La Justicia falla a favor de los subcontratados de Vestas

En los dos primeros fallos favorables el Juzgado reconoce el derecho a los trabajadores a percibir las indemnizaciones solicitadas en función de su antigüedad real, algunas por encima de los 10.000 euros

El Juzgado de lo Social número 2 de León ha dictado las primeras sentencias estimatorias de las demandas presentadas por trabajadores contratados por ‘Vestas Manufacturing’ a través de una ETT y que prestaron sus servicios en la planta ubicada en la localidad leonesa de Villadangos del Páramo.

En los dos primeros fallos favorables el Juzgado de lo Social 2 reconoce el derecho a los trabajadores a percibir las indemnizaciones solicitadas en función de su antigüedad real, algunas por encima de los 10.000 euros.

En esas dos primeras sentencias notificadas se pone de relieve “una actitud conscientemente rebelde por parte de la empresa a dar cumplimiento puntual al requerimiento efectuado por la Inspección de Trabajo de dar de alta como fijos a los trabajadores cedidos por la ETT o la intención de retrasar al máximo dicha alta para poder alegar interrupción del vínculo”, o lo que es lo mismo, poder ahorrarse una cantidad muy importante en las cantidades indemnizatorias, ya que los demandantes tan solo percibieron 1.000 euros.

Tal como explica a Europa Press la letrada María Cantalapiedra, quien lleva la dirección de estos pleitos, “se trata de dos resoluciones muy importantes para todos los trabajadores afectados por las malas praxis llevadas a cabo por la filial de la empresa danesa en su centro de Villadangos del Páramo en León, por las que la Inspección de Trabajo había sancionado a dicha mercantil”.

Más demandas pendientes

Después de estos dos juicios, y hasta que Vestas esté dispuesta a llegar a conciliar con los trabajadores que la han demandado, al menos queda otra veintena de pleitos por delante hasta finales de marzo, aunque algunos están aún pendientes de señalar.

Estos trabajadores, que suponen mas de un tercio de la plantilla que llegó a tener Vestas en su fábrica de Villadangos y que cerró sus puertas el pasado 31 de diciembre, vieron cómo se les “dejó de lado” en el ERE firmado el pasado mes de octubre, “sin que pudieran hacer nada al respecto”.

La declaración de uno de los trabajadores permitió conocer que “esta cesión ilegal de mano de obra” se venía produciendo en la planta leonesa de Vestas desde “al menos 2015”, aunque salió a la luz después de que, tras las reiteradas denuncias sindicales y de los propios trabajadores, la Inspección de Trabajo decidiese tomar cartas en el asunto.

La Inspección de trabajo de León requirió en abril de 2018 a Vestas a que, en un plazo máximo de cuatro meses, diese de alta a 86 trabajadores que habían estado prestando sus servicios para la compañía a través de la empresa de trabajo temporal ‘Manpower Team’ desde 2015, al considerar que la compañía “había utilizado estos contratos para fines distintos a los previstos por la Ley”.

A pesar de tal requerimiento, la multinacional danesa hizo caso omiso, por lo que Trabajo levantó un acta de infracción por unos hechos que calificó como “graves”.

Los 86 trabajadores contratados por ETT confían en que se pueda revertir la situación de discriminación que sufrieron cuando se firmó el Expediente de Regulación de Empleo el pasado 7 de octubre, ya que fueron dados de alta un día después de que se firmase dicho ERE, por lo que tan sólo percibieron una indemnización de 1.000 euros, frente al resto de los trabajadores fijos que obtuvieron 60 días por año trabajado.

Los afectados esperan que los tribunales, como así ha empezado a ocurrir, les reconozcan los años que prestaron sus servicios para la compañía danesa, ya que algunos entraron a trabajar en la planta de Vestas en 2015 y realizaron “idénticas funciones” que el resto de los trabajadores, pero en una situación de precariedad laboral “absolutamente injustificada”, según denuncian.

No hay comentarios