Detenidos grafiteros que actuaban en las instalaciones ferroviarias de Villafría

La detención se produjo el pasado día 7 a raíz de una llamada de los vigilantes de seguridad que prestaban servicio en las instalaciones del centro logístico de Villafría

FuenteEuropa Press

Agentes de la Policía Nacional, adscritos a la Comisaría Provincial de Burgos, han detenido a cinco jóvenes de entre 24 y 28 años, con domicilio en Burgos y Alicante, como integrantes de un grupo de grafiteros que actuaban en instalaciones ferroviarias de Villafría, según informaron fuentes policiales.

La detención se produjo el pasado día 7 a raíz de una llamada de los vigilantes de seguridad que prestaban servicio en las instalaciones del centro logístico de Villafría, los cuales detectaron la presencia de varios individuos en la zona del puerto seco.

La dotación policial inspeccionó las instalaciones ferroviarias, localizando a los jóvenes escondidos entre los vagones para evitar ser localizados por los agentes. Los grafiteros, al verse sorprendidos, iniciaron la huida por las vías férreas, siendo seguidos e interceptados por la Policía.

Los policías, junto con los vigilantes de seguridad, comprobaron los vagones en los que se habían escondido los jóvenes, encontraron en el interior de uno de ellos una bolsa con numerosos sprays de pintura y confirmaron que el vagón estacionado estaba completamente pintado en los laterales, evidenciando que la pintura era reciente.

Se intervino diverso material escondido en un vagón y en el vehículo del padre de uno de ellos que utilizaban para sus desplazamientos; en total 100 sprays de pintura de distintos colores, mascarillas y plantillas para el dibujo de los grafitis.

Algunos, reincidentes 

Tres de los detenidos cuentan con antecedentes y se da la circunstancia que dos de ellos ya estuvieron detenidos recientemente en el transcurso de la operación policial ‘Tizona’, tendente a desarticular un grupo de grafiteros que operaban en distintas provincias de Castilla y León, Asturias, Navarra y País Vasco y que habían causado daños valorados en más de un millón de euros.

Este tipo de delitos, además de ocasionar cuantiosos daños materiales, también expone a un peligro evidente a los propios graffiteros, así como a los usuarios de la red ferroviaria, ya que en ocasiones, con objeto de no ser identificados cuando están realizando «pintadas»M han tirado piedras a los trenes o para evitar la acción policial emprenden la huída a través de las vías, con riesgo para sus propias vidas.

No hay comentarios