El error de Mañueco fue no dar la cara cuanto antes

CARTAS A MARIO

FuenteCarlos Velasco / director de Noticiascyl
loading...

Una vez aupado a la presidencia del PP de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco se ha convertido en pieza cinegética mayor. Se le dispara desde la oposición política provincial y regional, y le empieza a llegar alguna descarga desde la andana de la política nacional.

Algunos malician incluso que la filtración de la conversación de Ignacio González, dentro de las escuchas de la Guardia Civil en la Operación Lezo, en la que el expresidente de la Comunidad de Madrid, hoy encarcelado, alude a sus buenas relaciones con Fernández Mañueco y a la presunta promesa de que el Ayuntamiento de Salamanca adjudicará a la empresa de su esposa la gestión de cuatro guarderías municipales, se trata sobre todo de “fuego amigo”.

Es decir, que la cinta podría haber llegado a la redacción de El Español de la mano de algún correligionario del propio PP, con el ánimo, se supone, de dinamitar la aspiración de Mañueco de ser el candidato del PP a la presidencia de la Junta de Castilla y León en 2019.

Al margen de estas especulaciones, lo cierto es que la conversación de Ignacio González existió y que en ella se cita a Mañueco con gran familiaridad y se sugiere un trato de favor en el futuro contrato de las guarderías municipales.

Cosa distinta es el fondo, o sea, que las cosas ocurrieran como afirma Ignacio González, algo que niega el alcalde salmantino, quien, como cualquier otro ciudadano, tiene derecho a la presunción de inocencia mientras no se demuestre lo contrario.

Conque, todos los grupos de la oposición municipal dejaron claro en el pleno extraordinario celebrado esta tarde en el Ayuntamiento de Salamanca que lo que se dirimía era el alcance político y no un asunto judicial.

Tal vez el error de Fernández Mañueco y sus asesores ha estado en la manera de gestionar dicho asunto. En vez de comparecer por voluntad propia ante los medios de comunicación o en un pleno para dar todas las explicaciones que se le pidieran sobre las manifestaciones de Ignacio González, se limitó a hacer público un escueto comunicado leído previamente en su nombre por el portavoz del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento salmantino, Fernando Rodríguez.

Así las cosas, a Ciudadanos, sostenedor del PP en el gobierno municipal, no le quedó otra opción que exigir la comparecencia pública del alcalde, bien por iniciativa propia, como así ha sucedido finalmente, “para satisfacer la petición de Ciudadanos”, bien obligado por la oposición en bloque, que cuenta con mayoría en el consistorio.

El pleno extraordinario celebrado esta tarde, coincidiendo con la retirada del medallón de Franco en la Plaza Mayor, se sustanció en poco más de una hora. Abrió la sesión el propio Fernández Mañueco, quien leyó un escrito en el que reafirmó su conducta intachable en los más de veinte años que lleva en la vida pública. Dijo conocer a los hermanos González por sus funciones públicas, pero no a la esposa del expresidente de la Comunidad de Madrid. Negó también cualquier irregularidad o trato de favor en el contrato para la adjudicación de la gestión de las guarderías municipales y concluyó subrayando que él puede responder de lo que hace y dice, “pero no de lo que otros dicen o hacen”.

Tras la intervención del alcalde, llegó el turno de los portavoces municipales. La primera en abrir fuego fue la portavoz de Ganemos Salamanca, Virginia Carrera, quien, con gran vehemencia oratoria, puso de relieve, entre otros aspectos, la confianza con que Ignacio González se refiere en su conversación a Alfonso Fernández Mañueco, al que llama por su nombre de pila, y la cercanía en la relación que el alcalde ha mantenido con la dueña de la empresa ‘Mis Pollitos’, que era socia de la esposa de González.

Aludió también a los numerosos casos de corrupción en los que está envuelto el PP, así como a que el nombre del alcalde aparezca en los buscadores de Internet “diez o más veces” relacionado con casos o situaciones de “legalidad cuestionable”.

