Flor de navajas en el debate del estado de la región

CARTAS A MARIO

FuenteCarlos Velasco / director de Noticiascyl
loading...

¡Uf, vaya tropa, vaya pleno de las Cortes de Castilla y León ayer, Mario, amigo! Es como si ‘hunos’ y ‘hotros’ llevaran ocultas entre las fajas navajas cachicuernas para rebanarse las yugulares.

El debate del estado de la región nos recordó la definición que Alberto Lista dio del cerebro de su discípulo José de Espronceda: “Es una gran plaza de toros, inmensa, pero con mucha canalla dentro”.

La literatura y el cine se convirtieron de pronto en arietes contra el adversario. El portavoz de Podemos, Pablo Fernández, regó su intervención de citas literarias envenenadas (Huxley, Benedetti) y, como acostumbra, recurrió al cine para retratar a un Herrera “desorientado, desnortado y convertido en un zombi político”. Y el ejemplo que eligió fue la película El Hundimiento, del director Oliver Hirschbiegel, que relata los días finales del régimen nazi y el ocaso de Adolfo Hitler. Una comparación excesiva, sin duda, pero que reflejaba bien el clima agrio y desmesurado del pleno.

Luego, el portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, remató la faena aderezando el debate con el famoso microrrelato del dinosaurio, de escritor hondureño Augusto Monterroso, considerado el cuento más breve del mundo: “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Herrera lo escuchaba intrigado y algo estupefacto, maliciando que el dinosaurio era él mismo. Pero no, Fuentes parecía referirse más bien a la cruda realidad en la que, a su juicio, sigue nuestra comunidad autónoma cada vez que el presidente de la Junta despierta de sus sueños de “triunfalismo” y “complacencia”.

Una estupidez, según Monterroso, sorprendido por el éxito de su creación inopinada. Explicaba que nunca pretendió escribir un microrrelato. Solía acudir todas las tardes a tomarse una copa a un bar próximo a su casa. Apodaban al camarero el Dinosaurio, vaya usted a saber por qué. Una noche, el escritor se quedó dormido con la cabeza apoyada en la barra. Durmió durante unos pocos minutos, y cuando despertó, el Dinosaurio todavía seguía allí, igual que la realidad tozuda que, según Fuentes, atenaza a Herrera, ay. Conque, ¿quién dormía y quién era el Dinosaurio?

En otro pasaje valleinclanesco, el portavoz de Podemos criticó que el PP y la Junta destinen 1.800 millones de euros a la enseñanza concertada en los próximos seis años “mientras hay niños y niñas que cursan en la escuela pública y tienen que dar clases en barracones”. Se refería sin citarlo al caso de Villaquilambre, donde ha habido que habilitar aulas prefabricadas.

El alcalde de Villaquilambre, Manuel García, procurador del PP en las Cortes, molesto con la alusión, profirió un improperio contra Fernández, lo que le acarreó una severa reprimenda por parte de la presidenta de la cámara, Silvia Clemente, compañera de partido, quien amenazó con expulsarlo del hemiciclo.

García exhibió un principio de arrebato, pero se contuvo a instancias de los procuradores que estaban a su lado, en particular del alcalde de Guardo, Juan Jesús Blanco, quien lo invitó a salir del hemiciclo para que tomara aire y se tranquilizara. El hecho evidencia, sin duda, las tensiones internas que aún se viven en el seno del PP tras el último congreso regional.

Un debate del estado de la región extraño, enconado, con olor a hule y cloroformo. Con la legislatura en su ecuador, las aguas pandas de los inicios parecen bajar ahora en torrentera, como acontece en los momentos crepusculares, en los fines de etapa.

Son muchas las diferencias con respecto a otros debates similares. En primer lugar, con un Juan Vicente Herrera en retirada, compartiendo la bicefalia del poder con el nuevo presidente regional del partido, Alfonso Fernández Mañueco, y asendereado por los numerosos casos de corrupción que en estos momentos investiga la Justicia.

Herrera fue especialmente cruel con el portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, a quien trató de ridiculizar durante todo el debate, lanzándole dogales dialécticos como “tahúr del Tormes” o “político viejo” por su “gran bagaje de compromiso con Castilla y León”. Hablaba con ironía, claro, pues antes de integrarse en Ciudadanos, Luis Fuentes fue candidato en Salamanca de Unión del Pueblo Salmantino, una pequeña formación política, próxima a Unión del Pueblo Leonés, que abogaba por la separación del Reino de León de Castilla.

En reiteradas ocasiones Herrera preguntó a Fuentes si tenía formación jurídica o si sabía de ingeniería o de estadística, sabedor de que antes de dedicarse a la política, el portavoz de Ciudadanos tenía como ocupación la comercialización de muebles. En fin.

Fuentes explicó que el lema de Ciudadanos está siendo el de “política útil”, es decir, apoyo al gobierno de Herrera para mantener la estabilidad institucional, pero espoleándolo al mismo tiempo para que acometa las reformas a que se comprometió en su acuerdo de gobierno hace dos años. Acuerdo que, según Fuentes, se ha cumplido en unos casos, pero no en otros muchos. Una situación complicada para Ciudadanos, sin duda, pues su potencial votante deberá entender esta postura responsable en vez de un apoyo baldío al PP sin obtener nada sustancial a cambio.

Otro factor que hacía diferente este pleno era el resurgir de Luis Tudanca, el portavoz del Grupo Socialista, a raíz del triunfo de Pedro Sánchez. Tudanca parecía muerto hace unas semanas, pero en realidad estaba de parranda. En breve concurrirá de nuevo al puesto de secretario regional del partido y presumiblemente sin que nadie se le ponga enfrente.

En materia parlamentaria, Tudanca sigue en esa pose radical del ‘no es no’ de su correligionario Pedro Sánchez. Tudanca no ve nada positivo en el PP y no espera que nada bueno llegue desde su bancada. Es lo que le reprochó Herrera, su reiterada visión negra de Castilla y León, como el Goya de las pesadillas de la guerra.

Y esa fue precisamente la pintura de Tudanca: una comunidad en blanco y negro, regada de cadáveres de toda índole (jóvenes, parados, mujeres discriminadas, enfermos, etc.), sin perspectivas por culpa del PP y salpimentada de casos de corrupción en su vida pública, lo que él denominó como “Sicilia y León”.

Finalmente, sometidos a la tiranía de los números, llegó el turno de los portavoces de IU, José Sarrión, y UPL, Luis Mariano Santos Reyero, uno y uno. Un turno ya a última hora, con el salón de plenos de la cámara sin apenas público y con los focos de los medios de comunicación prácticamente apagados. Pobres.

La sesión proseguirá hoy con el debate de propuestas de resolución. Unas propuestas, que según nos dicen, están confeccionadas ya casi con plantilla a base de las presentadas en años anteriores. O sea, la robótica aplicada a lo parlamentario. Conque, ya veremos si el año que viene Herrera seguirá siendo el encargado de lidiar al morlaco, Alfonso, ay.

No hay comentarios

Dejar respuesta