Sextorsión: ‘Te hemos grabado accediendo a contenido pornográfico’

Este es un tipo de campaña fraudulenta de sextorsión. Para conocer más sobre este ciberdelito, hablamos con Manuel Ransán, coordinador de Internet Segura for Kids (IS4K) de INCIBE

FuenteCristina Álvarez Vallejo

Internet es un mundo lleno de posibilidades, con multitud de herramientas e información al alcance de cualquier usuario. Sin embargo su uso puede conllevar ciertos riesgos, sino guardamos la precaución necesaria. Por eso, NoticiasCyL quiere informar una vez más a sus lectores de la importancia de la ciberseguridad y para ello, contamos con la colaboración del Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE).

En esta ocasión, hablamos con Manuel Ransán, coordinador de Internet Segura for Kids (IS4K) de INCIBE sobre la ‘sextorsión’ o extorsión sexual a través de la Red, para detallar los principales riesgos y recomendaciones que se deben seguir para evitar ser víctimas de este tipo de ciberdelitos.

Pregunta: ¿Qué es la sextorsión?

Respuesta: La sextorsión es una forma de chantaje, principalmente a través de las redes sociales. La extorsión se puede desarrollar con una imagen o vídeo de carácter sexual que el usuario haya compartido de manera voluntaria o por filtración. Los usuarios también pueden recibir correos electrónicos con ‘amenazas’ con difundir información comprometida o con enlaces fraudulentos para acceder a la información del ordenador de la persona afectada. Todo a cambio de una cantidad económica.

P: ¿Cómo se desarrolla este tipo de ciberdelito?

R: Este tipo de incidentes pueden alcanzar a la víctima a través de una persona conocida como una expareja, o alguien  con la que nos comunicamos  a través de Internet, chats, apps de citas o redes sociales. Ese usuario con malas intenciones pide realizar una sesión de sexo web utilizando la cámara.

Detrás de estos chantajes, puede existir una mafia organizada o varios individuos con fines lucrativos. Los ciberdelincuentes contactan con una persona desde diferentes redes o servicios online para comenzar una conversación y generar confianza.

La sextorsión a través del correo electrónico se puede dar de dos maneras diferentes:

  • Los ciberdelincuentes hacen creer al usuario, mediante una falsa amenaza, que tienen en su poder fotografías o vídeos íntimos de la persona que difundirán, sino reciben una cantidad de dinero a cambio.
  • A través de un enlace o adjunto malicioso intentan comprometer el dispositivo. Si tienen éxito podrán acceder a la información almacenada en el terminal y conseguir imágenes, videos o cualquier otro archivo a partir del cual iniciar el chantaje.

Además, las filtraciones masivas de datos personales pueden poner en peligro nuestras contraseñas, permitiendo a los ciberdelincuentes utilizarlas para acceder a nuestra información.

P: ¿En qué consiste el chantaje?

R: La persona ‘desconocida’ comienza a realizar peticiones de carácter sexual, para más tarde hacer una petición económica. Si la otra persona se niega al chantaje, el ciberdelincuente le amenazará con difundir toda la información o contenido comprometido que tiene de la víctima.

Desde la Oficina de Seguridad del Internauta alertábamos, este año, de la presencia de campañas que se hacen sin ningún tipo de fotografía o contenido. El objetivo es enviar un correo electrónico a direcciones que consiguen en el ‘mercado negro’ de Internet para comenzar a enviar mensajes fraudulentos y extorsionar a sus posibles víctimas.

P: ¿Cómo son estos mensajes que se reciben a través del correo electrónico?

R: Una de las pistas para detectar este tipo de mensajes es que están mal redactados porque suelen escribirlos personas extranjeras que traducen los mensajes automáticamente. El mensaje del correo suele ser: “Te hemos grabado accediendo a contenido pornográfico. Tenemos un vídeo dividiendo la pantalla en dos partes. En una aparece el contenido que estabas visualizando y en la otra sales tú masturbándote. Si no nos pagas una cantidad X en 24 horas, este vídeo llegará a tus contactos.

La intención de los ciberdelincuentes con este tipo de mensajes es meter miedo. Se suele tratar de falsas amenazas dirigidas a usuarios que puedan caer en la trampa si recientemente han consumido pornografía.

P: ¿Quiénes son las principales víctimas de la sextorsión?

R: Cualquier persona puede ser víctima de una sextorsión. Ya que estos servicios de chat o redes sociales son utilizados por menores, jóvenes y adultos. También hay campañas fraudulentas que buscan a un usuario concreto, por ejemplo, a través de LinkedIn, con una buena posición económica y con pocas ganas de verse envueltos en un escándalo.

P: ¿Qué recomendaciones deberían de seguir los usuarios para evitar la extorsión?

R: El usuario tiene que realizar buenas prácticas en Internet y una adecuada configuración de los sistemas y dispositivos, actualizando siempre los mismos.

Además, existe una página web denominada “He sido comprometido” que muestra si tu correo electrónico ha sido filtrado o no. Si es así, debes cambiar rápidamente tu contraseña.

Para la prevención de este tipo de incidentes, es muy importante estar alerta cuando hablamos con gente desconocida y nos piden fotografías, vídeos o una sesión de webcam.

Otra de las medidas preventivas es no enviar imágenes íntimas a nadie, ya que se pueden filtrar, aunque conozcamos al usuario. Por ejemplo, si perdemos nuestro dispositivo móvil.

En el caso de los correos, es imprescindible no abrir archivos desconocidos o enlaces adjuntos que puedan infectar nuestro equipo y robar nuestra información.

No obstante, los usuarios también deben limitar la difusión de su dirección de correo electrónico y su número  de teléfono para que no llegue a manos de ciberdelincuentes, a través de Internet.

Por último, para evitar que consigan imágenes íntimas, se recomienda tapar la cámara del ordenador con algún tipo de adhesivo o tapatucam.

 

No hay comentarios