Realizan pruebas de ADN al sospechoso del crimen de Navatejera

Trece años después de la muerte de Rocío Fernández Ameijeiras, se han tomado muestras el cabello al principal sospechoso del crimen, que mantiene su inocencia "al doscientos por cien".

El principal sospechoso del crimen de Navatejera junto a su abogado, Marcos García-Montes. /EuropaPress

El principal sospechoso del crimen de Navatejera ha asegurado este martes que es “inocente al 200 por cien”, después de realizarse las pruebas de ADN trece años después de que el cadáver de Rocío Fernández Ameijeiras apareciera en un descampado.

A las puertas del Juzgado de León, el investigado ha asegurado que nunca se ha negado a realizarse las pruebas y que siempre se ha presentado voluntariamente ante las instancias judiciales, porque son “unas pruebas que no están bien encaminadas”.

Además, ha sostenido su inocencia en un caso que le está trayendo “muchos problemas tanto en el ámbito personal como profesional”, lo que le ha llevado a “estar muy cansado”, motivo por el que irá “a por todas para que se aclare ya de una vez”.

El sospechoso no ha querido reflejar su versión de los hechos en el día de la muerte de Rocío, pero ha reiterado que “seguirá luchando hasta el límite” para demostrar que es “inocente al doscientos por ciento”.

El investigado ha acudido a la realización de las pruebas acompañado de su abogado, Marcos García-Montes, que ha criticado una interpretación “en negro” del artículo número 24 de la Constitución Española por parte de la sala y el magistrado de la Audiencia Provincial de León, porque no se ha tenido presente que “este hombre es inocente salvo que se demuestre lo contrario“.

García-Montes se ha remitido a la normativa del Consejo de Europa, que habla frotis bucal, a instancias del Ministerio Fiscal “y no de terceras partes”, por lo que ha anunciado que cuando se conozca el resultado “previsible” con el “oportuno auto de sobreseimiento libre” se tomarán medidas “porque una persona no puede estar diez años sometida a este tratamiento”.

Respecto a la prueba practicada en el día de hoy, el letrado ha explicado que se ha realizado una medición del cabello conforme y se han extraído muestras de cinco centímetros de diferentes partes del cuero cabelludo, que se han introducido en sobres precintados para que la letrada de Justicia los remita al doctor Frontela “para que haga lo que su conciencia tenga que hacer”.

EL CRIMEN DE NAVATEJERA

Los hechos se remontan a los meses de mayo y junio del año 2005, cuando Rocío Fernández Ameijeiras, embarazada, desapareció y fue hallada muerta en una escombrera de Navatejera.

Presuntamente asesinada desde el mismo día de su desaparición, el 12 de mayo de 2005, los familiares de Rocío recibieron después de su asesinato varios mensajes de texto desde el teléfono móvil de ella, en el que explicaba que había viajado a Madrid y pedía que pidieran perdón al hoy investigado porque él no era el padre del hijo que esperaba.

En todo momento, la investigación sobre su muerte se centró en dos posibles sospechosos, el hoy investigado y otro amigo de la joven con el que había mantenido una relación, aunque todas las pruebas practicadas han ido descartando la posible participación en los hechos del segundo.

No hay comentarios

Dejar respuesta