La Policía Nacional desmantela una de las mayores plantaciones de marihuana

En la operación se ha detenido a seis personas y se han incautado de 16.000 plantas

FuenteEuropa Press
Plantación de marihuana./ Policía Nacional
loading...

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado un grupo de origen albanés dedicado al cultivo de marihuana y a la comisión de robos con fuerza en establecimientos. Esta operación policial ha permitido desmantelar la mayor plantación de marihuana localizada hasta la fecha en Aragón, que estaba en una zona boscosa de difícil acceso, en los pinares de Agüero (Huesca) y Murillo de Gállego (Zaragoza). Seis personas han sido detenidas y los policías se han incautado de 16.000 plantas, que arrojan un peso de 3.500 kilogramos.

La investigación se inició en abril, al detectarse una serie de robos cometidos en distintos bares y gasolineras de la provincia de Huesca en los que se había utilizado una técnica muy similar. Los autores, tras violentar los accesos del establecimiento, sustraían del interior la máquina de tabaco completa, que era transportada en un carretillo y forzada en algún camino o campo cercano.

En el marco de esta operación, denominada ‘Copitos‘, se averiguó que los hechos delictivos eran cometidos por un grupo organizado de origen albanés, y que los mismos eran los responsables de diez robos cometidos en Huesca, Sariñena y Nueno. Además, los investigadores detectaron que estos individuos también podrían estar dedicándose al cultivo de grandes cantidades de marihuana en una zona boscosa de difícil acceso situada en las cercanías de Agüero.

Esta línea de investigación ha permitido incautar la mayor cantidad de marihuana que se ha producido en Aragón hasta el momento, al desmantelar las plantaciones que el grupo tenía ocultas en los pinares de las localidades de Agüero y Murillo de Gállego y que contaban con una estudiada infraestructura.

En concreto, las plantaciones estaban ocultas en zonas boscosas de muy difícil acceso, a las que se llegaba tras media hora en vehículos todo terreno y otra media hora a través de veredas abiertas en el bosque.

Habían talado pinares 

Los integrantes del grupo delictivo habían talado grandes superficies de pinares aprovechando al máximo el terreno para cultivar la marihuana y habían alterado los barrancos para poder almacenar agua, que después era conducida hasta las plantaciones con mangueras, movidas con bombas de agua alimentadas por generadores de energía eléctrica.

Los miembros de la organización eran destinados a las plantaciones por largos periodos de tiempo para mantenerlas continuamente vigiladas. Eran reclutados para hacerse cargo del cultivo, mantenimiento y recolección de las plantaciones.

Para ello, habían levantado campamentos con todo lo necesario para permanecer largas estancias, proveyéndose de gran cantidad de víveres no perecederos e incluso fabricando su propio horno de piedra. De esta forma, aseguraban una vigilancia continua de las plantaciones, al haber instalado los refugios junto a las plantaciones que cuidaban. Esta custodia permanente y activa, unida al perfecto conocimiento del bosque en el que vivían, dificultó enormemente la investigación sobre el terreno.

Dispositivo conformado por 70 agentes 

Las características del terreno exigieron un dispositivo conformado por 70 agentes para poder desmantelar la plantación y trasladar las plantas incautadas hasta el único punto al que podían acceder los vehículos todoterreno.

El operativo ha permitido la completa desarticulación del grupo compuesto por seis integrantes y se han intervenido 16.000 plantas que arrojan un peso de 3.500 kilogramos, tratándose de la mayor incautación de marihuana en Aragón hasta el momento.

No hay comentarios

Dejar respuesta