El IBO buscará en Irak la tumba del profeta Nahum

Su director, García Recio, anuncia próximas excavaciones arqueológicas del Instituto Bíblico Oriental cerca de Mosul

FuenteMartínez Carrión
Jesús García Recio, director del Instituto Bíblico y Oriental/ MC
Grabado del profeta menor Nahum
Grabado del profeta menor Nahum

Nahum es el séptimo de los profetas menores. Y el más desconocido. Sólo se conoce que vivió entre el 693 y 639 antes de Cristo. Los estudiosos del Antiguo Testamento le conceden el valor de haber profetizado la inmediata caída de Nínive, la capital del imperio asirio y hoy convertida en la moderna y martirizada ciudad de Mosul, en el norte de Irak, reconquistada a los islamistas del Daes hace tan sólo unas semanas.

El Instituto Bíblico Oriental (IBO), dirigido por el sacerdote leonés, natural de Aleje, Jesús García Recio, ha recibido permiso por parte de las autoridades iraquíes para realizar excavaciones arqueológicas en una zona aún inexplorada y muy desconocida de la provincia de Mosul-Nínive. El objetivo es hallar y documenta la tumba del profeta menor Nahum. La pacificación militar de toda esta zona permitirá la excavación, aunque el riesgo sigue siendo alto, por la cercana presencia de los extremistas islamistas del Daes.

García Recio anunció someramente este proyecto arqueológico en la charla que en la noche del pasado viernes ofrecía en La Ercina, con el objetivo de explicar el proyecto de instalación del Instituto Bíblico Oriental (IBO) en varios edificios cedidos por los ayuntamientos de Cistierna, Sabero, La Ercina y Crémenes. Recio aventuró, con gran ilusión en que “la montaña oriental sea el escenario para dar a conocer el resultado de esas futuras excavaciones en Irak. Aquí, en esta montaña, nació España, y allí, en Irak se sitúa el origen de la escritura y de la civilización”.

El IBO es la única institución española que conserva una completa colección de escritura acadia, sumeria, babilónica y egipcia. Miles de tablillas de arcilla de escritura cuneiforme serán mostradas dentro de un año en las  nuevas sedes del IBO en la Montaña Oriental leonesa. El Museo Arqueológico Nacional de España no posee esta riqueza documental, sólo comparable con algunos fondos del Louvre o el Museo Británico. Y junto a las tablillas de cilla, varias decenas de miles de libros sobre las antiguas civilizaciones de Oriente Medio, cuna de la humanidad.

Sólo la reconquista de Mosul ha hecho posible este proyecto arqueológico, que, además, tendrá su centro en territorio de la minoría cristiana yazidí, una de las más perseguidas por los islamistas. Miles de cristianos yazidíes han sido asesinados por los islamistas y otros tanto han huido a la zona kurda e, incluso, se ha producido un éxodo importante de esta minoría a Francia y a Estados Unidos. Pocos cristianos yazidíes han vuelto a sus casas tras la reconquista de Mosul.

EL PROFETA NAHUM

A García Recio se le iluminan los ojos cuando habla del profeta menor Nahum.  Está convencido de que Nahum nació en el norte del actual Israel y que fue deportado, junto a las tribus de Israel, por el imperio asirio a lo que hoy es el norte de Irak. En esta zona, en una localidad llamada Alkosch se venera la que se cree la tumba de este profeta, pero no está documentado.

El proyecto de Recio y sus colaboradores es excavar en la zona y documentar fielmente la presencia de Nahum y, sobre todo, su tumba. Esperan encontrar cerámica y tablillas de arcilla que relatan algo sobre este profeta.

Nahum es el autor del que se denomina el Libro de Nahum, escrito en torno al 663 antes de Cristo, muy escueto y poco estudiado. El libro recoge una serie de profecías sobre el fin del imperio asirio y, sobre todo, la caída de Nínive, la poderosa capital asiria. Poco más se sabe. Incluso algunos investigadores ponen en duda la existencia real de Nahum; de ahí la importancia de la excavación que prepara García Recio.

LA CASA DE CAIFÁS

No es la primera vez que el IBO y García Recio excavan en Oriente Medio. Ya lo han hecho en Jerusalén, donde han trabajado en la localización de la casa de Caifás, cerca de la basílica de Santa Elena en el centro de la ciudad. Caifás, gran sacerdote del Templo de Jerusalén, es un personaje histórico de la época de Cristo y decisivo en el proceso a Jesús. El Templo de Jerusalén fue destruido por los romanos en el año 70 y con él se perdieron casi todas las referencias documentales a esta época.

 

 

 

 

No hay comentarios

Dejar respuesta