Asaja alerta a Bruselas de la expansión del lobo

Pide que no permita que "acorrale y expulse a los ganaderos".

Lobo en Cabárceno.

Los representantes de Asaja en Castilla y León han hecho un llamamiento a los responsables de Medio Ambiente de la Unión Europea que se reúnen este martes en Bruselas con el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, que no permitan que la “expansión incontrolada del lobo” en esta Comunidad “acorrale y expulse a los ganaderos de los pueblos en los que siempre han vivido”.

A través de un comunicado de prensa recogido por Europa Press, la OPA ha lamentado que en Bruselas se celebre como positivo el crecimiento de los censos de lobos en Castilla y León sin tener en cuenta los problemas que sufren los ganaderos, “ya que el depredador cada vez amplía más su presencia más allá de las zonas loberas, e irrumpe en áreas de ganadería de extensivo tradicional, haciendo imposible el manejo y dejando a la poca población que vive en esos pueblos sin su medio de vida”.

Desde Asaja han recordado que los ganaderos son los primeros que tratan de tomar precauciones y medidas preventivas en la medida de lo posible, lo que no impide, han insistido, que cada año se produzcan cerca de 2.000 ataques a la ganadería, “muchos de ellos ni siquiera denunciados por el hartazgo de los ganaderos y las complicaciones para recibir compensaciones”.

Por este motivo, desde Asaja han insistido en la necesidad de frenar la proliferación de manadas por lo que han pedido a los responsables comunitarios que haya una mayor flexibilidad para adoptar medidas de control por parte de la Administración regional.

Asaja ha abogado en concreto por revisar y actualizar los baremos de indemnización por especie ganadera ya que en la actualidad no compensan las pérdidas que sufren las explotaciones. Según sus datos, hay alrededor de 300 expedientes de ataques comprendidos entre finales de 2015 y mayo de 2016 que aún no se han abonado y que suponen alrededor de 200.000 euros pendientes de indemnización.

Por todo ello, Asaja ha deseado un entendimiento entre las administraciones europea y autonómica que se traduzca en una estrategia sobre el lobo que atienda a las demandas de las familias rurales y ganaderas. “Bruselas tiene que reconocer el papel ecológico de la ganadería de extensivo, práctica que contribuye a la limpieza y equilibrio sostenible del medio natural”, ha sentenciado desde la OPA.

No hay comentarios

Dejar respuesta