Eurocámara mantiene en suspenso las irregularidades en el desmantelamiento de Garoña

La decisión será revisada el próximo mes y podría ser revocada por falta de quórum en el voto de esta sesión.

Central Nuclear de Santa María de Garoña en Burgos. Imagen: Europa Press.

La comisión de Peticiones del Parlamento Europeo ha acordado este miércoles archivar la queja por presuntas irregularidades en el desmantelamiento de la central nuclear de Garoña que defiende el alcalde de Zamanzas (Burgos), Juan José Asensio, si bien la decisión será revisada el próximo mes y podría ser revocada por falta de quórum en el voto de esta sesión.

Asensio ha expuesto la necesidad de que la Eurocámara presione a España pidiendo más información sobre el cierre de la central y ha criticado el periodo de “incertidumbre, desinformación, cambios de gobierno y retraso en los plazos” que estaban marcando el proceso.

Tras escuchar al peticionario, un representante de la Comisión Europea ha advertido de que con la información de que dispone no ve necesario tomar medidas en relación al cumplimiento de la directiva sobre seguridad nuclear o a la aplicación del Tratado de Euratom.

Además, el funcionario comunitario ha subrayado que es la autoridad reguladora española la competente para garantizar que la seguridad de la planta cumple los requisitos europeos.

Con todo, los eurodiputados han concluido que se enviará una carta a las autoridades españolas para pedir más información sobre el desmantelamiento de Garoña, pero que cerrarán la queja, por lo que no habría seguimiento.

Esta decisión se ha tomado por tres votos a favor y tres en contra — solo había seis diputados en la sala para asistir a los debates–, por lo que no se ha formado el quórum de doce eurodiputados que exigen las reglas del Parlamento.

Por ello, Los Verdes han anunciado que pedirán la revisión de esta decisión en la próxima reunión de coordinadores del grupo, el 20 de marzo, opción que ha aceptado la presidencia de la comisión europarlamentaria tras tomar nota de las quejas expresadas por IU y EQUO.

Marina Albiol (IU), Florent Marcellesi (EQUO) y Xabier Benito (Podemos) son los tres eurodiputados que han pedido mantener abierto el caso. En sus intervenciones han denunciado “falta de información” e “irregularidades constantes” en el caso de la central burgalesa, al tiempo que han criticado a las autoridades por “anteponer” los intereses de las empresas energéticas al bienestar de la ciudadanía y el medio ambiente.

En contra han votado tres eurodiputados del PPE, la española Rosa Estaràs, el polaco Jaroslaw Walesa y el eslovaco Pál Csáky, cuyo voto contabilizaba doble por ejercer en esta sesión de presidente de la comisión de Peticiones. Ningún eurodiputado del PSOE ha participado en la sesión.

No hay comentarios