Desprendimientos de rocas en Cobarcil impiden a escolares volver a casa

Cinco alumnos de Oseja de Sajambre no pueden llegar a sus hogares desde el instituto de Cangas de Onís

FuenteEuropa Press
N-625 a la altura de Cobarcil

La carretera N-625 que comunica Asturias con León a través del puerto del Pontón continúa cerrada al tráfico después de que un gran desprendimiento de rocas invadiera el martes los dos carriles a la altura de la localidad de Cobarcil. El corte afecta, entre otros, a los cinco alumnos de Oseja de Sajambre (León) que estudian en el Instituto Rey Pelayo de Cangas de Onís, cuya única manera de volver a casa es dando un largo rodeo por Potes (Cantabria) o por el puerto de Tarna.

Dos de ellos pernoctan por semana en la escuela-hogar ‘Reconquista’ de Cangas de Onís por lo que se ha dado opción a los tres restantes a hacer uso de este servicio hasta que se solventen los problemas de comunicación. La oferta ha sido aceptada por un par de alumnas mientras que la tercera hará noche en casa de unos familiares que viven en la zona durante el curso académico.

Mientras tanto, los técnicos de Carreteras del Estado trabajan a contrarreloj en el proyecto necesario para limpiar y asegurar la parte leonesa de la N-625, donde de momento la maquinaria no ha comenzado a retirar los sedimentos. En la parte asturiana la carretera también ha sufrido complicaciones a la altura de Campurriondi (Amieva).

En concreto, el hundimiento de uno de los carriles impide el tráfico a vehículos pesados, que tienen que desviarse por la As-261 que conecta Amieva con San Juan de Beleño (Ponga) y cruzar por Vidosa. Como los autobuses tienen prohibido circular, el instituto cangués estudia con los padres medidas como la de fletar taxis para que otros seis alumnos que viven en esa zona puedan llegar al centro. Se da además la circunstancia de que en la As-261 también se ha producido un hundimiento que dificulta, aunque no impide, el tráfico a la altura de Los Corredores.

No hay comentarios