Hallan más de 10.000 piezas arqueológicas en la casa del Cid

Los trabajos en las excavaciones continúan en el lugar donde se cree que vivió el héroe castellano.

(Foto: Europa Press).

El equipo de arqueólogos que trabaja en las excavaciones del Solar del Cid, lugar donde se cree que estuvo la casa del Cid Campeador, ha hallado más de 10.000 piezas, entre fragmentos de enseres, cerámicas, monedas, semillas y otros restos, en los trabajos que se han prolongado desde julio en este emplazamiento, según ha explicado este lunes el alcalde de Burgos, Javier Lacalle.

Lacalle, acompañado de la arqueóloga Fabiola Monzón, responsable de los trabajos, ha explicado que los resultados obtenidos en el primer sondeo, que sacó a la luz varias construcciones medievales, han motivado que los trabajos hayan abarcado una superficie de 95 metros cuadrados.

En el área analizada se constatan tres actividades diferenciadas y que a su vez se corresponden con diversas cronologías, de tal modo que los vestigios más antiguos sitúan en el lugar una actividad agrícola en los siglos de la Alta Edad Media.

La siguiente fase se corresponde con la de una construcción de una gran vivienda, para la que se excavó el terreno natural de clara a la planificación de las diferentes estancias, y de la que han pervivido los pavimentos de canto rodado, así como las huellas de los muros divisorios que permiten apuntar que la estructura giraba en torno a un gran patio dotado con un pozo.

En una pequeña exploración bajo el pavimento, se han recuperado además algunas cerámicas fechadas en el siglo XII, mientras que el material hallado por encima del suelo se corresponde con el siglo XIV.

Actividad artesabal 

Los trabajos realizados han permitido determinar, además, que a principios del siglo XV y a lo largo de todo el siglo XVI, esta construcción fue reconvertida en un taller de actividad artesanal, posiblemente un alfarero en base al horno de adobe hallado y a algunos restos relacionados con el oficio.

La intención del Ayuntamiento de Burgos, según ha apuntado Javier Lacalle, es proseguir las excavaciones el próximo año porque lo contrario, ha dicho, “sería una irresponsabilidad”, dados los hallazgos obtenidos.

Hasta que se reanuden los trabajos, la intención del equipo de arqueólogos, compuesto por seis personas, es cubrir toda la superficie excavada para evitar su deterioro, prestando especial atención al horno de adobe encontrado, que requerirá una cubierta específica por las características de su fabricación.

En 1953 el solar, propiedad del Monasterio de Cardeña, fue adquirido por el Regimiento de Burgos para colocar en el lugar un monumento a la figura del Cid Campeador, dado que la documentación monacal habla de esta propiedad como ‘las casas del Cid’.

No hay comentarios

Dejar respuesta