Cinco investigados por atentar contra un humedal de especies protegidas

El humedal tenía gran interés medio ambiental ubicado en el entorno de Miranda de Ebro

FuenteEuropa Press
Zona de humedal destruido./ Guardia Civil

Efectivos del Servicio de Protección a la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil han investigado a cinco personas por los daños causados a un hábitat de especies protegidas, ya que prácticamente han destruido un humedal de gran interés medioambiental ubicado en el entorno de Miranda de Ebro (Burgos).

En concreto, se ha investigado a J.J.D.M, R.V.C, P.Y.T, A.Y.M. y A.H.S, con edades comprendidas entre los 42 y los 63 años, como presuntos autores, en distinto grado de participación, de un delito relativo a la Protección de la Fauna y Flora por destrucción de hábitat de especies protegidas, al alterar un humedal artificial de gran interés medio ambiental que albergaba una importante biodiversidad, han informado a Europa Press fuentes de la Guardia Civil..

Los hechos se remontan a finales de 2017, cuando la Benemérita tuvo conocimiento de unos trabajos de relleno con escombros del vaso practicado durante años por las labores de extracción de áridos de una cantera.

Con el tiempo, se había creado una laguna y originado a su alrededor un importante humedal, que además de albergar una importante biodiversidad por la gran cantidad de especies detectadas, algunas de ellas protegidas, servía también de anidada, refugio, cría e invernada de aves de paso.

Una vez finalizado el periodo de explotación, la empresa debía devolver el paraje a su estado inicial, sin bien el Seprona detectó “serias” irregularidades en su realización.

La restauración contaba con los permisos necesarios si bien incumplía parcialmente uno de los condicionantes ya que los residuos depositados provenían de los desechos de la construcción y demolición, sin ser valorizados previamente.

La acumulación de material sin “filtrar” había alterado “notablemente” la laguna hasta hacerla casi desaparecer y había destruido “de manera significativa” el ecosistema del lugar, donde prosperaba una “importante” cantidad y variedad de fauna y flora incluida en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas y el Listado de Especies en Régimen de Protección Especial.

Los cinco individuos han sido investigados como presuntos autores, en distinto grado de participación, de un delito de destrucción de hábitat de especies protegidas, sin perjuicio de las responsabilidades penales en las que pudieran haber incurrido las personas jurídicas.

Tras la inspección a las empresas y fruto de las gestiones practicadas durante meses se ha concluido que ambas, la adjudicataria del proyecto de restauración de la laguna y la encargada de rellenar y restaurar el vaso, actuaban conjuntamente al ser administradas por las mismas personas.

La planta encargada de la selección del material se encontraba ubicada a escasos metros del lugar y el incumplimiento de esta valorización y el vertido incontrolado en distintas parcelas han dañado el ecosistema hasta casi hacer desaparecer el acuífero, con la destrucción de su biodiversidad.

Especies afectadas

En concreto, entre las especies afectadas se encuentran algunas protegidas como el Bigotudo (Panurus biarmicus), pequeña ave paseriforme cuyo macho se caracteriza por la presencia de unas plumas negras a modo de “bigote”.

También la Gaviota de Audouin (Ichthyaetus audouinii); el Milano Real (Milvus milvus); el Fumarel Común o Gaviotín Negro (Chlidonias niger), o el Visón Europeo (Mustela lotreola), mustélido ligado a ambientes acuáticos que se encuentra en peligro crítico de extinción.

La investigación ha sido dirigida por la Fiscalía de Medio Ambiente de Burgos y coordinada por la Sección del Seprona de la Comandancia de Burgos con la colaboración de Servicio Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y Léon en la provincia, el Aula de Medio Ambiente de Caja de Burgos, la Sociedad Española de Ornitología SEO/Birdlife y la Sección del Seprona de Cantabria.

Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 1 de Miranda de Ebro.

No hay comentarios