Domingo de Ramos, si no estrenas te quedas sin pies y sin manos

FuenteJuan Carlos López Medina

Seguro que en más de una ocasión habrán oído, o quizás mencionado, el dicho popular de «Domingo de Ramos, quien no estrena se queda sin pies y sin manos» y más de uno, empujado por esta tradición ancestral y familiar, habrá estrenado, por lo menos, la ropa interior.

Pero, ¿de dónde proviene este dicho?

El Domingo de Ramos se considera el día más alegre de la Semana Santa, donde litúrgicamente se conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén, a lomos de un burro.

Este dicho popular indica que la gente sencilla siempre consideró la fiesta del domingo de Ramos como un día alegre y, religiosamente, muy significativo. Es el primer día de la semana grande, de la Semana Santa, y en esta semana conmemoramos los cristianos la pasión, muerte y resurrección de nuestro Señor Jesucristo, a quien nosotros consideramos como nuestro Salvador. En la entrada a Jerusalén, Jesús va a la cabeza. No se esconde. Hoy, su rostro es halagado por miles de palmas, es el día grande de los niños, de la ilusión por procesionar al lado de la “borriquita”.

Por otro lado, coincide la Semana Santa con el final del invierno y el principio de la primavera, lo cual ha dado lugar a que por toda España se haya tradicionalizado el realizar procesiones que celebren este día desde hace cientos de años y antiguamente, aunque no en fechas muy lejanas, se consideraba una fecha especial en la que cada uno aprovechaba para lucir sus mejores galas, e incluso, estrenar ropa de la nueva temporada. Costumbre que algunas familias, hoy en día, siguen manteniendo.

Este domingo, además, marca el fin de la Cuaresma, una etapa de ayuno y abstinencia que comenzó el Miércoles de Ceniza, dando inicio, a su vez, a La Pascua, lo que conocemos como Semana Santa.

El refrán tan popular que se ha mantenido hasta nuestros días, trae su significado de que quien no tenía manos, en el sentido de no tener trabajo y además no saber coser, era considerado pobre para poder estrenar.

No hay una fecha fija para celebrar el Domingo de Ramos, dependerá cada año, del calendario de la Semana Santa, que, a su vez, se establece a partir del primer plenilunio posterior al 20 de marzo.

Así que, para ser fieles a la tradición, salgamos a la calle dispuestos a estrenar algo, aunque sea una sonrisa.

 

No hay comentarios