Cuando el diablo no tiene qué hacer, con el rabo mata moscas

Después de la vuelta a la política del macho alfa, Pablo Iglesias, el hombre, joven y no tan joven, poderoso, masculino, líder: el gallo del corral. Después de la baja paternal, regresa de cambiar pañales, pero con cambios notables en su partido político

FuenteJuan Carlos López Medina
Juan Carlos López Medina / Presidente Nacional de la Asociación de Padres de Familia Separados.

El líder de Podemos vuelve a ser protagonista con un ego aún mayor si se puede, donde en el mismo cartel de sus vueltas nos deja la primera de las perlas, que este humilde columnista, quiere destacar.

Pablo Iglesias regresó a la línea política, tras cumplir su permiso de paternidad, y no exenta de polémica. Al poco tiempo de la publicación del cartel, se virilizó el tuit desde la cuenta del partido con el cartel que anunciaba el mitin en el que regresará a la vida pública el candidato del partido. El mencionado cartel, ha siendo tildado de machista o, entre los más comedidos, de poco apropiado. Se trataba de una foto de Iglesias, de espaldas y brazo en alto sobre un escenario, encabezado por la palabra VUELVE, la sílaba ‘el’ destacaba con otro color.

Después de esta puesta en escena del macho alfa, la pareja del mismo, Irene Montero, (no quiero utilizar ningún apelativo, puesto que como es mujer, podría ser denunciado por la susodicha, por violencia psicológica), nos sorprende con un cambio de nombre del partido. La alianza entre Podemos e IU para las elecciones generales y europeas se llamará a partir de ahora Unidas Podemos. El cambio de género es una respuesta al pujante movimiento feminista que los dos partidos han acompañado siempre y con el que se identifican. Los miembros de las dos formaciones llevan meses usando esta fórmula que ya está en el registro de partidos del Ministerio del Interior. Esta coalición no representa a hombres y mujeres, dicen sus responsables, es «la voz de personas y organizaciones. Sin distinción de sexo, edad, condición sexual o raza».

Y como no hay dos sin tres, frótense los ojos para no creer que están leyendo mal este artículo.

La última de Podemos: pide la custodia compartida de las mascotas, algo que no ha hecho nunca con los hijos.

Unidas Podemos siempre ha luchado contra la custodia compartida de los hijos en caso de separación y ha defendido que se conceda la custodia a las madres.

Por este motivo, nadie entendemos por qué motivo la formación morada ha incluido ahora en su programa electoral una regulación específica para que la custodia de perros y gatos en caso de ruptura sea compartida.

Podemos exige una regulación que prohíba a los miembros del hogar a desprenderse de su mascota en caso de ruptura, pero sorprendentemente sólo lo reclama para los animales de compañía, no si se trata de un padre y sus hijos.

La formación, del macho alfa y de la Sra. Montero, reclama en el punto 39 de su programa electoral “Reconocer en el Código Civil a los animales como seres que sienten”.

Resumiendo, que los miembros de una pareja tengan derecho a no perder a su mascota en caso de ruptura.  Esa misma pareja podría tener hijos, pero eso para esta formación es un problema mínimo, o mejor dicho nulo.

Podemos quiere bajar el IVA de los alimentos para mascotas, pero no el de humanos. Unidas Podemos pretender que se rebaje el IVA de los alimentos para mascotas hasta el 4%.

Sin embargo, a la formación morada, le parece bien que determinados alimentos para los humanos sean castigados con un IVA del 21%.

En fin, ver para creer.

No hay comentarios