El regocijo de los perdedores

DE CALLE

FuenteMaría Dolores Otero

Esta rara democracia nuestra que sirve para todo, para lo bueno y lo malo; que es invocada sin recato para, de forma inveterada, arrimar cada cual el ascua a su sardina, ha tenido por fin junto al regocijo de los que perdieron la guerra, el agradecimiento del Generalísimo Franco a esta democracia que él dejó iniciada con la monarquía, y su marcha por el camino en el que no hay regreso, y que hoy le devuelve a sus lares donde vivió y donde su esposa quiso que lo dejaran junto a ella. ¡Los caminos del Señor son ocultos!

Y es que los políticos de entonces que lo querían, lo enterraron en el Valle de los Caidos como homenaje a su construcción para albergar a los caídos por Dios y por España, y de los otros que creyeron en una República que allá en el año 34 del siglo XX ellos mismos asaltaron, cosa que muy bien explican varios republicanos como Unamuno, diputado republicano socialista que escribe en la Historia de los pueblos entre un largo alegato que. “no hay gobierno en Madrid, solo bandas armadas que cometen todas las atrocidades imaginables”, de lo que hace uno de los responsables a Azaña.

Julián Besteiro, presidente de las Cortes de la Segunda República y presidente del PSOE y de la UGT escribió: “La verdad real es que estamos derrotados por nuestras propias culpas. Por dejarnos arrastrar a la línea bolchevique, que es la aberración política mayor que han conocido los siglos”. Así hasta varios republicanos y socialistas decepcionados con la república que hoy quieren repetir los insensatos como los catalanes separatistas que destrozan su tierra, que es la de todos los españoles. Entonces no había franquistas, nadie lo éramos ni lo somos, solo eramos españoles destrozados que vimos al fin la paz con la mano extendida en señal de amistad y concordia, no con el puño amenazante con que nos saludaban. Y fueron los soldados, el ejercito nacional el que devolvió al pueblo español la esperanza de vivir

Esperemos que ya dejen a Franco que descanse en paz tanto más aireado que nunca, ni más vivo entre los vivos que este largo desafío en el que Sánchez y sus esbirros dejaron bien patente su función o pantomima, con ensayo incluido, y la aprobación de casi 100.000 euros que pagarán los españoles en impuestos, y amenazan las pensiones que también son invento de Franco, y que no saben sacar adelante los de ahora por no ser capaces de rebajar sus gastos y lo superfluo, a pesar de las pagas extraordinarias que disfrutan sin vergüenza los antifranquistas que deberían rechazarlas por ser de lo mas franquista que perdura.

Con los pantanos, los hostales, la Seguridad Social, las universidades laborales, el apoyo a la familia y a la religión Católica, a la libertad de culto y creencia… Por cierto, ¡cuánto me extraña que la Conferencia Episcopal no recuerde a sus sacerdotes y monjas torturados! Tres obispos en Cataluña, que era entonces de lo mas sádico y asesino de la República, como aseguran los historiadores y los que lo hemos leído y constatado cuando dejamos de ser niños de la guerra para ser ciudadanos en paz. El tiempo pasa y las memorias… también. Los demócratas de hoy profanan tumbas, basílicas, cierran al culto sin dejar a los monjes benedictinos decir misa, que siempre y bien custodiaron la basílica encomendada. La vigilan para sus ensayos, perturban la paz de los muertos como una consigna ‘zapateril’, que no sabemos que hacían con los que, me consta, no reclamaron el esqueleto cepillado de la tierra por mercenarios, que siendo tierra española esté donde esté, es sudario de respeto.

Queden también en paz los benedictinos a los que nadie ayudó, que seguirán rezando por los caídos y los levantados sin conciencia de pecado porque el Valle y el Pardo no tiene adoquín ni baldosa dislocado, ni hubo desmanes, ni más que una pintada que es sabido que, como en Cataluña, los infiltrados son cerriles.

Francisco Franco parece ser hasta de muerto generoso con Sánchez, ya que le otorga unos poquitos votos por su bravura en obtener una pírrica victoria, que es vencer a los muertos. Me daba risa oír a las hoy llamadas feminazis, presentadoras de la tres o la sexta en las que fui zapeando. ¡Qué manera de hablar! ¡Qué nerviosas y excitadas! No dejaban escuchar lo que pasaba al otro lado. ¡Qué hablar de la familia! Que digo yo, tuvo a bien colocar cubriendo el ataúd, como idea principal, no solo un símbolo de autoridad como jefe de Estado y una corona de laurel uncida por una cinta con la bandera española sacándolo a hombros los nietos y biznietos del ¿’dictador’? Como si la mujer vicepresidenta no lo fuera, diciendo todo lo que lleva diciendo en nombre de su jefe. Pero yo que me prometí no hablar de lo pasado ni a mis hijos y nietos, desde hoy, abierta la veda y siguiendo la Ley de Memoria Histórica, que es la mía también, hablaré antes de que la eutanasia subvencionada por Soros, el judío húngaro millonarísimo, que habría que investigar esa descomunal fortuna.

Y venga el tal Soros ya recibido en la Moncloa por Sánchez a llevarse por delante a los que por vivida no nos pueden engañar con otra Historia. Eso sí, por una muerte digna, cuando tan indignas las propiciaron. Lo cierto es que como no hay mal que por bien no venga, Franco descansa ya junto a su esposa del trajín del día. De la Basílica al coche, del coche al helicóptero (que nos lo podíamos ahorrar porque llegaron los coches casi al tiempo al Pardo), del helicóptero al coche, del coche al cementerio, del cementerio al panteón. La verdad es que ahí es mas fácil ir a orar por él los que quieran hacerlo. Desde Madrid… un paseo. Y ahora que les estorba, ¿la cruz?, ¿la imagen?, ¿el Rey?, ¿la nación española?, ¿la Constitución?, ¿la derecha? Bueno, pues como siempre, solo que la pesadilla franquista no les dejó pensar en la barbarie separatista que quiere repetir el referéndum. ¿Por que no saldrá una ley que para los que no quieren ser españoles se vayan de España como hizo Franco con los que quisieron exiliarse? Fronteras abiertas.

En fin, que lleva el socialismo 80 años intentando resarcirse de la Historia y construyendo según el mismo Besteiro aludido… “un Himalaya de mentiras para borrar su culpa como responsable principal del hundimiento de la república y el estallido de la Guerra Civil que transfirieron a Franco…

A pesar de los pesares Don Pedro sigue queriendo votos sea como sea, como si es con pucherazo, falsificando el censo, con el correo… Como sea, que para eso está en funciones y ensayos.

Parece bueno y prudente que cambie el Gobierno por otro presidente con menos fracasos en el currículum que se ocupe de poner freno al ciudadano Torra y al huido de la justicia, que ilegalice a los partidos venidos del terrorismo y apoyan la ruptura de España contra su unidad, que ponga dignidad y cordura en un programa válido para el futuro de España, con la recuperación de competencias como educación, justicia y sanidad, que guarde nuestras fronteras de ilegalidad y delincuencia, que… ¿Pido mucho? Yo sé por experiencia que cuando el PSOE está en creciente, España está en .enguante. Luchemos por nuestros hijos, nietos y en mi caso por biznietos que merecen una España mejor. Y no vivir lo que vivió su bisabuela. Solo una derecha, derecha, sin curvas ni eufemismos. Que dice César Vidal, el gran historiador, que ha constatado que esa derecha existe y tiene programa, tenacidad y valentía para salvar la democracia tan maltrecha.

A todo esto, ¿qué dice el presidente?

“España avanza”, dice el presidente

“Como yo”, dice el cangrejo.

No hay comentarios

Dejar respuesta