Rey destaca el papel “ejemplar” de los profesores honoríficos

Colaboradores en el sistema educativo de Castilla y León, con un "gran potencial humano, pedagógico e innovador"

Fernando Rey, consejero de Educación

El consejero de Educación, Fernando Rey, ha destacado este miércoles el papel “ejemplar” de los profesores honorífico colaboradores en el sistema educativo de Castilla y León, cuyo “gran potencial humano, pedagógico e innovador” ha resaltado.

Rey ha presidido una reunión con los 25 profesores honoríficos colaboradores de los centros educativos de Castilla y León este curso escolar, una figura que se inició en el curso 2017-2018 con el objetivo de que aquellos docentes jubilados que poseen una larga y demostrada trayectoria profesional y, que voluntariamente así lo desean, sigan contribuyendo al sistema educativo a través de su participación en actuaciones relacionadas con la formación del profesorado.

En representación de los 25 profesores honoríficos colaboradores han expuesto sus experiencias Emilio Serrano (Burgos), Miguel Pozo (Salamanca), Gonzalo Gil (Segovia) y Evangelina Álvarez de Eulate (Valladolid).

Emilio Serrano, quien desarrolló su tarea como profesor de Biología en el IES ‘Cardenal López de Mendoza’ de Burgos, tiene una colaboración concreta centrada en la gestión y aprovechamiento didáctico del Museo de Historia Natural del instituto.

Por su parte, Miguel Polo, que fue profesor de Geografía e Historia en la provincia de Salamanca, mantiene una colaboración de carácter abierto y versa sobre las líneas de innovación e investigación, inclusión educativa así como en el desarrollo curricular para centros educativos de Salamanca.

Gonzalo Gil, quien ejerció su labor docente como profesor de Informática en el IES ‘María Moliner’ de Segovia, colabora de forma concreta en la gestión, colaboración, diseño y preparación de proyectos europeos para centros educativos de la provincia de Segovia.

Finalmente, Evangelina Álvarez de Eulate, quien desarrolló su tarea como directora y profesora de francés en la provincia de Valladolid, mantiene una colaboración de carácter abierto y se centra en las líneas de innovación e investigación, inclusión educativa, así como en los procesos de internacionalización.

Oportunidad 

Todos ellos han puesto el énfasis en “la oportunidad que se les brinda” ahora como profesores honoríficos de poder colaborar con su experiencia con otros compañeros en labores de formación de docentes, así como en líneas de investigación como docentes expertos.

El sistema educativo de Castilla y León cuenta en estos momentos con 25 profesores honoríficos colaboradores, de los cuáles, 16 continúan los proyectos que iniciaron en el curso 2017-2018 y nueve se han incorporado este curso 2018-2019.

Tras una primera convocatoria en la que participaron 21 profesores, en mayo de este año se realizó la segunda convocatoria, a la que se acogieron nueve profesores más. De este modo, pueden participar en esta iniciativa los docentes que se hayan jubilado como funcionarios de carrera, que hayan prestado servicios en centros docentes públicos no universitarios de Castilla y León y no hayan cumplido la edad de 70 años antes de la finalización del plazo de presentación de solicitudes. También figura como requisito que hayan pertenecido a los cuerpos docentes no universitarios durante un periodo mínimo de 25 años.

La actividad docente del profesor honorífico colaborador tiene carácter excepcional y solo podrá realizarla acompañado de un profesor titular, lo que no obsta a que pueda colaborar en tareas preparatorias o complementarias a aquella actividad docente, siempre que se corresponda con el desarrollo de actuaciones de formación permanente en el propio centro o aula.

Los profesores honoríficos podrán participar de forma abierta, en la que el docente jubilado solicita su nombramiento como profesor honorífico colaborador de forma general, en una o varias de las siguientes líneas prioritarias: innovación e investigación educativa, inclusión educativa y cambio metodológico, desarrollo de la competencia digital e integración didáctica de las TIC, promoción de los procesos de internacionalización y desarrollo de la competencia lingüística y didáctica en lenguas extranjeras, fomento de la convivencia y valores de una vida saludable, y desarrollo científico en las diferentes áreas curriculares, ofreciendo su colaboración como docente experto. En este caso, podrá solicitar hasta un máximo de tres líneas prioritarias y tres provincias donde ofrecer su colaboración.

También pueden participar de manera concreta. El docente jubilado solicita su nombramiento como profesor honorífico colaborador, mediante la presentación de un proyecto de colaboración elaborado por él, para desarrollarlo en un centro docente concreto. El proyecto deberá estar preferentemente relacionado con materias o programas de inclusión educativa, de innovación o investigación educativa. Además, un mismo docente jubilado podrá solicitar su participación y ser nombrado como profesor honorífico colaborador en ambas vías de colaboración.

El nombramiento como profesor honorífico colaborador tiene vigencia para un curso académico, y previa solicitud del interesado, se podrá prorrogar durante los siguientes cursos, hasta un máximo de tres.

No hay comentarios