Una cata para valorar la excelencia del agua del grifo de Palencia

Aquona organiza en la Plaza Mayor una cata abierta a todos los vecinos con la posibilidad de descubrir de cerca el trabajo que se realiza a diario con el producto alimenticio que más controles pasa

FuenteIsaac Barrientos

Abrir el grifo en casa y ver cómo al agua corre es un gesto instintivo, algo que tenemos completamente interiorizado y que se convierte en un servicio de primera necesidad totalmente asentado en nuestras vidas. Pero detrás de ese agua hay un trabajo permanente, una completa red de depuración y abastecimiento y un sistema exhaustivo de controles. Todo ello sale un poco más a la luz este 22 de marzo, Día Mundial del Agua, que Aquona ha aprovechado para organizar una cata de agua abierta a todos los palentinos y acercar un poco más la labor diaria que desempeñan.

“Casi todo nuestro trabajo está bajo tierra, por eso aprovechamos el Día Mundial del Agua para sacarlo y que la gente lo pueda ver”, ha explicado a NoticiasCyL el gerente de Aquona en Palencia, Javier del Sol. En la Plaza Mayor, Aquona ha presentado un completo expositor en el que poder realizar la cata pero también ver de cerca “la maquinaria que utilizamos para ver las tuberías, cómo detectar una avería, con un pequeño robot que manejamos a distancia y que lleva una cámara muy similar a las que utiliza la NASA; todo para que los vecinos de Palencia conozcan nuestro trabajo y cómo lo desarrollamos”, ha puntualizado Del Sol.

Los cientos de palentinos que han participado en la cata han podido probar cuatro tipos de agua diferente, dos envasadas y dos aguas corrientes. “A la hora de realizar la cata lo primero es observar, ver lo transparente que es, después olerla, y finalmente la degustación”, ha explicado Laura de Vega, directora de desarrollo sostenible de Aquona.

“Son aguas de distintas mineralizaciones y lo que ocurre con la cata es que la gente se da cuenta de la gran calidad que tiene el agua de Palencia, que procede del Canal de Castilla y es de muy buena calidad“, ha apuntado De Vega.

La directora de desarrollo sostenible de Aquona ha incidido en que este tipo de iniciativas “permite poner en valor lo que hacemos todos los días, también animar a beber agua del grifo, porque es el alimento más controlado del mundo, hacemos más de 6.000 análisis al año, es muy sostenible, evitamos emisiones y contaminación”.

En esa idea ha incidido también Javier del Sol, que ha recalcado “todo el proceso que tiene el agua hasta que llega al punto de final de consumo, con unas garantías absolutas; por eso tenemos que poner en valor el agua del grifo, no hay ningún elemento de estas características más barato y que llegue a todos los hogares”.

FOTOS: LUIS MARTÍN CUESTA

No hay comentarios