CCOO impulsa una nueva huelga en Embutidos Rodríguez

Acusan a UGT de convivencia con la empresa con un supuesto acuerdo que no conocen los trabajadores y recuerda que ya ha habido 26 despidos

FuenteEuropa Press
Fotografía: Europa Press

El sindicato Comisiones Obreras ha convocado de nuevo una jornada de huelga el 10 de abril en Embutidos Rodríguez para reclamar de nuevo la regularización, con su alta en la Seguridad Social, de los “falsos” autónomos y cooperativistas, la aplicación del convenio laboral del sector cárnico y la readmisión de 26 despedidos en lo que consideran una “purga” tras un primer paro el 17 de enero que fue un “éxito”.

Así lo han anunciado el secretario general de CCOO-Industria de Castilla y León, Gonzalo Diez Piñeles; el secretario general de esta federación en León, Ángel Manuel Santos González; y el secretario de Política Sindical de la federación, Juan Manuel Ramos.

Los responsables sindicales han explicado que se vuelven a convocar movilizaciones ante la “nula voluntad” de llegar a acuerdos con la empresa, a la que reclaman la regularización de los trabajadores, la mejora de sus condiciones laborales y su protección, con el derecho a la huelga, las vacaciones, una jornada y salarios del sector, prestación por desempleo y por incapacidad temporal.

La decisión de ir de nuevo a la huelga se ha decidido tras una asamblea “masiva” celebrada en La Bañeza, ya que Embutidos Rodríguez se encuentra ubicada en Soto de la Vega (León), aunque los trabajadores pertenecen a lo que el sindicato considera una “falsa cooperativa” como Servicarne, a la que Comisiones cree que en breve el Gobierno podría retirar la licencia por no reunir los requisitos como cooperativa y sus fines sociales.

Los 400 trabajadores de la empresa, han explicado, actualmente son “falsos” autónomos y cooperativistas de Servicarne, a pesar de que la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social han impuesto una sanción y obligado a la empresa a su alta en el régimen general, aunque este expediente se ha impugnado y está pendiente de resolución.

Así, si se confirma el mismo la empresa tendría que pagar cantidades millonarias en concepto de multa y regularización de la Seguridad Social de los trabajadores y cada día que pasa se incrementan los intereses.

Sin embargo, por el momento la situación de irregularidad se mantiene, según CCOO, que ha criticado que se haya regularizado a 60 trabajadores con un acuerdo firmado por UGT, que apareció “de la noche a la mañana”, tras nueve reuniones con la empresa –con la que se constituyó una mesa de negociación tras la huelga de enero– y que ésta aceptó en su totalidad “horas después”.

Sin embargo, han afirmado que ningún “falso cooperativista” conoce los términos del acuerdo y su resultado con esas supuestas regularizaciones sólo se ha dado a conocer a través de medios de comunicación.

Intención de desmovilizar

A este respecto, Ángel Manuel Santos González cree que el acuerdo lo único que pretende es “amedrentar a los trabajadores, desarticular la huelga y desmovilizar a la sociedad” ante lo que considera un “grave problema” y una “mala solución” del otro sindicato, por lo que el conflicto continuará “de manera constante y permanente”.

El sindicato considera además con los despidos, los de los once primeros “acuchillados” y otros 15 posteriores y todos ellos judicializados, se ha producido un ataque al Estatuto de los Trabajadores, a la Constitución y también a Comisiones Obreras.

Paralelamente a estas peticiones a la empresa, el sindicato ha reclamado a la Junta de Castilla y León que no haga efectivas las ayudas a las que se comprometió con Embutidos Rodríguez tras el incendio de mayo de 2016, las cuales se acordaron en el seno de la Fundación Anclaje –de la que forman parte sindicatos, empresarios y Administración–, que permitieron incrementar en 5.000 metros las instalaciones, aumentar en 100 toneladas la producción hasta las 460 diarias.

Comisiones ha apuntado que precisamente en el momento en el que se convocó a la Fundación Anclaje se detectó y se vio la situación de los trabajadores, que no era como la del resto de empresas, que cuando hay una situación de “fuerza mayor” tienen ayuda, pero en este caso eran “cooperativistas” o “autónomos”. Por ello también se acordó que tres meses antes de la puesta en marcha de la fábrica reconstruida se negociaría el modelo contractual, algo que no se llevó a efecto y que la Administración tampoco exigió finalmente.

Precisamente la información sobre esta situación fue la que llevaron al sindicato a emprender una campaña que ha desarrollado para “destapar” una práctica de las empresas cárnicas que supone “explotar” y precarizar con estos “falsos” autónomos o cooperativistas.

Así, se produjo la intervención de la Inspección de Trabajo y la Seguridad Social en todo el Estado y que ha supuesto la regularización de 19.000 “falsos autónomos”, de los 12.000 pertenecen a este sector, los últimos hace diez días en una cárnica de Aragón.

Además, a la vista de los resultados, CCOO ha recordado que hizo también una denuncia pública con la puesta en marcha de un “semáforo laboral cárnico” que da a los consumidores información sobre la empresa y el cumplimiento de los derechos de los trabajadores y la normativa.

No hay comentarios