemos es la única garantía de que haya un cambio real en Castilla y León. A partir de ahí, programa y programa. Sabemos que estamos en un tiempo en el que se han acabado las mayorías absolutas. Conocemos, además, que la ciudadanía aboga por llegar a acuerdos con otras formaciones políticas. Tenemos que llegar a coincidencias y acuerdos con aquellos que pueden pensar diferente en muchos aspectos, pero siempre en base a ámbitos y cuestiones programáticas.

Por ejemplo, nosotros no coincidimos en modo alguno con Ciudadanos, que tiene un modelo económico que es todavía más neoliberal que el del PP. Evidentemente, tampoco vamos a llegar a ningún tipo de acuerdo con el Partido Popular. El espectro es limitado. El margen que tenemos para alcanzar acuerdos con otras fuerzas políticas en Castilla y León es muy reducido. Nosotros salimos dispuestos a hablar e intentar acuerdos con otras fuerzas como el PSOE, Izquierda Unida e, incluso, en algunas cuestiones puntuales con la UPL. Por el contrario, con Vox, el PP y Ciudadanos es imposible llegar a acuerdos.

«Cs en Castilla y León es a la regeneración democrática como ‘Chiquilicuatre’ a la cultura musical en este país»

Con Ciudadanos se podría haber alcanzado algún acuerdo en cuestiones como la regeneración democrática, pero lamentablemente estos cuatro años han demostrado que Ciudadanos en Castilla y León es a la regeneración democrática como ‘Chiquilicuatre’ a la cultura musical en este país. Me apena no poder ver en Cs un aliado en materia de regeneración democrática.

Finalmente, pronostica algún resultado.
Cambio. Cuando llegue el 27 de mayo y si Podemos está en el Gobierno, habrá un cambio real. No habría nada más perjudicial para Castilla y León que triunfe lo que escribió Lampedusa hace ya algún siglo en ‘El Gatopardo’, «hay élites políticas que quieren que todo cambie para que todo siga igual». Un pacto PSOE y Cs sería un gobierno ‘gatopardiano’. Sería poner en práctica el discurso de Lampedusa. No habría nada peor que engañar a la gente haciéndoles creer que había un cambio, cuando realmente no sería así. Un gobierno PSOE y Ciudadanos no sería un cambio real. Sería la demostración de que todo cambió para que todo siga igual.

Nosotros vamos a luchar, vamos a dejarnos la piel, el corazón y hasta la última gota de sudor para garantizar ese cambio. Eso pasa porque Podemos sea la fuerza determinante en esta tierra, porque tenemos la voluntad, la determinación, el coraje y las ganas de creer en esta Comunidd y sus gentes, y darle futuro a Castilla y León, que lo necesita.

Mi motivación es que unidos, entre todos y todas, ganemos al PP y construyamos una Comunidad más justa, más digna y mejor.

No hay comentarios