La emoción del ‘Auto del Nacimiento’ vive eternamente en Calabazanos

El Monasterio de Nuestra Señora de la Consolación de las Clarisas de la localidad, perteneciente a Villamuriel de Cerrato, acoge la representación del texto que Gómez Manrique escribió hace cinco siglos

FuenteIsaac Barrientos

El legado de Gómez Manrique viaja a través del tiempo en las raices más profundas del teatro castellano. Su obra del siglo XV sigue viva y presente, representada más de quinientos años después de la manera más fiel posible, convirtiendo la Navidad de Calabazanos en algo único.

La luz emerge para esfumar la oscuridad, ahí la puesta en escena sintetiza la esencia del ‘Auto Sacramental del Nacimiento de Nuestro Señor’, que Gómez Manrique verbalizó y cuya representación sigue siendo una de las banderas de identidad de esta localidad palentina perteneciente al municipio de Villamuriel de Cerrato.

Sentimientos y emociones vibrantes de la mano de los grupos de teatro Cigarral, Cachivache y A ninguna parte, encargados en los últimos años de dar vida a un texto que tiene más de cinco siglos de antiguedad, lo que convierte la representación en algo único. El escenario sigue siendo el mismo, el Monasterio de Nuestra Señora de la Consolación de las Clarisas de Calabazanos, que se convierte estos días en una visita imprescindible para los amantes de las tradiciones navideñas.

Lejos queda la primera representación, con el propio Gómez Manrique tutelando su obra y la presencia como espectadora de excepción de la entonces infanta Isabel de Castilla. Más de quinientos años después, cientos de vecinos de Villamuriel y visitantes disfrutan con emoción de la representación que realizaron por primera vez las propias religiosas del convento.

Novedades

La representación del ‘Auto del Nacimiento’ está muy lejos de quedar olvidada, cinco siglos después vive un momento de fortaleza y está asentada como una tradición clave de la Navidad en la provincia de Palencia. Eso ha hecho que el Ayuntamiento de Villamuriel de Cerrato apueste por desarrollar unas jornadas de exaltación del Auto, que cuentan con talleres medievales, actuaciones paralelas durante varios días y visitas guiadas.

La tarde del sábado, el patio del convento de las Clarisas ha acogido un impresionante espectáculo previo. La compañía teatral Kull D’Sac ha sido la encargada de plasmar alguna de las novedades de este año, como una exhibición de doma de caballos que ha precedido por primera vez al resto del espectáculo.

Equilibrismo, juglares y fuego han sido el impresionante aperitivo junto con los bailes castellanos de uno de los momentos más especiales, la entrada a caballo de la infanta y la corte; antes de que toda la comitiva pase al interior de la iglesia para contemplar la representación.

Ni un sitio libre, espectadores ocupando los pasillos laterales y cada rincón de la iglesia del monasterio para contemplar una representación preparada y escenificada con mimo y acierto.

No hay comentarios