El detenido por matar a la cirujana palentina cambió su fisionomía

El hombre acusado se cortó el pelo y afeitó para no ser identificado

FuenteEuropa Press
Fotografía de archivo

La Policía Nacional tomará declaración a lo largo del día al hombre detenido por haber matado a su pareja en Tetuán, María Pilar C.P., que fue arrestado ayer en el distrito de Carabanchel y había cambiado su fisonomía, al cortarse el pelo y afeitarse la barba, para impedir que fuera reconocido.

Fuentes policiales han explicado a Europa Press que el acusado del crimen se encuentra en estos momentos en los calabozos de la Comisaría de Policía Nacional de Tetuán.

El arresto se produjo en el número 40 de la calle Marcelino Camacho, en el distrito de Carabanchel, en plena vía pública.

Las mismas fuentes han explicado que en el momento de su detención tras ser identificado por parte de agentes de una patrulla Zeta, el hombre presentó una actitud «muy tranquila» y «no parecía consciente de lo que pasaba».

Por su parte, la Jefatura Superior de Policía de Madrid ha explicado en un comunicado que un ciudadano alertó a través del 091 de que creía haber reconocido al presunto homicida en la vía pública.

A la zona se desplazó una patrulla de los Grupos de Atención al Ciudadano (GAC) tras recorrer las inmediaciones y detectó su presencia pese haber cambiado su aspecto. Los investigadores determinaron la presunta participación del arrestado en el crimen del pasado viernes al poco tiempo de haber sido cometido.

Durante los días posteriores los agentes trataron de localizar al presunto autor por toda la ciudad de Madrid y en distintos puntos del territorio nacional. Las labores de identificación y búsqueda fueron constantes desde que se tuvo conocimiento de su presunta implicación en este homicidio.

La Policía Nacional recibió el lunes previamente un aviso de que el presunto homicida podía estar en Talavera de la Reina, por lo que agentes se desplazaron a este municipio, con resultado infructuoso. Posteriormente, el hombre, de 43 años y que era la pareja sentimental de la mujer asesinada, fue detenido en esta calle del barrio de Vistalegre.

El cadáver de María Pilar fue hallado a las 00.20 horas del viernes en la casa de la víctima, que vivía junto a su hijo de 8 años (en estos días estaba con su padre de vacaciones) en una segunda planta de un edificio de viviendas del número 11 de la calle Tenerife. El cuerpo estaba atado y tenía evidentes signos de violencia, con contusiones en la cabeza y lesiones de arma blanca.

Fue un amigo del supuesto asesino quien avisó a la Policía después de que éste le confesara el crimen, le hiciera llegar unas fotografías del cadáver y le pidiera ayuda para ocultar el cadáver.

La víctima figuraba en el Sistema de Seguimiento Integral en los casos de Violencia de Género (Sistema VioGén) a raíz de una agresión que sufrió en noviembre de 2018, según indicaron a Europa Press fuentes policiales. A raíz de esos hechos el año pasado fue detenido el agresor, pero la mujer no quiso entonces declarar ante los agentes, ni denunciar los hechos ni solicitar una orden de protección.

Así, las pesquisas tienen abierta la hipótesis de que el crimen pueda tener relación con un nuevo caso de violencia de género y por eso buscan a su pareja como principal sospechoso. El Gobierno de España ya ha confirmado que se trata de un crimen machista, por lo que se eleva a 39 el número de mujeres asesinadas por violencia de género en lo que va de 2019. Desde 2003, se contabilizan 1.014 asesinadas.

Además, el día en el que se halló su cadáver, la exesposa del ahora detenido interpuso contra él denuncia por amenazas en la Comisaría de la Policía Nacional de Alicante, provincial en la que vive, por lo que la Policía inmediatamente protección extrema.

María Pilar, natural de la localidad palentina de Paredes de Nava, trabajaba en el Departamento de Cirugía general y del aparato digestivo del Hospital de la Princesa de Madrid y era colaboradora clínica forense en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid.

No hay comentarios

Dejar respuesta