Los casos de acoso y ciberacoso escolar se reducen

Aumentan las "disrupciones" y los reincidentes

FuenteEuropa Press
Foto: Europa Press

Los datos de Convivencia Escolar del curso 2017-18 refrendan que el clima general que hay en las aulas de Castilla y León es “adecuado” y las convierten en unas de las “más seguras del país”, después de que los casos de acoso y ciberacoso se hayan reducido, pese a que las “disrupciones” y los alumnos reincidentes crezcan, dos aspectos que “preocupan” a la Consejería de Educación y en la que ya están “trabajando”.

El consejero del área, Fernando Rey, ha incidido en que los procedimientos de mediación y de acuerdo reeducativo que llevan a cabo los centros en la Comunidad “mejoran” las situaciones de conviviencia escolar, si bien hay que seguir buscando el “objetivo 0”.

“No nos preocupa que las cifras descienda, nos interesa más que aflore la realidad”, ha reconocido, en declaraciones recogidas por Europa Press, durante la presentación del informe.

En este marco, ha reconocido que los casos “más graves” han descendido tanto en casos “invocados” como los “contrastados”, pero ha mostrado su “preocupación” en tres aspectos.

El primero de ellos es el de los reincidentes, que ha pasado del 0,85 por ciento del curso 2015/16 al 0,96 en el 2017/18. En este punto, ha avanzado que durante este curso se extenderán las prácticas “restaurativas” en las que están implicados alumnos conflictivos, familiares, docentes y el resto de alumnos de los nueve actuales a los 27.

También preocupan, ha continuado el consejero, “las disrupciones escolares”, es decir todas aquellas que tienen que ver con las incidencias en el desarrollo de las tareas académicas, las relaciones directas con el profesorado, conflictos entre el alumnado, faltas hacia el mobiliario, con aspectos físicos, de origen o cultura y de sexo o identidad sexual.

“Este tipo de faltas de respeto han crecido y preocupa porque cuanto más respeto hay en las aulas mayor es la calidad de la enseñanza que se imparte en ellas”, ha apuntado.

En total se han contabilizado 18.381 incidencias de este tipo por las 16.848 del curso anterior. Crecen las faltas hacia el profesorado, el conflicto entre los alumnos y el destrozo de materiales y robo, pero disminuyen, entre otras, las relacionadas con aspectos físicos (534), con el origen o la cultura del escolar (140) y con el sexo o identidad sexual del alumnado (55).

Por último, también ha mostrado su preocupación por los casos de ciberacoso de los que, hasta ahora, no se tenían “datos”, solo “percepciones”, ha aclarado.

Perfil 

La degradación de los datos por sexo permite confirmar la “prevalencia” de los alumnos con respecto a las alumnas en las incidencias, si bien las incidencias específicas relacionadas con el sexo o la identidad sexual, el informe señala que se ha incrementado la prevalencia de las mujeres, al pasar del 7,8 al 23,64 por ciento en este curso.

Al igual que con las incidencias generales, el acoso tiene un perfil masculino, excepto en el ciberacoso. Así, si en los casos de posible acoso, de cada diez alumnos con este tipo de conductas, seis son hombres, en el ciberacoso la tendencia se invierte con un 65 por ciento mujeres y un 35 hombres.

Además, es en Primero y Segundo de ESO donde se concentran cerca de la mitad (44 por ciento) de las situaciones de acoso y tres de cada cuatro de ciberacoso.

En cuanto a las actuaciones de corrección, los procedimientos de acuerdo reeducativo y de mediación llevados a cabo por los centros se han consolidado, mientras que se han dervidado dos casos a Castilla y León desde el teléfono antiacoso puesto en marcha por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD), frente a los 16 del pasado curso.

No hay comentarios