Concluyó su intervención formulando tres preguntas: ¿Cuántas reuniones ha tenido el alcalde con Ignacio González y con su esposa y si les prometió algo? ¿Por qué sabía Ignacio González que iba a salir a concurso la gestión de las guarderías si ni siquiera lo sabían los grupos de la oposición? Y, ¿por qué se cambiaron los pliegos del sistema de adjudicación? “Si no responde, los grupos de la oposición nos veremos obligados a tomar las riendas”, amenazó.

El portavoz de Ciudadanos, Alejandro González, tuvo una intervención mesurada, pero contundente. Comenzó subrayando que “no estamos ante un tribunal, no somos jueces y no dictaremos sentencia” y a continuación formuló 18 preguntas al alcalde sobre sus relaciones con Ignacio González y el presunto trato de favor en el contrato de las guarderías municipales.

En realidad, la mayor parte de sus preguntas quedaron sin respuesta, de ahí que en el segundo turno González expresara su insatisfacción por los resultados del pleno: “No nos vamos contentos con este pleno -señaló-. No se han dado cuentas y se ha preferido convertir esto en un circo romano”.

Manifestó que su grupo analizará lo sucedido y obrará en consecuencia. Teniendo en cuenta que el PP necesita a los cuatro concejales de Ciudadanos para seguir en el gobierno, la decisión que pueda adoptar la formación naranja puede acarrear secuelas de gran calado en el Ayuntamiento salmantino.

El portavoz del Grupo Socialista, José Luis Mateos, en una intervención que trató igualmente de ceñirse a lo político, se preguntó por qué el alcalde no eligió desde el primer momento la vía de la comparecencia pública y por qué ha tratado de rehuir a los medios de comunicación en la última semana. Le reprochó además que hubiera planteado el pleno como un mero trámite, cuando en realidad él debería ser el más interesado en aclarar cuanto antes el asunto.

Consideró “indignante” la familiaridad con que Ignacio González hablaba sobre la adjudicación de las guarderías municipales y se preguntó también cómo era posible que el expresidente de la Comunidad de Madrid estuviera tan informado del estado de unos trámites que todavía no eran públicos. Tras recordar el rosario de casos de corrupción que salpican al PP nacional y regional, Mateos preguntó al alcalde si alguien hoy “pondría la mano por usted o si usted la pondría por otros miembros de su partido”.

Cerró el turno de intervenciones el portavoz del PP, Fernando Rodríguez, quien acusó a los grupos de la oposición de querer montar un circo público, de convertir el pleno en “un plató de televisión”, cuando, según él, el alcalde ha dicho todo lo que podía decir: que no se ha reunido con Ignacio González ni ha intervenido en ninguna negociación para que las guarderías municipales llegaran a adjudicarse a una determinada empresa.

Rodríguez calificó las afirmaciones de Ignacio González de “chismes” sin ningún valor judicial y mostró su perplejidad por el hecho de que se pida a alguien que demuestre su inocencia, cuando lo que deben hacer los que acusan es demostrar su culpabilidad. “Menos mal que la empresa a la que se alude no ha sido adjudicataria de ninguno de los concursos. Y bien podía haberlo sido, igual que lo ha sido en otros lugares con gobiernos de otro signo. Aquí no se ha venido a escuchar explicaciones, qué más explicaciones que las dadas, solo se buscaba el linchamiento y convertir este salón de plenos en un plató de televisión”, remató.

Por lo que pudo apreciarse en el pleno extraordinario, lejos de quedar zanjado, este polémico asunto seguirá coleando en la vida política municipal salmantina. Habrá que esperar para conocer el alcance definitivo que puede tener en la gobernabilidad del Ayuntamiento capitalino, donde el PP gobierna con una mayoría simple de 12 concejales frente a los 15 que suman los tres grupos de la oposición.

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta