León, en la resaca electoral

DE CALLE

FuenteMaría Dolores Otero

No sabría a ciencia cierta si es el calor agobiante que padecemos, tormentas incluidas, con relámpagos y truenos afines, o si es simplemente que los leoneses, de un tiempo acá, padecen anomalías congénitas antes no detectadas.

Es el caso que si toda España se conmociona ante el desajuste emocional de cuatro convocatorias electorales seguidas, donde el pueblo fiel y el otro se juegan lo que no tienen: paz, tranquilidad, fervores patrios, trabajo, trasiego político, juzgados, sentencias, y economías a media asta, pusieron a la ciudadanía en un brete consistente en un voto útil (¿para quien?), un voto responsable (¿para qué?), ¿un voto contra quién?, o un voto a favor del que más promete, sabiendo de antemano que el que mas votos tenga no gobierna…

Este León parecía no inquietarse por aires mas o menos adversos a la vista de un posible ‘pucherazo’ ya denunciado por una asociación recopiladora de datos inquietantes y por el escrutinio mal escrutado que en León tuvo en vilo a unos y otros en el Ayuntamiento, y la Junta de Castilla y León, pendiente de pactos equívocos que, como en Murcia y Madrid, no se concretaban por falta de coordinación, donde Rivera, con su ‘carita’ de “¡yo no fui!, empeñado en andar por el alambre sin que se sepa de qué lado puede caer, enredado en consejos afrancesados y peticiones interesadas del PSOE, que lo quiere como salvavidas para seguir a flote, y, por otro lado, empeñados PP y Cs en que los pactos de dos los firme el tres, sin pasarles la lupa es cuestión de querer un tonto útil como en Andalucía donde gobiernan “los dos“ con los votos del “tres” sin aprobar ni una coma del programa de Vox… ¡Clamé al cielo y no me oyó, y pues sus pactos me cierra de esta política huera, responda el cielo y no yo! Que esto, dicho con el empaque de Espinosa de los Monteros, que eso si es un apellido, no el del socialista Cebolla, el republicano Rufián, o el exministro Gabilondo, con los que ni un limpiabotas daría brillo ni lustre al Parlamento; pero con Don Iván Espinosa de los Monteros… ‘cuidadín’, que en el gallinero sí, pero no cacarean como otros, que no están en el gallinero sencillamente porque sus gallinas no ponen huevos.

Todo acabará por sus cauces, gracias a que Vox no quiere responsabilidades de gobierno con los que no tiene confianza. ¡Veremos¡

León recibe la noticia de que el próximo alcalde será un alcalde socialista que lleva años esperándolo y que dice que su primera medida será peatonalizar la calle principal de Ordoño II, repleta de comercios y con paso de coches más que de peatones. Paseantes ya que hay calles mas propicias a la peatonaliación abarrotadas de gente.

La primera medida será también la primera protesta de comerciantes de varias calles limítrofes de bancos, comercios y lugares de ocio vinícola donde “la tapa” reverenciada en León no puede faltar.

Pero diré que no todo es política, que las noticias en periódicos y radios han venido a llenar los huecos que dejaron las congojas pasadas ya casi al olvido y es que en la ciudad, un bonito ciervo escapado de un circo ferial, que triscando por parques y jardines el sucinto alimento de hierba y arbustos, camina por la ciudad como si la cosa no fuera con él. Paseante de cuernos visibles que la Guardia Civil persigue como al malhechor entrometido sin que lo puedan alcanzar pues que en León parece que nadie corre como un ciervo y se da la circunstancia de que ya piden en los “medios”, que la ciudadanía esté atenta a los movimiento del ciervo y dé aviso. Pero ocurre que el animalito acostumbrado a ver gente en el circo, supongo yo, no huye de la gente pero la gente sí huye de él por si los cuernos embisten, menos mal que es herbívoro, y tan pronto está en un parque como en una fuente bebiendo el agua municipal. Es lo mas bonito y romántico que ha puesto regocijo en la resaca electoral.

No sé si a estas alturas lo habrán reducido ni cómo, pero yo le habría impuesto la medalla de visitante predilecto. Me extraña que Pacma no esté apadrinando al ciervo de nombre… Valiente.

No hay comentarios