Sánchez no aclara qué hará con la reforma laboral de 2012

El presidente del Gobierno ha hecho este martes un repaso sobre algunas de las medidas adoptadas por su Ejecutivo en estos nueve meses

Foto: EP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha hecho este martes un repaso sobre algunas de las medidas adoptadas por su Ejecutivo en estos nueve meses, como el Plan Director por un Trabajo Digno, que ha permitido mejorar las condiciones laborales de 200.000 personas; la subida del salario mínimo a 900 euros mensuales, y el plan de empleo joven, entre otras.

Sin embargo, Sánchez no ha mencionado en ningún momento de su discurso qué hará con la reforma laboral que hizo el Gobierno del PP en 2012 y que los sindicatos demandan revertir por decreto antes de que finalice la legislatura, eso sí, con la oposición de la CEOE y de Cepyme.

Precisamente los principales dirigentes de sindicatos y empresarios, Unai Sordo (CCOO), Pepe Álvarez (UGT), Antonio Garamendi (CEOE) y Gerardo Cuerva (Cepyme), han asistido a la intervención del presidente en la II Conferencia Nacional Tripartita, que se celebra en el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social bajo el título ‘El futuro del trabajo que queremos’.

Sánchez, que ha sido recibido por la ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, ha arrancado su intervención hablando de retos y, sobre todo de igualdad laboral. Aprovechando que el próximo viernes se celebra el Día Internacional de la Mujer, el presidente ha resaltado la igualdad como factor de cohesión social y la necesidad de seguir luchando en su favor.

“El 8 de marzo de 2018 las mujeres salieron a la calle para lanzar más que un grito de descontento, fue un fenómeno global (…) Aquello se hizo para decir basta ante una discriminación inaceptable que persiste y se sigue perpetuando”, ha apuntado el presidente.

Acto seguido, Sánchez ha mencionado algunas de las medidas que ha adoptado su Gobierno para promover la igualdad entre hombres y mujeres, como la ampliación progresiva del permiso de paternidad a 16 semanas, igualando al de las madres, o la obligación de las empresas de ser transparente en las retribuciones.

“Es evidente que queda mucho por hacer aunque caminemos en la dirección correcta”, ha dicho el presidente, que ha añadido que, además de la igualdad, la otra gran prioridad del Gobierno ha sido la lucha contra la precariedad laboral.

Lucha contra la precariedad

En este punto, Sánchez ha advertido de que “no se puede bajar los brazos” ante un modelo de empleos “intermitentes”, con un mercado laboral muy polarizado, porque ello sólo lleva a la desigualdad y a la degradación de las condiciones laborales. “La precariedad no es inevitable”, ha subrayado.

El presidente también ha desgranado los retos a los que se enfrenta la sociedad como consecuencia de la digitalización, la globalización y la robotización, que aunque plantean desafíos, también ofrecen nuevas oportunidades laborales.

Ante este panorama, Sánchez ha apostado por extender la normativa laboral y la protección social a las nuevas formas de empleo; invertir en capital humano, revisando las políticas activas e impulsando la formación a lo largo de toda la vida laboral, y promover oportunidades para los jóvenes. También ha añadido que las transformaciones que ya se han puesto en marcha plantean nuevos desafíos para la representación sindical y empresarial.

El jefe del Ejecutivo ha afirmado que “en ningún lugar está escrito” que los avances tecnológicos y técnicos conlleven destrucción de empleo y que lo que debe hacer España es utilizar todos los instrumentos a su alcance “para mirar al futuro con optimismo”.

No hay comentarios