El Albéitar atrae al cine holandés

Un ciclo de cinco películas

Imagen de la película Finn

El Área de Actividades Culturales de la Universidad de León (ULE) ha programado un ciclo de películas dedicas a ofrecer una visión del cine holandés actual. El primero de los films que se van a ofrecer se titula ‘Finn’ (2013 – 90 minutos), del director Frans Weisz, que se podrá ver en el Teatro El Albéitar el miércoles 6 de marzo a partir de las 20:15 horas, con entrada libre hasta completar el aforo.

La película es del género fantástico, apta para todos los públicos, con guion de Janneke van der Pal, y cuenta la historia de Finn, un niño de nueve años de edad, con un carácter peculiar, huérfano de madre, que vive solo con su padre carpintero en un pequeño pueblo en el campo. Le gustaría ser músico, pero su padre quiere que juegue al fútbol, como los otros chicos.

Cerca de una granja abandonada, Finn conoce a un anciano que toca el violín tan bellamente que le deja totalmente fascinado. Mientras que su padre piensa que está jugando al fútbol, Finn está secretamente yendo a la granja para practicar y aprender a tocar el instrumento.

Con magnífico ritmo, la hora y media de este filme se hace corta, sobre todo porque cuenta con personajes muy bien presentados, y el joven Finn vive un relato que para nada es convencional, y que responde a la pregunta de si un violín puede ganarle la partida a una pelota de fútbol. Hay que apuntar que no es ingenua la decisión final de esta película claramente dirigida a un público familiar.

El ciclo dedicado al cine holandés está integrado por las otras tres películas que se relacionan seguidamente:

– Jueves 7 de marzo – ‘Bon Vayage’ (Título en español ‘Buen Viaje’ – 2011 – 82 minutos), de la directora Margien Rogaar
– Miércoles 13 de marzo – ‘Cool kids don’t cry’ (‘Los niños coll no lloran – 2012 – 100 minutos). Del director Dennis Bots
– Jueves 14 de marzo – ‘Mister twister class of fun’ (Título en español ‘Mister twister clase de diversión’ – 2012 – 81 minutos), de la directora Bárbara Bredero.

No hay comentarios