Irene Núñez: “Los consumidores son responsables y exigentes”

La Directora General de Comercio y Consumo nos cuenta cómo se comporta el consumidor de la región y qué papel juega el tejido empresarial.

Irene Núñez. Fotografía: Junta de Castilla y León.

La Dirección General de Comercio y Consumo de la Junta de Castilla y León tiene como principales objetivos la competitividad del tejido empresarial del comercio interior y la defensa de los derechos de los consumidores y usuarios. Ambos son elementos suficientes para entrevistar a su máxima representante, Irene Núñez (Valladolid 1981), diplomada en ciencias económicas y empresariales y licenciada en investigación y técnicas de mercado, quien desde 2015 ocupa su dirección.

Dentro del Comercio y el Consumo se suscitan diferentes líneas de actuación de cara a los consumidores… ‹‹Desde luego, una de sus principales líneas de actuación es la puesta en marcha de telearbitraje, para dar curso a las demandas y reclamaciones vía telemática. Por el lado del Comercio cabe señalar que desde 2015 se ha puesto en marcha la Estrategia para el Comercio con el objetivo de ofrecer herramientas y medidas dirigidas al desarrollo de la PyMe Comercial y para sus representantes››.

Pero, realmente, ¿cómo es el consumidor de Castilla y León? ‹‹Responsable y exigente. La primera variable que se tiene en cuenta es el precio, pero somos capaces de renunciar a dicho elemento, pagando un poco más, en pro de una mejor calidad. Además, en numerosas ocasiones, el consumidor está sobreinformado››.

Saúl N. Amado.
Saúl N. Amado.

Por un lado el consumidor, pero por el otro, ¿cómo es el sistema empresarial? ‹‹La Dirección se encarga de tratar de cerca la PyMe Comercial, es decir, el comercio de la calle, el de toda la vida, el cual está sufriendo un ajuste importante en su modo de trabajar. Con la entrada de un modelo disruptivo con las grandes zonas comerciales en el alfoz de las ciudades, se produjo una reducción del pequeño comercio. Ahora nos encontramos en otro punto álgido: el comercio electrónico. En este sentido hay que adaptarse a esta canal pero sin obviar los medios tradicionales, pues se debe reflejar un modelo de convivencia entre ambos.

Escuchando esto, me surge la duda de hacia dónde nos dirigimos. ‹‹Sin duda, hacia un sector diferenciado y un modelo de convivencia. Los ciudadanos necesitamos servicios y el más próximo es el comercio: la frutería, la carnicería, la pescadería… En nuestra región nos gusta ir a la tienda a comprar y sentir la confianza en el comerciante y en su producto››.

Antes de poner el punto final a la conversación, sí que me gustaría escuchar las novedades en las que está trabajando la Dirección: ‹‹En concreto dos: por un lado el abastecimiento en el medio rural, pues un estudio ha demostrado que veinticuatro zonas tienen un déficit comercial donde no existen comercios, por lo que vamos a ofrecer una subvención para fomentar el emprendimiento en esos municipios con el fin de evitar que la población se marche. Cuando la tienda echa el cierre, el siguiente paso es que los vecinos hagan la maleta. Otra novedad es el turismo de compras en aquellas áreas que gozan de una gran afluencia de visitantes, pero presentan grandes déficits comerciales››.

No hay comentarios

Dejar respuesta