Proverbios XVIII de Juan de Portoplano

Fuente Jmm caminero
loading...

Aquella noche, de inmenso calor, que arropaba como una manta los huesos y la carne, el de Portoplano al pequeño frescor de la falta de luz solar, paseaba entre los árboles y calles de la ciudad. Esperando, esperando quizás el lugar de la idea y frase, que le aclarase algún aspecto de lo real. Durante décadas estaba acompañado de la pluma con tinta y del papel doblado en varias cuadrados. Todo su existir observar, leer que es otra forma de observar, y pensar-analizar-meditar, para intentar entender algo mejor el mundo, con los métodos que en su época se consideraban ortodoxos, en parte, los datos tomados de las ciencias y de la filosofía, y de la espiritualidad más correcta, que él pensaba. Esa era su existencia, en medio todos los afanes y alegrías y tristezas de todo existir, como el resto de los mortales.

– Los libros y la cultura te hace distinto, por consecuencia, intenta seleccionar los textos escritos o visuales o musicales, que sean los más ciertos y verdaderos y bondadosos y racionales y prudentes posibles.

– Mi forma de redactar textos, siempre ha sido la misma que una frase equis, pueda tener vigencia hoy como dentro de cien o mil años. Ciertamente, no desconociendo la evolución y progreso y cambio de todo, también en los conceptos e ideas, y por consecuencia, hoy pueda pensarse que una idea es verdadera o errónea, y mañana estar ya comprobada. Pero en ambos casos, ese juicio o esa oración o ese enunciado, pueda servirle a un hipotético lector de hoy o de dentro de cinco siglos, para hacerle pensar y reflexionar y analizar y meditar. La cuestión y problema, es que mis frases, en su mayor parte, no existirán dentro de cien años, igual que tampoco los dibujos o pinturas, que son frases con colores.

– Los seres humanos realizan muchos actos, de actos en sí, de palabras, de gestos. Lo difícil es averiguar con qué intenciones, motivos, causas, fines.

– El ser humano una de sus obligaciones, ante si mismo y ante los demás, es autoexaminarse sus posturas en cuanto a la realidad, es decir, seguir buscando siempre enunciados más verdaderos, y más bondadosos y racionales. Por el bien propio y de los cercanos y de los lejanos.

– Los males que realizamos, de palabra o de obra, son la base de la mayor parte cantidad de sufrimientos y penas y angustias que sufrimos nosotros mismos o hacemos sufrir a los demás. Es decir, el pecado en lenguaje religioso cristiano.

– Se valora enormemente que alguien investigue sobre el cáncer, y así debe ser, pero apenas se valora que alguien investigue sobre las cuestiones o fundamentos o pilares de la realidad, realidad en todos los sentidos, es decir, problemas esenciales, que están en el fondo de todo. Alguien que investiga sobre la leucemia, aunque no llegue a encontrar un tratamiento la sociedad lo valora, alguien que investigue cómo encontrar una sociedad más justa, nadie lo valora, segundo, nadie lo sabe.

– No busques un adversario o enemigo fuera de ti, porque así vas tapando las frustraciones y traumas que arrastras dentro de ti.

– Hay personas que para soportarse tienen que buscarse enemigos o adversarios exteriores, así de ese modo intentan tapar las heridas, sufrimientos, angustias, penas de dentro.

– Todo hábito es un pozo sin fondo o una escalera sin término, si es malo es una desvirtud o vicio que no termina, puede ser peor y peor, si es un hábito bueno, es una escalera, que puede ir ascendiendo en el bien, cada vez más bien y bondad.

– Todo ser humano debe sentir piedad y conmiseración de si mismo, misericordia de si mismo, de una forma correcta y racional, y de ese modo, será más fácil sienta piedad y misericordia de los demás.

– No tienes que intentar que siga tu verdad, cuándo yo creo que es un error, la prudencia y la tolerancia y la racionalidad, no permite seguir la no-verdad, el no-bien…

– Si engañas a otra persona, habrás hecho el mundo un poco peor. Si no le engañas, habrás hecho el mundo un poco mejor.

– Todo el mundo busca fuera de si mismo, lo que debería buscar dentro de si mismo, busca dentro de si mismo, lo que tiene que buscar fuera de si mismo. Porque todo ser humano, es una mezcla y combinación, de lo de dentro con lo de fuera, lo de fuera, con lo de dentro.

– No puedo enseñarte en una frase, la realidad, porque no sé cómo entrar en veinte palabras la realidad de un hecho, que yo también desconozco en parte. No te creas todo lo que leas de mí, porque yo también busco entre los silencios del fuego de la vida.

– Hemos intentado encerrar en frases y en colores, algo del mundo, algo del mundo exterior y algo del mundo interior.

– No soy mejor que usted, no soy más sabio que usted, en algunos temas, estoy en la media, en otros por debajo, en algunos pocos sobre la media. Pero cuáles son estos.

– Soy un ser con pasiones y deseos y emociones y actos y palabras, que no todos son buenos, ni vistos desde la moralidad racional, ni desde la moralidad espiritual o religiosa. Soy un ser limitado y con deficiencias, pero intento no engañarme a mi mismo, y no llamar al mal como bien, ni al bien como mal. Esa es mi pequeña diferencia, siempre intentando buscar el mayor grado de vedad y de bondad, si es posible con belleza y racionalidad y prudencia y eficiencia.

– He fracasado en tantos campos, ahora ya en una edad, no pequeña, uno es consciente, que ha fracasado en tantos campos y en tantas realidades. Y no sabe uno mismo por qué de este fracaso…

El de Portoplano regreso al aire acondicionado de su lugar-habitación, esperando que sus palabras, si perduran diez o cien años, sean entendidas de forma correcta, que el saber ortodoxo de otras generaciones modifique y matice lo erróneo, y valore lo correcto de ellas.

No hay comentarios