Subrayan la vinculación del Condado de Treviño con el euskera

FuenteEuropa Press
Fotografía: Europa Press

El académico Roberto González de Viñaspre ha leído este sábado su discurso de ingreso en la Academia de la Lengua Vasca, Euskaltzaindia, titulado ‘Trebiñu, euskararen herrian (Treviño, en el país del euskera)’ en el que ha subrayado la vinculación del Condado de Treviño con el euskera.

La ceremonia se ha celebrado en la iglesia San Pedro Apóstol de la localidad burgalesa, y tras la lectura, González de Viñaspre ha jurado su cargo. Después, ha recibido la medalla y el diploma que le acreditan como académico de número de manos del presidente de Euskaltzaindia, Andrés Urrutia.

González de Viñaspre fue elegido euskaltzain el 23 de febrero de 2018, en Pamplona, y viene a ocupar el asiento de Patxi Uribarren, que en aquella fecha pasó a ser académico emérito, según ha informado Euskaltzaindia.

Para ser académico de número no basta con el nombramiento oficial, también hay que jurar el cargo, y la ceremonia de este sábado ha servido para escenificar este momento. Así, González de Viñaspre ha leído su discurso de ingreso, que ha tenido réplica de la mano de otro académico experto en toponimia y onomástica, el navarro Patxi Salaberri.

En su alocución, el nuevo académico ha recordado los años vividos en Treviño y «la honda huella que las vivencias de esa etapa han dejado en él». También ha ensalzado la labor de Patxi Uribarren como impulsor de las gau-eskolak durante el franquismo y ha elogiado los esfuerzos realizados por el carmelita en el terreno de la lexicografía, al amparo del grupo Bostak bat.

Acto seguido González de Viñaspre se ha referido a Treviño y a la toponimia del Condado, aludiendo al asombro que le causó un descubrimiento realizado en sus años de juventud.

«Desde muy joven me llamó la atención cuántos nombres de lugar de aspecto vasco había en Lagrán. Aquello me resultaba llamativo, pues en mi ignorancia creía yo que en el sur de Álava nunca se había hablado la lengua vasca. En cambio, esa otra realidad que muestra la toponimia despertó mi curiosidad. ¿Qué variedad de euskera era aquella en la que se expresaban mis antepasados? ¿Cuándo se extinguió? En aquel momento surgió en mí el interés por la lengua vasca. Tendría unos quince años cuando me inicié en el aprendizaje del euskera, de forma autodidacta», ha descrito.

El académico ha entrelazado su biografía personal y su árbol genealógico con las huellas toponímicas del Condado de Treviño, que prueban «que al menos desde el siglo XVII se hablaba euskera en ese territorio, que ahora pertenece a Burgos».

«En el siglo XVI hallamos testimonios del euskera como lengua hablada en el oriente del Condado de Treviño, y los datos de que disponemos para la parte oriental del Condado de Treviño sugieren que la quiebra en la transmisión de la lengua vasca se produjo allí durante la primera mitad del siglo XVIII», ha constatado González de Viñaspre, que ha aportado varios ejemplos que ha ido encontrando en textos de distintas épocas.

El académico ha denunciado que, a pesar de que el euskera es «patrimonio de todos los habitantes del Condado», las autoridades burgalesas no ayudan a preservar el idioma. «El euskera no tiene sitio en la escuela pública de Treviño. La asociación de padres y madres del centro y el Ayuntamiento del Condado de Treviño llevan años solicitándolo, pero la respuesta viene siendo la desaprobación por parte de la autoridad educativa de Castilla y León«, ha lamentado.

Compartir
Artículo anteriorEl sol se convierte en protagonista
Artículo siguienteLa Cultural se desata a última hora para aniquilar al Fabril
Periodista. Técnico Superior en Imagen y Sonido. Amante del deporte: Fútbol, baloncesto, balonmano, tenis, ciclismo, rugby... Apasionado de los idiomas. Italiano e inglés.

No hay comentarios