Publicada oficialmente la declaración BIC de los pendones del Reino de León

Este acuerdo que hoy se publica ya se aprobó el pasado jueves en el Consejo de Gobierno

FuenteEuropa Press
Desfile de pendones en San Froilán

El Boletín Oficial de Castilla y León (Bocyl) ha publicado este lunes la declaración de los pendones concejiles del Antiguo Reino de León, “identidad y tradición”, Bien de Interés Cultural de carácter inmaterial.

Este acuerdo que hoy se publica ya se aprobó el pasado jueves en el Consejo de Gobierno donde se dio luz verde a esta declaración al considerar que los pendones concejiles constituyen un sistema de “alto valor patrimonial” caracterizado por la interdependencia de valores tangibles e intangibles y que abarca una serie de manifestaciones y rituales religiosos y festivos, dotados de un espíritu y esencia, transmitidos, sin apenas interrupción, como seña de identidad, de generación en generación, hasta nuestros días.

Con un origen desconocido que se ha querido enlazar con los sistemas de creencias, costumbres y organización social prerromanos y un uso religioso y militar, el origen de los pendones parece más relacionado con un uso militar y la necesidad de enarbolar una enseña para guiar a colectivos en enfrentamientos y contiendas, señala la Junta a través de un comunicado remitido a Europa Press.

Con el tiempo los pendones han perdido su carácter original y pasan a tener un carácter eminentemente social identitario de carácter ceremonial y religioso, utilizándose en celebraciones como romerías y rogativas, especialmente a partir del siglo XVII.

Atendiendo a su carácter inmaterial, se define como objeto de la declaración el conjunto de atributos que constituyen la tradición y esencia de este hecho cultural, que garantizan su pervivencia y el papel activo de la sociedad, y constituyen un referente identitario de la población que lo ha impulsado, explican desde el Ejecutivo.

Los pendones concejiles del Antiguo Reino de León, identidad y tradición constituyen un sistema de “alto valor” patrimonial caracterizado por la interdependencia de valores tangibles e intangibles, que abarca una serie de manifestaciones y rituales religiosos y festivos que forman su espíritu y esencia, transmitido, sin apenas interrupción, como seña de identidad, de generación en generación, hasta nuestros días.

El valor de las vivencias comunitarias transmitidas de padres a hijos, como un patrimonio vivo y en auge, revivido constantemente por la Comunidad, se conjuga a lo largo de la historia y hasta nuestros días, como un sentimiento de identidad y continuidad.

En cuanto a su ámbito territorial, los pendones concejiles constituyen una tradición ancestral de hondo significado cultural, ligada a celebraciones de carácter festivo y religioso. Este hecho cultural se ha mantenido vivo hasta nuestros días, gracias a las comunidades y grupos sociales que lo custodian, lo portan y se reúnen y manifiestan en su entorno, con un importante resurgimiento desde finales del pasado siglo y especialmente en las últimas tres décadas, acompañado de un interés colectivo y de una gestión impulsada por diversas asociaciones, concluye el comunicado.

No hay comentarios