COAG pide aprobar el Plan de Caza para controlar las especies «dañinas»

También reclama que se cumplan los cupos del lobo

CAZA C-LM-./ Europa Press

La organización agraria COAG ha pedido agilizar «al máximo» el desarrollo y aprobación del Plan General de Caza para poder retomar la actividad cinegética como media para controlar y reducir la superpoblación de especies «dañinas» para la agricultura y la ganadería.

COAG, en un comunicado recogido por Europa Press, ha realizado esta petición a la Junta en el transcurso de la reunión de la Comisión de Caza de Castilla y León, donde también ha reclamado que se cumplan los cupos del lobo.

La organización ha recordado que hay especies cinegéticas que provocan «enormes» daños en las explotaciones agrícolas y ganaderas de la Comunidad y la caza es una herramienta «fundamental» -aunque no la única- para efectuar este control poblacional, «imprescindible para que exista equilibrio entre fauna silvestre y actividad agraria y ganadera».

A este respecto, ha recordado que tras la aprobación de la Ley 9/2019, de 28 de marzo, que modifica la Ley 4/1996 de Caza de Castilla y León, «es necesario agilizar al máximo el desarrollo y aprobación del Plan General de Caza para que cuanto antes se retome la actividad cinegética».

En este sentido, ha incidido particularmente en la necesidad de cumplir en su totalidad los cupos de lobo, así como en la reducción de las superpoblaciones de jabalíes, ciervos, corzo y conejo, especies cinegéticas más importantes en cuanto a daños a la ganadería y la agricultura se refiere.

«Y allí donde no se llegue mediante la caza, que sea la propia administración medioambiental la responsable de efectuar estos controles poblacionales», ha añadido.

Criterio «dispar» en el lobo

Respecto al caso concreto del lobo, teniendo en cuenta la existencia de normativa europea como la Directiva 92/43/CEE de la Comisión, COAG ha cuestionado en la Comisión de Caza el «dispar criterio proteccionista» que se aplica a la especie según el estado miembro del que se trate.

Así, mientras en Castilla y León, donde se estima que hay unos 1.900 lobos, se permitía un control poblacional -ahora suspendido cautelarmente por el Tribunal Superior de Justicia- de hasta 143 ejemplares (el 7,5 por ciento), en Francia, con un censo de 500 lobos (que era el número que esperaban alcanzar en 2023 pero al que han llegado ya en este 2019), se incrementa el porcentaje de ejemplares a abatir desde el 10 hasta el 17 por ciento (85 ejemplares).

Según la organización agraria, si los cupos anteriores se cumplieran en su totalidad, y sin contar con la tasa de reproducción, en Castilla y León, con una superficie de 90.000 kilómetros cuadrados, tras el control poblacional quedarían 1.757 lobos. Sin embargo, en Francia, cuya población lobera se concentra en una superficie de 70.000 kilómetros cuadrados en los departamentos Auvernia-Ródano-Alpes, tras los controles quedarían 385 lobos.

«Una de dos: o los franceses son unos irresponsables que no saben lo que hacen, o en Castilla y León hay margen de sobra para aplicar medidas de control de la especie superiores a las seguidas hasta ahora sin poner en peligro su supervivencia», ha asegurado.

No hay comentarios