Rechazada la Ley de Diversidad Sexual para no duplicar el trabajo parlamentario

FECyLGTB+ califica la noticia como “nefasta” porque PP, Cs y Vox van a promover una ley recortada en derechos

FuenteEuropa Press
Hemiciclo de las Cortes de Castilla y León./ Cortes
loading...

La portavoz del Grupo Ciudadanos, Ana Carlota Amigo, y la procuradora del PP María del Carmen Sánchez Bellota han coincidido al rechazar la tramitación de la proposición de ley de igualdad social de la diversidad sexual y de género defendido este miércoles por el Grupo Socialista y por parte del Grupo Mixto – el procurador de Vox también ha votado en contra– por considerar que es «redundante» respecto al proyecto de ley que prepara la Junta de Castilla y León y en el que han constatado un grado de coincidencia del 80 por ciento respecto al impulsado por la oposición de la mano de la Federación Regional LGTBI.

Tras rechazar la «duplicación innecesaria» e «inútil» del trabajo parlamentario, tanto Amigo como Sánchez Bellota han apelado al acuerdo de gobierno suscrito entre PP y Ciudadanos para garantizar que Castilla y León contará esta legislatura con una Ley LGTBI «avanzada y de consenso», alejada del populismo y de la demagogia que han achacado en concreto a PSOE y a Podemos-Equo, y «con todas las garantías jurídicas que merece el tema, sin vulnerar derechos y para todos».

La portavoz del Grupo Ciudadanos no ha dudado al reconocer que Castilla y León «llega tarde» en esta legislación y se ha comprometido a trabajar para que el texto que salga del Parlamento regional en este mandato sea «la mejor ley que haya en una comunidad autónoma española», para añadir que será «sin sectarismos». En este sentido, la procuradora del PP ha rechazado lecciones de los partidos de izquierdas a los que ha recordado que comunidades donde gobiernan, como Castilla-La Mancha, Asturias o La Rioja, tampoco han aprobado a día de hoy una ley en esta materia.

«Queremos trasladar tranquilidad y confianza a los castellanoleoneses que han trabajado en esta ley, no caerá en saco roto aunque algunos han intentado frenarla. Ni 17.000 ni 20.000 ni 30.000 firmas van a parar una ley que asegure la igualdad de trato y los derechos de diversidad sexual en Castilla y León», ha aseverado en referencia expresa a unas declaraciones en el mismo sentido del vicepresidente y portavoz de la Junta, Francisco Igea, de Ciudadanos.

La anécdota de la votación de la toma en consideración de esta proposición de ley ha sido protagonizada por la procuradora del PP María Ángeles García Herrero que ha votado a favor, en sintonía con los grupos en la oposición, si bien el error no ha tenido consecuencias y se ha impuesto el rechazo de PP, Ciudadanos y Vox.

Por su parte, tanto la viceportavoz del Grupo Socialista, Virginia Barcones, como la procuradora de Podemos-Equo, Laura Domínguez, han coincidido al defender que la proposición de ley de igualdad social de la diversidad sexual y de género impulsada por los colectivos LGTBI era «el mejor punto de partida» sobre el que trabajar después para mejorar el texto final.

Barcones ha acusado al PP de haber devuelto «a la casilla de salida» este texto que se intentó tramitar en la anterior legislatura, entonces con el apoyo de Ciudadanos, y ha sido tajante al advertir al equipo de gobierno conjunto que ya no engañan a nadie ya que han sido los primeros en reunirse con los colectivos que abogan por el denominado pin parental a los que otras comunidades «han cerrado la puerta».

«Es lo único en lo que vais a ser los primeros», ha ironizado Barcones que ha apelado «al último acto de coherencia» de Ciudadanos «antes de la desaparición final» para que no dejasen «tirados» a los colectivos LGTBI y permitiesen la tramitación de su proposición de ley.

«Que todo el mundo se retrate, no estamos dispuestos a que los sillones modifiquen los derechos de las personas de Castilla y León», ha advertido por su parte Laura Domínguez en referencia al apoyo de Ciudadanos a esta iniciativa en la anterior legislatura que rechaza ahora tras el acuerdo de Gobierno con el PP al que ha acusado de reunirse a su vez con «otros grupúsculos que no tienen que opinar aquí», con una alusión concreta a Hazte oír.

Domínguez ha ironizado sobre las «excusas» del informe emitido por la Junta de Castilla y León en contra de la tramitación de la proposición de ley, la ausencia de una memoria presupuestaria que estime el coste de las medidas y de las modificaciones de la estructura orgánica y la duplicidad parlamentaria, y ha advertido de que la sociedad tiene en frente «el ruido de la extrema derecha», en referencia a los gritos de «a por ellos» que se escucharon en la sede nacional de Vox el domingo 10 de noviembre.

«Este país es diverso y plural, es mejor que ellos, frente a su odio en la sociedad cabemos todos», ha defendido Laura Domínguez.

Reacción de la FECyLGTB+ al bloqueo de la Ley 

La Federación Castellana y Leonesa de Lesbianas, Gays, Transexuales, Bisexuales y más (FECyLGTB+) ha valorado el bloqueo de la Ley de Igualdad de la Diversidad Sexual en las Cortes de Castilla y León por parte de PP, Ciudadanos y Vox como «una noticia nefasta que apunta a que estos tres partidos van a promover una ley recortada en derechos».

Para FECyLGTB+, el bloqueo de la Ley de Igualdad Social de la Diversidad Sexual solo se puede entender como un intento de «colgarse medallas políticas que no merecen ni PP ni Ciudadanos, presentando una ley propia con recortes para silenciar la Ley de los colectivos LGTB+ de la Comunidad» o un «interés ideológico del Partido Popular y Vox, con la aquiescencia de Ciudadanos, que pretenden recortar aspectos claves de los derechos LGTB+ en Castilla y León».

Todos ellos, recortes que ya aparecen en el borrador que ha propuesto la Junta de Castilla y León y que se negociaron en la anterior legislatura con grupos contrarios a la igualdad del colectivo LGTB+ como el Foro de la Familia.

Según el presidente de FECyLGTB+, Ignacio Paredero, «tras cuatro años de trabajo, lucha y esfuerzos, hoy vemos como Ciudadanos se pliega a la estrategia del PP y bloquea nuestra Ley. En el mejor de los casos, esto es una maniobra partidista para ponerse medallas que no les corresponden, negando la lucha de los colectivos. En el peor, es un intento de recortar derechos claves para el colectivo que el PP nunca ha querido garantizar. Mucho nos tememos que, en el fondo, nos vamos a encontrar con ambas cosas».

Por su parte, la presidenta de Lesgávila, Amanda Azañon, ha indicado que uno de los aspectos fundamentales de la Ley es garantizar sus derechos, los derechos trans, la atención sanitaria integral, la despatologización, la libre autodeterminación de género y los derechos de los menores transexuales. «Todo eso está garantizado en nuestra ley, pero en el borrador de la Junta no. Mucho nos tememos que el bloqueo de hoy tiene que ver con esto», ha lamentado.

No hay comentarios

Dejar respuesta