Inyección económica para el programa ‘Escalera de Excelencia’

El plan introduce en esta edición dos “importantes novedades”

FuenteEuropa Press
(Foto: AECC).

La Consejería de Educación ha publicado este viernes, 11 de octubre, en el Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) la convocatoria de ayudas destinadas a financiar planes estratégicos y programas estratégicos de investigación ejecutados por las estructuras de investigación de excelencia en el marco de la Estrategia Regional de Investigación e Innovación para una Especialización Inteligente (RIS3) de Castilla y León 2014-2020, más conocida como ‘Escalera de Excelencia’.

Con un presupuesto de 3.800.000 euros y cofinanciada por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), esta edición introduce dos «importantes novedades» ya que incorpora medidas activas de fomento de la igualdad entre hombres y mujeres «adaptando el periodo de referencia que se tiene en cuenta para valorar el índice de impacto de las publicaciones científicas en los supuestos de cuidado de hijo y/o guarda con fines de adopción o acogimiento permanente».

También incluye criterios específicos de valoración de los requisitos de la estructura de investigación en función de la rama científica en la que se inserte el programa o plan estratégico ya que la forma de acreditar el impacto científico de las publicaciones no es igual en los dos grandes ámbitos de conocimiento, según han explicado desde el departamento que dirige Rocío Lucas.

De esta forma, se diferenciarán entre propuestas del ámbito de Ciencias Sociales y Humanidades o del de Ciencias Matemáticas, Físicas, Químicas, Ingenierías y Ciencias de la Vida, de forma idéntica a lo recogido por las convocatorias estatales ‘Severo Ochoa’ y ‘María de Maeztu’.

La finalidad de estas ayudas es fortalecer las capacidades científico-técnicas, atraer y retener talento y promover sinergias de las estructuras de investigación con capacidades y potencial de liderazgo internacional para que, después del periodo de la ayuda regional, puedan participar en los programas estatales y en los programas marco de I+D+i de la Unión Europea.

La ‘Escalera de Excelencia’ se dirige al fortalecimiento de los mejores centros y unidades de investigación de la Comunidad para mejorar su posicionamiento nacional e internacional. Así, un objetivo para todos los participantes en el programa es optar en un futuro a los distintivos de ‘Centro de Excelencia Severo Ochoa’ o ‘Unidad de Excelencia María de Maeztu’, que se otorgan a nivel estatal a las estructuras de investigación que demuestran impacto y liderazgo científico a nivel internacional y que colaboran activamente con su entorno social y empresarial.

Esta iniciativa se articula a través de convocatorias anuales de carácter competitivo, contemplando dos modalidades: Planes Estratégicos de centros de investigación de excelencia, con una ayuda máxima de 2.100.000 euros en cuatro años por centro; y Programas Estratégicos de Investigación para unidades de excelencia, con una ayuda máxima de 850.000 euros en cuatro años para cada unidad.

El presupuesto total de la ‘Escalera de Excelencia’ asciende a 15,6 millones de euros, distribuidos en tres convocatorias hasta el 2020 y está cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).

Estas ayudas están reservadas para los centros y las unidades de Castilla y León que cumplen con los más altos estándares científicos y que pueden competir con las mejores estructuras de investigación de España y del mundo.

Según han explicado las mismas fuentes, las memorias científicas de la iniciativa de Castilla y León son evaluadas por los mismos comités de expertos internacionales independientes que evalúan las acreditaciones del programa estatal y sigue los mismos procedimientos de las acreditaciones como ‘Centro de Excelencia Severo Ochoa’ o ‘Unidad de Excelencia María de Maeztu’, «si bien el programa ‘Escalera de Excelencia’ pretende un fortalecimiento previo para alcanzar en un futuro la acreditación estatal».

Los requisitos científicos para acceder a la evaluación son «ya de por sí exigentes». Por ejemplo, más de un 65 por ciento de las publicaciones de los centros o unidades aspirantes a la ayuda tienen que encontrarse en revistas clasificadas entre el primer cuartil de índice de impacto, es decir, dentro del 25 por ciento de las que tengan un mayor impacto.

También se exige disponer de un determinado número de investigadores garantes, que se definen como doctores en activo, cuyas publicaciones científicas tengan un impacto normalizado superior a 1,5 respecto al valor medio mundial y que hayan sido responsables de proyectos competitivos internacionales o del Plan Estatal.

Anteriores convocatorias 

En las convocatorias anteriores, correspondiente a los años 2017 y 2018 han resultado financiadas cuatro estructuras de investigación: un centro de excelencia y tres unidades de excelencia.

Así, en la modalidad ‘Centros de Excelencia’ obtuvo una ayuda de 2.100.000 euros la Fundación para la Investigación del Cáncer de la Universidad de Salamanca (FICUS) y, en la categoría ‘Unidades de Excelencia’, resultaron seleccionados el Instituto Universitario de Investigación en Procesos Sostenibles (IPS) de la Universidad de Valladolid y el Instituto de Biología Funcional y Genómica (IBFG) -centro mixto de investigación de titularidad compartida entre la Universidad de Salamanca y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)- y la Unidad de Producción Agrícola y Medioambiente de la Universidad de Salamanca, con una ayuda de 850.000 euros.

No hay comentarios

Dejar respuesta