El vuelo en declive de la cigüeña negra

España dispone de 346 parejas, según SEO/BirdLife, tras un importante descenso. Las provincias de Salamanca, Zamora, Ávila y Segovia son unos de sus principales refugios

FuenteEuropa Press
Foto: Michael Ortenberg para SEO/BirdLife

España cuenta con 346 parejas de cigüeña negra y otras 40 parejas potenciales en todo el territorio, según datos del último censo de SEO/BirdLife, que alerta del declive importante de la especie que se enfrenta a un futuro incierto.

En concreto, casi la mitad de la población, el 49,74 por ciento habita en Extremadura, seguida por el 26,55 por ciento en Andalucía, según datos de la ONG, que añade que cerca del 60 por ciento de los puntos de nidificación están dentro de la red de Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA). La especie está declarada como vulnerable.

Al contrario que la cigüeña blanca, la negra no nidifica en zonas próximas al hombre sino en lugares recónditos de las sierras y bosques del cuadrante suroccidental de la península Ibérica, sobre rocas o en grandes árboles. Inverna en Doñana y su entorno, en determinados embalses de Extremadura y en el valle del río Tiétar cada vez en mayor número por lo que esta especie también es una buena indicadora de los efectos que el cambio climático ejerce sobre la avifauna.

Los primeros censos de la especie comenzaron a realizarse en 1987 en varias comunidades autónomas. De acuerdo con los datos del último censo, en la actualidad hay 346 parejas de cigüeña negra y 40 probables (o lo que es lo mismo, que la población de cigüeña negra en 2017 en España está formada por 386 territorios).

La ONG ha coordinado el estudio ‘La cigüeña negra en España: Población reproductora en 2017 y método de censo’ que refleja un “aparente ascenso” de la población de forma general, que puede deberse a la mejora de la cobertura de este censo respecto a los anteriores.

Sin embargo, en todas las provincias periféricas donde se distribuye la especie se observa un declive de sus poblaciones, lo que supone “el primer síntoma de alarma” sobre un potencial declive de la especie.

Además, el estudio concluye que los parámetros reproductores de la especie tienen un declive considerable a escala estatal, lo que también alarma de posibles estancamientos o declives del número de cigüeñas negras que tendremos en los próximos años en nuestros campos.

La distribución de la especie se limita al cuadrante suroccidental de la península Ibérica y se reparte por cinco comunidades autónomas (Andalucía, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid) y 13 provincias (Ávila, Badajoz, Cáceres, Ciudad Real, Córdoba, Huelva, Jaén, Madrid, Salamanca, Segovia, Sevilla, Toledo y Zamora).

Extremadura y, en concreto, Cáceres, con 172 territorios, acumula el 49,74 por ciento de la población, seguida por Andalucía, con 94 territorios ocupados, que suman otro 26,55 por ciento de la población. Entre las dos acumulan el 76 por ciento del total de ejemplares.

Por provincias, Cáceres acumula casi el 33 por ciento del total nacional, seguida por Badajoz, con un 17 por ciento. Con porcentajes próximos o inferiores al 10 por ciento están Sevilla, Huelva, Salamanca y Ciudad Real, y por debajo del 5 por ciento del total estatal es Toledo, Córdoba, Jaén, Zamora, Madrid y Ávila. En Segovia había un territorio ocupado hasta hace pocos años y actualmente en este punto hay observaciones de ejemplares que hacen pensar en una pareja probable en la provincia.

El coordinador del área de ciencia ciudadana de SEO/BirdLife y autor de la citada publicación, Juan Carlos del Moral, advierte de que en todo el perímetro del área de distribución el “declive de la especie es importante” y los parámetros reproductores de toda la población están disminuyendo “alarmantemente” lo que puede indicar un inicio de declive poblacional importante en el futuro.

No hay comentarios