Amenaza a policías con un hacha tras discutir con su madre

Los agentes acudieron por un episodio de violencia doméstica tras una discusión que comenzó por dinero.

Imagen del hacha.

Agentes de la Policía Nacional detuvieron el pasado 4 de enero a V.T.P de 22 años de edad, vecino de Burgos, por un presunto delito de malos tratos en el ámbito familiar y atentado a agente de la autoridad.

La Policía Nacional recibió en su sala del 091 una llamada alertando de un posible episodio de violencia doméstica en una vivienda familiar.

Cuando los agentes se personaron en el domicilio, fueron recibidos en el portal por el hermano del agresor, ya que no se podía abrir la puerta de acceso, debido a que su hermano había arrancado de cuajo el telefonillo del hogar cuando se percató de que la policía había sido avisada.

La víctima avisó a los agentes de la situación, previniéndoles que su hermano estaba nervioso y como loco, para que adoptaran las oportunas medidas de seguridad.

Cuando la Policía entró en el dormitorio del detenido, se toparon con un sujeto que esgrimía un hacha, haciendo movimientos agresivos hacía los agentes, siendo amenazados de muerte si intentaban acercarse hacia su persona.

La situación requirió templanza por parte de los policías, que durante la intervención incluso tuvieron que utilizar los escudos protectores, llegando finalmente a disuadir al sujeto para que depusiera en su actitud logrando retirarle el hacha y evitando así,males mayores hacia el agresor y hacia los propios intervinientes.

En el momento de la detención, continuó mostrando agresividad causando lesiones a un agente.

Al parecer, la discusión familiar se había originado por motivos económicos con la madre del detenido, la cual se encontraba encerrada por miedo en su dormitorio, y habiendo mantenido también una pelea con su hermano cuando éste trataba de defender a la madre de ambos

Se le intervino al detenido el hacha con la que había amenazado a los policías y uncuchillo con una hoja de 20 centímetros que tenía en la mesilla de noche, siendo detenido en el propio domicilio familiar y pasando a disposición judicial.

No hay comentarios

Dejar respuesta