Los palentinos podrán quejarse al Procurador Común en el Consejo de Cuentas

Será a partir del 9 de abril, el Consejo de Cuentas afirma que se trata de una medida "para facilitar aún más la atención a los ciudadanos"

Mario Amilivia, presidente del Consejo de Cuentas a la izquierda de Ramiro Ruíz Medrano

Los palentinos podrán presentar las quejas al Procurador del Común en el Consejo de Cuentas a partir del 9 de abril en vez del segundo martes de cada mes en el Servicio Territorial de Cultura como era habitual.

Así se ha anunciado este miércoles tras el encuentro que ha tenido lugar entre el Procurador del Común, Tomás Quintana, y el Consejo de Cuentas, que preside Mario Amilivia, en continuación de la que se desarrolló hace un mes, cuando se firmó un convenio de colaboración en virtud del cual ambas instituciones utilizarán de forma recíproca sus respectivas sedes cuando lo precisen para el desempeño de sus funciones.

Según ha comunicado el Consejo de Cuentas, es una medida que supone un impulso “para facilitar aún más la atención a los ciudadanos” y que es también expresión de colaboración entre estas dos instituciones propias de Castilla y León.

Este tipo de acuerdos ya han sido suscritos por Amilivia y el anterior Procurador, Javier Amoedo, en Zamora, y desde finales de 2012 las quejas de los zamoranos se recogen en la sede del Consejo Consultivo, mientras que en Valladolid se dispone de un despacho en las Cortes y en otras provincias se recurre a las diputaciones.

El Procurador del Común, Tomás Quintana, ha explicado que la atención a los palentinos podrá seguir concertándose como hasta ahora y también vía electrónica.

Colaboración 

El presidente del Consejo de Cuentas, Mario Amilivia, ha recordado la estrecha relación de este órgano de control externo y del Procurador del Común con el “derecho a una buena administración” recogido en el Estatuto de Autonomía de Castilla y León.

Asimismo, ha destacado la importancia de la Ley de derechos de los ciudadanos en sus relaciones con la Administración de la Comunidad y de gestión pública, cuyo objetivo esencial es garantizar que la actuación de la Administración se oriente a la adecuada atención a los ciudadanos y a la prestación de unos servicios públicos de calidad que satisfagan sus necesidades y expectativas, en el marco del interés público.

Así, ha recordado que los componentes de la buena administración reflejados en el artículo 12 del Estatuto de Autonomía, incluyen, entre otros, el derecho a formular quejas sobre el funcionamiento de los servicios públicos, y el Consejo de Cuentas, por su parte, contribuye a una administración eficiente de los recursos públicos mediante un control transparente del gasto.

El acuerdo entre el Consejo de Cuentas y el Procurador del Común engarza con el objetivo de la referida ley en el sentido de que “la realización efectiva de los derechos de los ciudadanos en sus relaciones con la Administración, depende, en buena medida de la introducción de una cultura de modernización y mejora de la calidad de los servicios”.

No hay comentarios