Investigado tras un desastre con el fuego como protagonista

La Guardia Civil de Burgos ha identificado e investigado a R.F.G.D. de 65 años.

La Guardia Civil de Burgos ha identificado e investigado a R.F.G.D. de 65 años, como presunto autor de un delito de incendio forestal, hecho ocurrido el pasado 31 de diciembre en el que se quemaron 24,60 hectáreas de pasto, matorral y hayas en el término municipal de Espinosa de los Monteros, en las estribaciones del Puerto de Lunada. La investigación apunta a una imprudencia grave como causa del fuego, según informan fuentes del Instituto Armado.

A las 18.00 horas de aquel día se tuvo constancia de un incendio que afectó finalmente a un monte de utilidad pública, y que durante dos días permaneció activo favorecido por el viento existente y por la pendiente de la zona, además del abundante combustible natural acumulado en el monte. Fue controlado y apagado en su totalidad a las 14.00 horas del 2 de enero.

Fuerzas del Cuerpo iniciaban entonces una investigación. A la vista de los informes obtenidos, de la inspección ocular practicada en el lugar, así como de otras averiguaciones y gestiones llevadas a cabo en relación con el incendio, se llegó a una serie de conclusiones.

El Seprona y agentes medioambientales de la Junta de Castilla y León de la comarca de Espinosa de los Monteros localizaron conjuntamente dos focos diferentes, provocados por aplicación directa de calor (fuego) que entró en contacto con el combustible natural que supone el monte, descartando el uso de “acelerantes” no naturales. Este se originó a la altura de unas antiguas cabañas ganaderas situadas al borde de la carretera BU-572.

De las conclusiones obtenidas y a la vista de los numerosos puntos localizados, señalando diversos intentos de quema de pasto en dicho lugar y ese mismo día, y no encontrándose medio de ignición alguno, se concluyó que el incendio se produjo por la aplicación directa de fuego al combustible existente en el monte.

El presunto autor carecía de cualquier tipo de autorización para efectuar quemas en monte público, no respetando las medidas mínimas de seguridad para evitar la propagación del incendio.

R.F.G.D. ha sido investigado como presunto autor de un delito de incendio forestal por imprudencia grave, para el que nuestro Código Penal contempla penas de 1 a 5 años de prisión y multa de 12 a 18 meses.

Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 1 de Villarcayo.

No hay comentarios