El adiós siempre es doloroso. Prefiero un ¡hasta pronto!

Entre primos anda el juego de política y toros

FuenteLuis Falcão | @luischiado

Último pleno de IX Legislatura de las Cortes de Castilla y León y que, a pesar de suponer el cierre del hemiciclo hasta mediado de junio -las urnas mediante- también tuvo su carga ideológica, y, como apuntó el propio Grupo Popular en boca de su procurador zamorano Emilio José Cabadas Cifuentes, algunas proposiciones de ley “contrareloj” tras 32 años de Gobierno popular.  A pesar del gesto de cierto aprehensión por esta expresión de la ex consejera de Familia, Alicia García, quien, junto a Mila Marcos, la ex portavoz y ex de Agricultura, hoy ausente, situada al final de la bancada. Cerquita cerquita de Podemos, ay! Ambas, como conocemos, amparadas por Juan Vicente Herrera, muy relajado toda la jornada, está de salida, colocándolas cabezas de lista al Congreso por Ávila y Palencia, respectivamente y, de esta forma, buscarla airosa salida, por lo que pueda acontecer. Ya sabemos que Herrera es el más convincente ‘casadista’ aunque lo diga con sordina o a la ‘chita callando’.

Tuvo su carga política en cuanto a las diversas formas de entender la gestión pública y, también, en las miras al devenir que se espera tras el 26 de mayo. Fecha de las elecciones autonómicas y que, en esta ocasión como nunca antes había ocurrido desde aquellos años del Gobierno regional del socialista Demetrio Madrid, que presidió el primer ejecutivo allá por el 25 de mayo de 1983. Cuánto ha llovido hasta llegar a estos tiempos de Alfonso Fernández Mañueco, Luis Tudanda, Pablo Fernández y Paco Igea.

Jornada de caza. Caza y mucha es la que se ha producido en la cofección de listas donde los respectivos líderes y fuerzas políticas -dentro de las mismas fuerzas- para retirar de los campos públicos a los que no se sienten afines al líder. Se cuenta que pueden haber un cambio de más del 70 por ciento de las caras. Todo un récord, si se produce, que no ha tenido parangón en el reciente pasado político regional. Es que serán muchos los que se presenten y no sean elegidos, muchos los que dejen el hemiciclo y muchos otros los que tomen su asiento. Como la socialista Rosa Rubio, que ocupa el número dos de la lista del PSOE por Salamanca, que acudió al pleno por la tarde para vivir en primera persona desde las tribunas, lo que ya vivirá -a no ser un terremoto, nada probable- desde junio.

Convites, brindis, besos y nostalgias

Entrados ya en el ecuador del maratoniano pleno, a eso del mediodía en la cafetería, el presidente saliente Herrera seguía con su comida de pie en la barra junto al sexteto de rigor –Pilar del Olmo, Carlos Fernández Carriedo, Pepa García Cirac, Antonio María Sáez Aguado y Antonio Silván-. Pues bien, de estos seis comensales, cinco, sí ¡cinco! no repiten. Se salvará, en todo caso, el consejero de Empleo y Familia, Fernández Carriedo, si el dedo de Fernández Mañueco no lo impide, tras ser considerado como hombre de ‘Valladolid’. Eso sí, es el hombre fuerte del PP de Palencia, aunque la presidenta sea Ángeles Armisén. No es el caso de Javier Iglesias, que sí lo es de Salamanca y su futuro sigue en el aire tras quedar desbancado del Senado pero, no se preocupen, que acomodo tiene, sea en las Cortes sea en la Diputación. Cosas de la vida, ay!

Adiós emotivo fue el que realizó el joven socialista leonés Álvaro Lora. Que se va “con la conciencia tranquila y el deber cumplido en defensa de su tierra León y, sobre todo, de su pueblo Sahagún”. Sin lugar a dudas, un gran pérdida para los socialistas la ausencia de las listas de Lora. Todos sabemos lo que ha existido detrás en un provincia complicada en cuanto a las diversas familias que tienen que convivir y, por cierto, no son momentos de guerras y luchas cuando los vientos de la rosa soplan a favor.

Despedida de Sanz Vitorio, despedida de Josefa García Cirac, que ha sido presidenta de la Cortes en las dos anteriores legislaturas y también consejera de Cultura y Turismo en esta IX Legislatura, quien invitó a todos los que han formado parte de las comisiones correspondientes de sus consejerías y, también, de procuradores que no repetirán por unas circunstancias u otras. Bien por decisiones personales como el presidente Herrera, el gran alcalde de Guijuelo Julián Ramos o Manuel Mitadiel, decisiones de partido como las ex consejeras o porque las urnas no serán complacientes.

Al que sí esperamos ver es al que fuera alcalde de Villaquilambre, Manuel García Martínez, que después de todo lo que sufrió tan injustamente y de manera totalmente desproporcionada, salió airoso de un más que triste episodio que le costó el puesto de primer edil, casi su salud e incluso su carrera política. La Justicia fue justa y, a buen seguro, que será un hombre a tener en cuenta como valía de futuro.

Nos quedan muchas interrogantes en estos días de confección de listas, sobre todo para las elecciones autonómicas. De momento, nuestras dudas se centran en personas como Javier Iglesias, Salvador Cruz, Luis Fuentes, Carlos Fernández Carriedo, el todo poderoso José Antonio de Santiago-Juárez y, por fin, la gran incógnita… ¿Juan Vicente Herrera, dónde recalará? Nunca ha dicho que deja la política y, además, el runrún por el hemiciclo es que busca un aforamiento… ¿Parlamento Europeo donde siempre Castilla y León ha tenido un eurodiputado? ¿Senador autonómico? Lo cierto es que su amigo Pablo Casado le busca seguro acomodo y, de paso, fue despedido con una salva de aplausos por su grupo. Seguro que alguno aplaudía, pero también se acordaba de algo más por eso de agotar la legislatura, ay, amigo Roberto, ay! Porque nosotros también hicimos buenos amigos en nuestro corto deambular por pasillos, subiendo y bajando escaleras y en la cafetería, verdadero hervidero de la vida política de esta querida tierra, Castilla y León, junto o separado, como ustedes quieran. Amigos de León y Soria y Segovia y Valladolid y Burgos y Zamora y Ávila y Palencia. Algunos no sabemos si volverán, pero nos llevamos el trato exquisito de gente como Álvaro Lora, Félix Díez Romero y los del gabinete naranja Roberto y Mario. Un placer!

Terminó el pleno y la legislatura con la aprobación de una Ley de Caza que la oposición, a pesar de su aprobación, calificó de “parche”. Esperemos que la próxima legislatura, a manera distinta que la actual Ley Cinegética, no sea un parche, porque, como todos los oradores dejaron claro, “Castilla y León tiene futuro”.

Y desde esta columna, ‘Entre primos anda el juego de política y toros’ solo decimos, en palabras de Mario Benedetti, “se despidieron y en el adiós ya estaba la bienvenida” ay! Y como decían en mis tiempos del mundo del toro, “que Dios reparta suerte” en este espectáculo electoral con la lidia del toro de las urnas, cachis!

No hay comentarios