Palencia, la bella desconocida

La capital palentina se sitúa en la llanura de Tierra de Campos, a orillas del río Carrión y cuenta con más de 80.000 habitantes. Con el Cristo del Otero supervisando todos los movimientos es una ciudad bella en la que pasar un bonito y tranquilo día.

Palencia es la bella desconocida. Son muchos los castellanos y leoneses que buscan tesoros fuera de nuestra Comunidad sin percatarse que dentro de nuestra región contamos con provincias históricas y gran belleza como puede ser Palencia, conocida por su Cristo del Otero y un lugar en el que disfrutar dando un paseo de la mano de www.noticiascyl.com.

Palencia estuvo habitada hace años por los vacceos, pueblo más culto y adelantado en la agricultura de las tribus celtíberas. Los romanos convertirán a la por aquel entonces llamada Pallantia en una de las ciudades con mayor riqueza de la cuenca media del Duero, aunque desaparecerán en el año 70 a.d.C. tras el triunfo de Pompeyo que pondrá fin a  las guerras celtíberas.

Palencia-reportaje-ciudad-historia-fotos-16Incluso se dice que El Cid tuvo un solar en la ciudad que dedicó a Lazareto, fundando la primera leprosería de España, lugar en el que se encuentra hoy una iglesia pequeña y coqueta por la que pasamos y que lleva el nombre de San Lázaro, con la estatua del hombre y su perro haciendo de anfitriones.

Caminar por Palencia es respirar aire puro. Es disfrutar de su Casa Consistorial situada en la Plaza Mayor, en el que es un edificio de estilo neoclásico construido en piedra en el siglo XIX con dos alturas y una fachada simétrica con dos cuerpos, uno central rematado en frontón y el del reloj unidos entre sí.

Es además gozar de su Calle Mayor, de aproximadamente un kilómetro de longitud, entre la Plaza de León y el Parque Salón Isabel II, en una vía peatonal que es la más concurrida de la capital palentina y en la que se encuentran los principales comercios y entidades financieras de la ciudad.

Palencia-reportaje-ciudad-historia-fotos-3

Pasear por Palencia es disfrutar con sus estatuas. La de La Aguadora que se sitúa en la parte posterior del Ayuntamiento, que está realizada en bronce y que pasa por ser una de las esculturas más emblemáticas de la ciudad tras ser elaborada por Victorio Macho en una imagen que representa a una mujer que sostiene un cántaro de agua en la mano izquierda.

La estatua de La Castañera, también en la Calle Mayor es otro de los estandartes de una ciudad única, de la bella desconocida, de Palencia. Una ciudad diferente y mágica en la que perderse durante unas horas.

No hay comentarios

Dejar respuesta